Aralar da fin a 16 años de vida con un renovado compromiso abertzale y de futuro

Arnaldo Otegi y Patxi Zabaleta se dan la mano ante Rebeka Ubera/EFE
Arnaldo Otegi y Patxi Zabaleta se dan la mano ante Rebeka Ubera / EFE

La disolución del partido ha sido apoyada en una asamblea por el 91,2% de la militancia, que ahora continuará en EH Bildu

EFEPamplona

La formación Aralar ha puesto fin este sábado formalmente a 16 años de existencia en una asamblea en la que la disolución ha sido apoyada por el 91,2 % de la militancia, que ahora continuará en EH Bildu su compromiso con la izquierda abertzale "civil y plural" y la construcción de "nuevos caminos".

Así lo ha señalado la secretaria general del ya extinto partido, Rebeka Ubera, quien junto al hasta ahora presidente Patxi Zabaleta, fundador de lo que nació como corriente de Herri Batasuna, ha protagonizado el último acto público de Aralar, su VII Congreso, al que ha acudido el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, como líder de la formación en la que se integran.

Además, han asistido representantes de Sortu, encabezados por Arnaldo Otegi, Abertzaleen Batasuna, Eusko Alkartasuna, PNV y Alternatiba o de sindicatos como ELA, LAB o Steilas, entre otros colectivos sociales, como también de los ámbitos independentistas de Cataluña, Galicia, Kurdistán o Sahara, quienes han comenzado el acto con la interpretación en euskera del himno socialista "La Internacional" y lo han cerrado con la del "Eusko gudariak".

Tras ser aprobada la ponencia de la séptima asamblea, la de la disolución, con el 91,2 % de votos a favor y 6,3 % en contra, ha tomado la palabra Rebeka Ubera, quien ha tenido un especial recuerdo para quienes "por las ideas y por su militancia, han perdido la libertad, la vida y han conocido el exilio".

«Esto no es un final»

A los presentes ha agradecido la labor realizada en estos 16 años, pero les ha advertido de que "este no es un final, porque la sensibilidad Aralar sigue. Tampoco quiere decir que finaliza nuestro compromiso, que no tiene ni principio ni fin", con lo que el acto de hoy "cierra un ciclo y abre otro".

"Orgullosa del recorrido realizado", pese a las "espinas particulares", Ubera ha sido contundente al asegurar que la experiencia en la formación le ha "demostrado que merece la pena luchar por lo que creemos, por los sueños, por las ideas".

Sobre el futuro ha compartido especialmente "dos preocupaciones", la de que "sin euskera no hay Euskal Herria", por lo que ha abogado por "educación, cultura y euskera" como "imprescindibles" para crear un futuro, y la de sus dudas sobre si las actuales autoridades tienen la "mirada larga" necesaria en sus decisiones a futuro.

También ha tenido un mensaje específico para Arnaldo Otegi, el líder de la formación en la que se funde Aralar, EH Bildu, a quien tras valorar que han sido "capaces de superar las diferencias", ha asegurado que los tendrá "al lado" y a quien ha pedido que "cumpla" su objetivo de sentir en Euskal Herria lo que ella misma sintió en Cataluña el 1 de octubre con el referéndum por la independencia.

El acto lo ha cerrado el histórico Patxi Zabaleta, quien ha agradecido el trabajo de quienes les han apoyado pero también ha valorado tanto las discrepancias internas como las planteadas por sus adversarios políticos, porque "la pelea, la competencia, el debate y la discusión son inherentes a la política", al igual que "el diálogo, la búsqueda de consenso y la consecución de acuerdos".

"La pluralidad es necesaria y beneficiosa en sociedad", ha subrayado para defender que la política realizada desde la defensa de la paz, la palabra y los derechos humanos es legitima y fructífera" y que para la gran mayoría "hasta la propia independencia es defendible siempre que se haga por vías políticas", una tesis que no se ha respetado con independentistas como Oriol Junqueras, a quien ha saludado junto a otros "presos políticos".

Su ejemplo lo ha aprovechado para aludir a otros procesos como el vasco, en el que ha reivindicado el "derecho a decidir" y donde ha reclamado "la amnistía a los presos entre otras medidas democratizadoras, de la misma manera que se ha hecho en otros países cuando se ha abandonado la lucha armada".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos