Asiron abre otro pulso con el Gobierno al colocar la ikurriña en el chupinazo

Las banderas cuelgan del Ayuntamiento de Pamplona durante el chupinazo de los Sanfermines que se celebró ayer. / EFE

El alcalde de Pamplona afirma que los servicios jurídicos municipales respaldaron la colocación de la bandera «dentro del actual marco legal»

J. ARTOLAPAMPLONA.

La ikurriña volvió a ondear en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona en el chupinazo, a pesar de que la Delegación del Gobierno había advertido días antes de que su colocación era «ilegal». Sin embargo, el alcalde de la ciudad, Joseba Asiron (EH Bildu), abrió otro pulso con el Ejecutivo de Rajoy y esgrimió para avalar su decisión un informe jurídico elaborado por el consistorio pamplonés. Como era previsible, la primera reacción vino de la Delegación del Gobierno, que anunció un recurso contencioso administrativo. Es la segunda vez que la ikurriña ondea en un chupinazo en la legislatura de Asiron.

Al lado de las banderas de Pamplona, Navarra, España y Europa, el equipo de gobierno municipal, presidido por la coalición soberanista, izó la ikurriña después de que el Parlamento navarro derogase en primavera la Ley Foral de Símbolos que la prohibía.

Los alcaldes de Pamplona y San Sebastián.

La presencia de la ikurriña abre un debate político y legal que ya se vivió en los Sanfermines de 2015, antes de la derogación de la Ley de Símbolos, cuando el actual equipo de gobierno recién llegado al cargo decidió colocar la ikurriña en un mástil de la fachada consistorial, lo que provocó un recurso contencioso administrativo por parte de la delegación del Gobierno al considerar que «supone un acto contrario a la legalidad vigente». UPN, por su parte, presentó otro recurso contencioso administrativo y pidió al juzgado medidas «cautelarísimas para intentar lograr un resolución de urgencia que diga que no se puede colocar la ikurriña». El PSN calificó la decisión como «una decepción más» y un «claro ejemplo» de que «a este alcalde le dan igual» las sentencias y los informes que tiene en contra.

UPN pidió medidas cautelarísimas urgentes para impedir que la ikurriña pudiese ondear

Asiron defiende que todas las sensibilidades de la ciudadanía navarra se ven representadas

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, justificó su decisión de izar la ikurriña en la Casa Consistorial en la reciente derogación de la Ley de Símbolos, al tiempo que indicó que con esa enseña en el balcón todas las sensibilidades de la ciudadanía de Navarra se ven representadas. Recordó que era la Ley Foral de Símbolos, derogada por el Parlamento navarro en primavera, la que «de alguna manera quitaba la posibilidad de poner la ikurriña, y ese marco legal ha cambiado».

Asiron subrayó también que un informe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento señala que el actual marco legal no impide en absoluto la colocación de la ikurriña y desligó esta decisión de la presencia en el Ayuntamiento del alcalde de San Sebastián, Eneko Goia. «La ikurriña tiene que ver con mucha gente de Pamplona, conmigo en primera persona y mucha gente que durante tantos años la ha defendido. La ikurriña siempre ha estado en la plaza Consistorial de Pamplona, unas veces en la calle perseguida a porrazos y otras, como hoy, en el mástil del Ayuntamiento».

Fraude de ley

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) concluyó el pasado año que los ayuntamientos de Pamplona y Tafalla incurrieron en 2015 en «fraude de ley» y «desviación de poder» al colocar la ikurriña con motivo de los chupinazos festivos de ambas localidades. De esta forma, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJN unificó el criterio sobre esta cuestión al señalar en las dos sentencias, contra las que no cabe recurso, que los consistorios de Pamplona y Tafalla no colocaron la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca porque hubieran acudido autoridades de dicha comunidad, sino que se las invitó expresamente «para dar cobertura a un acto que sin ellas sería contrario a derecho».

Fotos

Vídeos