Andueza diseña una dirección del PSE de Gipuzkoa de «integración» y rejuvenecida

El nuevo líder socialista del territorio podría mantener en la ejecutiva a gran parte del núcleo duro que acompañó a Arriola en sus mandatos

A. GONZÁLEZ EGAÑA SAN SEBASTIÁN.

Eneko Andueza apuesta por diseñar para el PSE de Gipuzkoa una ejecutiva intergeneracional, en la que se podría dar algún gesto de integración de alguna persona que tomó partido por la candidatura 'sanchista' en las primarias del PSOE, según aseguran fuentes cercanas a la dirección territorial. El nuevo secretario general de los socialistas guipuzcoanos aspira a una regeneración del partido en su territorio, que empieza por sí mismo, ya que nunca ha estado en una ejecutiva vasca o territorial. Asegura, sin embargo, que «no supondrá una ruptura con lo anterior», por lo que todo apunta a que podría mantener el núcleo duro que acompañó a su antecesor, Iñaki Arriola, durante los últimos años. Entre ellos tienen muchas opciones de seguir el número dos del PSE de Gipuzkoa, Mikel Durán, así como la parlamentaria Susana Corcuera y la portavoz en Juntas Generales, Susana García Chueca.

Andueza es el único secretario general que se estrena en el cargo en los tres territorios vascos y aunque aún no ha perfilado al completo su futuro equipo, reconoce que le gustaría incorporar caras nuevas y jóvenes que pueden aportar modernidad y frescura, porque tienen además experiencia en temas sectoriales, y al mismo tiempo contar con gente que lleva muchos años, tiene experiencia y «ha trabajado mucho por este partido». Se inclina, en definitiva, por combinar novedades, juventud, bagaje y veteranía y, como defensor de la igualdad, promete una dirección paritaria.

El secretario general del PSE de Gipuzkoa electo deberá ratificar su elección en primarias en el congreso que se celebrará el próximo 7 de octubre. A partir de ese momento, Andueza deberá dar el relevo en la secretaría general de Eibar, cargo al que llegó en 2008, también cuando el propio Arriola dejó el puesto para dirigir el partido en Gipuzkoa.

Considerado su 'delfín' político, el actual consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda en el Gobierno Vasco es por muchos motivos «un referente, un padre político» para el nuevo líder guipuzcoano. En la agrupación de Eibar han trabajado mano a mano. «Han sido horas y horas y de Iñaki se puede aprender muchísimo. Institucionalmente ser secretario de alcaldía de alguien como Arriola que vivía tanto su ciudad, aprendes mucho, eres su confidente, su amigo», reconoce con orgullo. En tres meses, cuando se celebre el cónclave de Gipuzkoa, dejará de ser la máxima autoridad de los socialistas de su ciudad, donde, según asegura, tiene «la fortuna» de tener varios relevos. «En Eibar el relevo generacional está garantizado, hay mucha gente joven muy válida y muy bien formada», apunta.

La agrupación socialista de Eibar de la que procede Andueza desde que se afilió con 17 años, siempre ha tenido mucho peso en el socialismo vasco y en el guipuzcoano. Está considerada «modélica» y es, de hecho, la más fuerte de Euskadi, con más de 380 afiliados y con una actividad y una vitalidad más allá de lo político «muy intensa».

«Con ganas de trabajar»

El nuevo secretario general del PSE de Gipuzkoa llega al cargo comprometido al cien por cien y cree que el momento político requiere de alguien «con ganas de trabajar e ilusión». «A pesar de que las circunstancias no son las óptimas», defiende que el recién celebrado congreso federal puede suponer un punto de inflexión para superar la crisis interna vivida en el socialismo español. En lo personal vive un momento muy bueno y en su vida política ha ido adquiriendo bagaje. Conoce bien el territorio gracias a sus siete años y medio de experiencia en las Juntas Generales, de los que uno y medio fue el portavoz socialista.

Andueza aspira a recuperar el contacto con la calle y con aquellos socialistas que se han sentido desencantados. Cree que el partido no solo tiene que hacer gestos, sino aplicar políticas que protejan a esas personas y que defiendan los derechos de los trabajadores. «En algunos momentos tendremos que acentuar nuestro perfil y hacer un discurso más duro con ciertas cuestiones», vaticina. Asimismo, defiende que la política social debe ser una de sus banderas.

En cuanto al PSOE, cree que su reto es ser un partido «hegemónico en la izquierda» y que se visualice «más claramente que es alternativa a la derecha en España». «Eso nos ayudara también en Euskadi porque nuestros vasos comunicantes con Madrid son tremendos», mantiene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos