El PNV acusa a EH Bildu de «reventar» la negociación al exigir la ruptura con el PSE

Adolfo 'Txiki' Muñoz y Arnaldo Otegi llegan a la reunión que ELA y EH Bildu celebraron ayer en la sede del sindicato en Vitoria. / IGOR AIZPURU
Adolfo 'Txiki' Muñoz y Arnaldo Otegi llegan a la reunión que ELA y EH Bildu celebraron ayer en la sede del sindicato en Vitoria. / IGOR AIZPURU

La coalición soberanista se reúne con ELA y pone como condición para acordar los Presupuestos que los jeltzales rompan con los partidos «que defienden el artículo 155»

MIGUEL VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

El primer contacto que esta tarde mantendrán el Gobierno Vasco y EH Bildu para explorar un acuerdo en torno a los Presupuestos de 2018 será la crónica de un desacuerdo anunciado. La coalición soberanista se desmarcó ayer de cualquier posibilidad de entendimiento al exigir al PNV que rompa su ejecutivo de coalición con el PSE para negociar las cuentas. Una pretensión que, para el partido jeltzale, demuestra que en esta ocasión EH Bildu «ni siquiera va a hacer el esfuerzo de aparentar» que quiere llegar a un acuerdo sobre los Presupuestos. Fuentes cercanas al presidente del EBB, Andoni Ortuzar, acusaron a la coalición liderada por Arnaldo Otegi de «reventar» cualquier posibilidad de negociación al plantear una exigencia que «ni es realista ni es sincera, porque EH Bildu no da ninguna muestra de querer acordar» las cuentas vascas.

El PNV veía con recelo la reunión que ayer mantuvieron dirigentes de EH Bildu y ELA para tratar sobre los Presupuestos vascos y la fiscalidad, en vísperas de la reunión que la coalición mantendrá esta tarde con el consejero de Economía, Pedro Azpiazu. La consecuencia de ese encuentro en la sede del sindicato en Vitoria se ajustó bastante a lo que los jeltzales barruntaban. EH Bildu emitió un comunicado en que invitó al PNV a romper «la política de pactos que mantiene con el PSE y con el PP», partidos que «defienden la aplicación del artículo 155» en Cataluña, para poder iniciar «una negociación en materia presupuestaria y de fiscalidad» en Euskadi. Es decir, en la práctica, el PNV tendría que romper su acuerdo de gobierno con el PSE para que la coalición soberanista se plantease incluso negociar.

ELA también hizo público un comunicado tras la reunión que encabezaron su secretario general, Adolfo 'Txiki' Muñoz, y el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. El sindicato destacó que ambas partes coincidieron en que el proyecto presupuestario del Gobierno Vasco «no responde a las necesidades sociales existentes» y rechazaron la propuesta de reforma fiscal porque supone el «manteniendo de un sistema que beneficia a las rentas altas, a las empresas y al capital».

Esta «unidad de acción» entre EH Bildu y ELA provocó que fuentes del PNV recordasen ayer que la negociación de los Presupuestos de 2017 ya se truncó cuando este sindicato entró en escena y «marcó el camino» a la coalición soberanista. «Esta vez, no han esperado ni siquiera a que se celebre el primer contacto con el consejero Azpiazu», ironizaron desde Sabin Etxea. «Han reventado cualquier negociación antes de sentarse a la mesa», lamentaban.

A juicio del EBB, «decir que la mitad de un Gobierno es ilegítimo y que debe romperse para empezar a negociar es dar un portazo a cualquier posibilidad de acuerdo». Sobre todo, cuando el consejero que encabeza los primeros contactos con los grupos de la oposición, Pedro Azpiazu, «no representa solo al PNV, sino que ejerce en nombre del PNV y del PSE», los dos socios en el Gobierno de coalición.

Los jeltzales calificaron de «triste» que EH Bildu «se refugie en la aplicación del artículo 155 y anteponga lo que está ocurriendo en Cataluña sobre los intereses de los ciudadanos vascos». «Tachar al PSE y el PP de cualquier posible acuerdo, pero al mismo tiempo no hacer una oferta sincera para pactar los Presupuestos es una incongruencia absoluta», censuran. «EH Bildu deja muy claro que no quiere implicarse para mejorar los Presupuestos, a pesar de que es la sociedad vasca la que 'paga el pato' por ello».

«Radicalización»

La imposibilidad de explorar un acuerdo presupuestario genera cierta «preocupación» en el PNV, que alerta de que «si no somos capaces de llegar a pactos con EH Bildu en asuntos económicos, difícilmente podremos acordar en cuestiones más complejas como el autogobierno o el derecho a decidir». En ese sentido, fuentes del EBB critican que la coalición soberanista, «de la mano de ELA, se está decantando reiteradamente por la radicalidad, por una 'cupización' (en referencia a la CUP catalana) que nos hace ser pesimistas en torno a la posibilidad de acuerdos en el futuro».

En su encuentro, EH Bildu y ELA compartieron «la necesidad de articular herramientas propias y soberanas que nos permitan asegurar derechos y libertades», y realizaron «una lectura crítica» de los Presupuestos y de la reforma fiscal de PNV y PSE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos