Aralar tanteó la opción de integrarse en Sortu antes de decidir su disolución

Ambas formaciones coincidieron en que la fusión no era lo mejor para garantizar la «pluralidad» de EH Bildu

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Aralar tanteó la posibilidad de integrarse en Sortu, el partido oficial de la izquierda abertzale, ante de optar por la disolución como partido. El partido de Patxi Zabaleta y Rebeka Ubera exploró la posibilidad de volver a sus orígenes (fue una escisión de la antigua Batasuna), pero finalmente, tanto Sortu como Aralar convinieron en que la mejor salida para garantizar la «pluralidad» en la entente de EH Bildu era evitar esa fusión y que la formación se integre directamente en la refundada coalición, según fuentes conocedoras del proceso.

Zabaleta, presidente de Aralar, confirmó ayer que su partido desaparecerá como tal y sus militantes se integrarán en la coalición EH Bildu. La decisión se materializará en el próximo congreso del partido que se celebrará el 2 de diciembre en Pamplona. La dirección de la formación adoptó por unanimidad la decisión de la disolución del partido, que se recoge en la ponencia política que votarán los militantes en su cita congresual. De esta forma, se cerrará un ciclo de 15 años desde la creación de la formación, separada de Batasuna por sus discrepancias sobre la continuidad de la violencia de ETA tras la tregua de Lizarra.

Una vez desaparecida la actividad de la banda, ya desarmada, y con la izquierda abertzale oficial abrazando ya las vías solo políticas, Aralar entendió que su objetivo estaba concluido. La formación, que tampoco contaba con un gran número de militantes, aprovechó además el proceso de refundación de EH Bildu para replantearse seriamente su futuro, tal y como avanzó este periódico el 7 de enero. En este proceso, Aralar tanteó la opción de fusionarse con Sortu, según los medios consultados, aunque tanto la formación de la izquierda abertzale como la propia Aralar coincidieron finalmente que esa no era la mejor salida para garantizar la «pluralidad» y «transversalidad» de la nueva EH Bildu. La nueva coalición, que se ha reformulado para dar cabida a los independientes, trata de ensanchar su base electoral desde la izquierda más ortodoxa hasta el centro y apuesta por que los miembros de Aralar mantengan en el seno de la entente su propio perfil. En EH Bildu aprecian la labor de dirigentes como Rebeka Ubera, parlamentaria vasca bien valorada internamente, o el propio perfil de Zabaleta en Navarra.

Los miembros de Aralar pasarán en adelante a convertirse en militantes solo de EH Bildu

El congreso del 2 de diciembre ratificará la decisión definitiva de la desaparición del partido

El fundador y presidente de Aralar insistió ayer en que en estos años se han logrado sus objetivos de que la izquierda abertzale «defienda todos los derechos humanos y haya mejorado su democracia interna y admitido las corrientes».

Ciclo de 15 años

El político de Leitza lideró a un grupo de dirigentes de la izquierda aber-tzale que en 1999 se apartaron de la línea oficial y condenaron la violencia de ETA. En el año 2002, tras abandonar el proceso Batasuna, fundaron Aralar. El partido independentista llegó a tener cuatro parlamentarios vascos en 2009, en plena ilegalización de Batasuna, con Aintzane Ezenarro a la cabeza. El proceso de final de la violencia de ETA provocó disensiones en el joven partido, entre los partidarios de volver a la colaboración estratégica con la izquierda abertzale y los opuestos, entre ellos la propia Ezenarro, que acabó abandonando esta fuerza política.

Tras el cese definitivo de los atentados en 2011, Aralar se unió a la coalición electoral de la izquierda aber-tzale, EA y Alternatiba. Zabaleta ha sugerido que todos los socios se diluyan en EH Bildu aunque Sortu y EA mantendrán su autonomía.

Fotos

Vídeos