«Aquellas 48 horas de espera fueron de angustia e impotencia»

El presidente de la Audiencia recuerda cómo vivió el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco

A. V. SAN SEBASTIÁN.

A Iñaki Subijana todavía no le cabe en la cabeza como pudo pasar aquello, como ETA secuestró a aquel chico joven de Ermua que era concejal del PP, que acababa de bajar del Cercanías para ir a su trabajo en una consultoría. «Vivíamos muchos dramas en aquella época, pero aquel drama resultó impactante».

-El miércoles, pasado mañana, se cumple el veinte aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. ¿Se acuerda de dónde estaba usted cuando se enteró de la noticia de que empezaba una macabra cuenta atrás?

-Cuando me contaron que le habían secuestrado estaba trabajando. Entonces llevaba el juzgado de lo Penal número 2. Cuando lo supe no podía creer lo que pasaba, aquel anuncio de una muerte en diferido, aquella forma de actuar con un chico al que nadie conocíamos. En el fondo sabíamos que las condiciones eran inasumibles. Lo que tengo claro es que las 48 horas resultaron interminables, sentí angustia e impotencia.

-¿Cómo recuerda aquellos días?

-Esos dos sentimientos, el de angustia y el de impotencia son los que predominan. Estuve todo el tiempo pendiente de lo que ocurría, aunque el juzgado número 4, el de García Castellón era el que estaba de guardia y el que llevaba todo el caso. La noticia de que lo habían encontrado malherido me cogió en casa, era sábado, aunque no recuerdo bien el momento exacto. Lo que la gente más temía había ocurrido. A Miguel Ángel Blanco lo habían asesinado tal y como habían asegurado cuando lo secuestraron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos