Una agente niega que existiera una investigación paralela de la Ertzaintza en el 'caso De Miguel'

Los abogados de la defensa Gonzalo Susaeta, Ibon Gainza y Arantza Isasmendi. /I. AIZPURU
Los abogados de la defensa Gonzalo Susaeta, Ibon Gainza y Arantza Isasmendi. / I. AIZPURU

AGENCIAS

Una agente de la Ertzaintza de la sección de delitos económicos ha insistido este lunes en el "total" control por parte del juez instructor de la investigación del conocido como "caso De Miguel" y ha negado que la Policía vasca llevara a cabo una investigación paralela.

Esta agente, que además elaboró junto a otro profesional el informe económico de la causa, ha sido uno de los doce miembros de la policía autonómica que han testificado en la segunda sesión de este juicio en la Audiencia Provincial de Álava que sienta en el banquillo a 26 personas, entre ellas varios exdirigentes del PNV alavés que supuestamente lideraban una trama de cobro de comisiones ilegales.

Los agentes que han declarado este martes han remarcado que los registros y las incautaciones de indicios que se hicieron cuando se produjeron las primeras detenciones en marzo de 2010 se ajustaron a lo establecido por el juez instructor de la causa.

Además

Entre todos ellos ha destacado la declaración de la agente del grupo de delitos económicos que además elaboró después con otro compañero el informe económico de la causa y que lideró el operativo de registro en la casa de Koldo Ochandiano, exmiembro de la Ejecutiva del PNV de Álava y promotor de algunas de las sociedades investigadas, y de su esposa, también imputada.

A preguntas del fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre, esta agente ha dejado claro que el control del juez instructor fue "total" y ha negado una investigación paralela de la Ertzaintza, como el fiscal ha dicho que se ha "insinuado" por parte de las defensas.

Incluso ha recordado que ella y otros tres compañeros estuvieron seis meses trabajando en un despacho en el Palacio de Justicia de Vitoria, junto al juez de instrucción, quien "en todo momento" estuvo encima.

Ha indicado además que durante la recogida de evidencias en la casa de Ochandiano tuvieron dudas sobre dos objetos y que la secretaria judicial que estaba allí presente llamó al juez para aclarar si se debían recoger.

Ha remarcado que de todo lo decomisado allí no hubo ninguna queja por parte de los detenidos ni de los letrados que estaban allí, y ha subrayado que todo se llevó al juzgado directamente.

Sin embargo el letrado de Ochandiano ha puesto en duda el procedimiento de recogida de evidencias e incluso ha hablado de "manipulación" en relación a un cuaderno de pastas granate de las Juntas Generales de Álava incautado en el camarote de este imputado, un documento que supuestamente incluye anotaciones de presuntas comisiones ilegales.

Ante las quejas del fiscal por esta afirmación, el letrado la ha retirado. Sin embargo ha recordado que en el sumario aparecen dentro de ese cuaderno las copias de un boletín que no figuran entre lo recogido en marzo en la vivienda, algo que la agente ha dicho podría deberse a un "error" en el escaneado.

Otra duda que han generado las defensas es por qué no fueron metidos en bolsas todos los indicios localizados en la casa de Ochandiano.

Sobre este asunto, varios agentes han afirmado que no todo se tiene que meter en bolsas, pero han remarcado que la secretaria judicial allí presente dio fe de todo lo recogido, y así consta en acta, y fue enviado directamente al juzgado.

El juicio por estos hechos continuará el próximo jueves con la testifical de más agentes de la Ertzaintza.

Al igual que ayer, las sillas de los acusados han estado prácticamente vacías (hoy solo había un imputado), ya que éstos no tienen la obligación de acudir a la vista hasta sus declaraciones que tendrán lugar al final de esta fase testifical.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos