Ainara Carrasco: «En el instituto era ‘la hija de’, por los pasillos la gente se apartaba a mi paso»

Una de las hijas de Isaías Carrasco recuerda que la última vez que salió de fiesta en el pueblo «una persona se me acercó al oído y me susurró ‘Gora ETA’»

A. GONZÁLEZ EGAÑAArrasate

Los pequeños de los Carrasco Romero, Ainara y Adei, fueron los que más sufrieron en su etapa escolar. «Mi hermano y yo hemos estado, por decirlo de algún modo, conviviendo con ellos», relata Ainara, que decidió marcharse a estudiar a Barcelona. No se arrepiente. «Me he evitado muchos problemas», cita.

-¿Tras siete años de cese de ETA, ha cambiado la vida en Arrasate?

-Marian Romero: Aquí siguen las fotos de los presos y todo. Lo que pasa es que igual la que he cambiado he sido yo. Ya no me afecta tanto, me he acostumbrado y ya no le doy tanta importancia. Si las ponen, qué voy a hacer. Ya las quitarán. Con llevarme un mal rato no consigo nada. Que son fiestas y voy a la plaza con Adei y tengo que tragarme todas las pancartas... Es el paisaje que hay. Me sigue haciendo daño, pero lo llevo de otra manera. Antes iba y arrancaba las pancartas, los carteles, no me cortaba un pelo.

-Ainara Carrasco: Yo a los 18 años me fui del pueblo. Me marché a estudiar a Barcelona. Mi hermano y yo hemos estado, por decirlo de alguna manera, conviviendo con ellos. En el instituto, después de lo que pasó, era ya «la hija de». A mí, por los pasillos, la gente se me apartaba, amigos que habían estudiado conmigo toda la vida, de repente dijeron: «No queremos saber nada de ti». Recuerdo que en las redes sociales tuve que aguantar comentarios insultándome, amenazas..., hay gente que llegué a saber quién era. Pero decidí que no me iba a achantar. Me decía a mi misma: Si estáis pensando que me voy a hundir porque me insultéis... Hace cuatro años, la última vez que salí de fiesta en el pueblo, una persona se me acercó y me susurró al oído: «Gora ETA». Me giré, vi cómo se iba hacia el fondo y le miré desafiante como diciendo: A ver si te atreves a volver a decírmelo. A veces, cuando regreso al pueblo, noto todavía miradas o comentarios, pero me da igual. Lo peor fue 3º y 4º de la ESO. El Bachiller lo hice en Donosti. Iba en autobús a diario. No quise seguir estudiando en Arrasate.

-¿Por qué eligió San Sebastián?

-Ainara: Porque allí no me conocía nadie, solo los profesores.

-¿Se marchó después a Barcelona para poner tierra de por medio?

-Ainara: Era una cosa que tenía muy clara, vi la oportunidad y me fui. Es lo mejor que he hecho porque me he evitado muchos problemas aquí. Me fastidia haber dejado a mi ama, porque tengo mucha mamitis...

-¿Cómo ha sido en el caso de Adei que aún era un niño pequeño?

-Ainara: A mi hermano le ha pasado como a mí. Ha estado en la boca del lobo, recibiendo por todos lados.

-Marian: Para Adei también ha sido muy duro. En el cole ha recibido mucho. Pero él no habla, ni llora. Ha callado mucho por no hacerme llorar. Le hicieron ‘bullying’. Sé que tuvo que escuchar cosas como: «¡Qué bien que han matado a tu padre porque había que separar España de Euskal Herria! o que se alegraran de su muerte diciendo: «¡Qué bien que le han pegado a tu padre cinco tiros!». Decidí sacarle de ese colegio. En el nuevo nunca ha tenido ni un problema.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos