El PNV suma sus votos para permitir la aprobación de los Presupuestos de Rajoy por «responsabilidad»

Aitor Esteban conversa con Cristóbal Montoro en el Congreso. /
Aitor Esteban conversa con Cristóbal Montoro en el Congreso.

El EBB ha votado 'sí' a las Cuentas del Estado porque ve «inminente» el levantamiento del 155 en Cataluña

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El PNV se escudó en la «responsabilidad» para completar una compleja ciaboga política que le llevó a aprobar los Presupuestos Generales del Estado cuando el artículo 155 aún se mantiene vigente en Cataluña. El partido liderado por Andoni Ortuzar había empeñado tanto su palabra respecto a la línea roja que suponía la intervención de la autonomía catalana que el EBB tuvo que tomar ayer una de sus decisiones más complicadas de los últimos tiempos. Los jeltzales ya aprobaron las Cuentas de Rajoy el año pasado, pero las circunstancias excepcionales que han rodeado a la tramitación del actual proyecto se han terminado convirtiendo en un círculo vicioso para el PNV. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no ha cejado en su pulso al Gobierno en el intento de nombrar a consejeros presos o huidos y, al final, los nacionalistas vascos han tenido que optar por lo que consideran un mal menor. La alternativa de tumbar los Presupuestos suponía para el EBB acercar al «abismo» a la política catalana y española, lo que por extensión hubiese tenido una repercusión negativa también para Euskadi.

El EBB no llegó a reunirse ayer de forma presencial para validar la decisión definitiva sobre el voto de los cinco diputados jeltzales en el Congreso -que volvieron a ser decisivos para aprobar los Presupuestos tras sumarse a PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN, Foro Asturias y Nueva Canarias-, aunque todos los integrantes de la ejecutiva del PNV pudieron dar su opinión de forma telemática. El grueso del debate ya se había producido en la reunión del pasado lunes en Sabin Etxea, pero ayer volvieron a reproducirse los «pros y contras» de la decisión que estaba a punto de adoptar el PNV. «No ha sido fácil» y «ha habido debate», reconocieron algunos dirigentes jeltzales, aunque finalmente la postura se tomó de forma consensuada. Aunque tampoco hubo una votación como tal para poder reflejar si había disenso interno.

Los contactos entre Andoni Ortuzar y Mariano Rajoy se mantuvieron abiertos hasta el último momento, pero a lo largo de la mañana no se produjo el gesto explícito que el PNV reclamaba al presidente del Gobierno para propiciar el levantamiento del 155. El líder jeltzale sí que recibió la garantía de que la intervención de Cataluña acabaría en cuanto Torra propusiese unos consejeros «viables», aunque eso no solucionaba el problema de que la votación de los Presupuestos culminase con el 155 aún vigente. Otros dirigentes del PNV, como el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, tantearon también a los soberanistas catalanes del PDeCAT y ERC sobre sus previsiones para los próximos días. Al recibir ciertas garantías de que podían apostar por el nombramiento de un Govern «sin tacha» judicial en fechas próximas, según explicó el propio Esteban, el PNV se decantó por avalar los Presupuestos. Fuentes del Gobierno Vasco aseguraron ayer que el lehendakari, Iñigo Urkullu, no tuvo una participación directa en todos estos contactos de última hora.

Los intereses de Euskadi

A primera hora de la tarde, el EBB emitió un comunicado en el que anunció que el PNV aprobaría los Presupuestos «por responsabilidad». Consciente de que esta decisión tiene un coste en imagen por su negativa inicial a negociar mientras persistiera el 155, la ejecutiva jeltzale aseguró que ha puesto «los intereses de la ciudadanía de Euskadi por encima de los del PNV». Destacaron también su «convencimiento de que es la forma más eficaz para contribuir al pronto levantamiento del artículo 155, que no solo entendemos inevitable sino también inminente». El EBB recordó que, en los últimos meses, ha mantenido su «negativa a negociar los Presupuestos si el artículo 155 seguía en vigor en Cataluña», ya que esta era una «cuestión de principios» para los jeltzales, pero argumentaron su cambio de posición en el «principio de responsabilidad: entendemos que lo responsable con Cataluña, pero también con el autogobierno de Euskadi, es actuar de contrapeso en el Estado para contribuir al levantamiento del 155». «Esa desactivación está muy próxima», recalcaron.

El EBB enumeró cinco razones para explicar su decisión. La primera fue que «el 155 tiene fecha de caducidad», aunque el PNV se mantendrá «políticamente volcado y comprometido en confirmar esta previsión». La segunda busca «evitar el abismo» al que, a su juicio, conduciría el bloqueo de los Presupuestos «a la situación política española y catalana». «Sin Cuentas, el conflicto no estaría más cerca de encauzarse, sino que se enconaría y alejaría de la posibilidad de un diálogo constructivo». Entre otras cosas, por un «probable adelanto electoral» y el posible auge de Ciudadanos.

El tercer argumento empleado por el PNV apuntaba a «no perder la capacidad de influir en favor de una solución dialogada para Cataluña. Votar en contra de los Presupuestos representaría un gesto testimonial, pero sin efectos reales ni prácticos de cambio para Cataluña».

Como cuarta y quinta razón, el EBB reivindicó el acuerdo logrado con el Gobierno para aumentar las pensiones un 1,6% este año y el siguiente, así como «una inversión récord de 540 millones de euros en Euskadi», que incluye cuestiones como el «impulso definitivo» al TAV y otras infraestructuras, «una tarifa eléctrica justa para la industria vasca» y el fomento de la I+D+i:

  • 1

El artículo 155 tiene fecha de caducidad. Una vez que Joaquim Torra ha sido investido President, existe un poder legítimo catalán que está encaminado a la conformación de un nuevo Govern y a la desactivación del 155 en cuestión de semanas, días u horas. El PNV está políticamente volcado y comprometido en confirmar esta previsión.

  • 2

Evitar el abismo. El bloqueo de los Presupuestos empujaría, aún más, hacia el abismo a la situación política española y catalana. Sin Presupuestos, el conflicto no estaría más cerca de encauzarse, sino que se enconaría y alejaría de la posibilidad de un diálogo constructivo. La ausencia de Presupuestos y la crisis política que desataría alargarían 'sine die' el 155. El más que probable adelanto electoral abriría escenarios de pronóstico muy preocupante que por responsabilidad deben evitarse, y así lo hacemos.

  • 3

No perder la capacidad de influir en favor de una solución dialogada para Catalunya. Votar en contra de los Presupuestos representaría un gesto testimonial, pero sin efectos reales ni prácticos de cambio para Catalunya. Lejos de constituir un cheque en blanco al Gobierno del PP, esta decisión permite al PNV mantener su capacidad de influencia política en el Estado para contribuir a una solución dialogada y acordada en Catalunya. Y conservar, asimismo, su capacidad para hacer de freno a quienes apuestan única y exclusivamente por soluciones autoritarias e impositivas.

  • 4

Hacer valer el acuerdo que incrementa las pensiones de todos y todas las pensionistas del Estado. El apoyo del PNV a estos Presupuestos garantiza que el colectivo de pensionistas vea aumentada su prestación, como mínimo, un 1,6% los dos próximos años. Este incremento es incluso superior entre quienes perciben las rentas más bajas y en el colectivo de viudas.

  • 5

Hacer valer el compromiso con la Agenda Vasca y con el desarrollo y modernización de Euskadi. Los Presupuestos que va a apoyar el PNV recogen además una inversión récord de 540 millones de euros en Euskadi: dan un impulso definitivo a la Alta Velocidad y a otras infraestructuras estratégicas, consiguen una tarifa eléctrica justa para la industria vasca y fomentan numerosas iniciativas en los ámbitos de la I+D+i, la cultura y el medio ambiente, entre otros».

540 millones en inversiones

El grupo nacionalista en el Congreso logró cerrar la semana pasada varias enmiendas parciales a las Cuentas de Mariano Rajoy que suponen una inversión adicional de 70 millones de euros hasta 2020 en Euskadi, que se suman a los cerca de 480 millones que ya contemplaba el proyecto para 2018 presentado inicialmente por el Gobierno central.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos