La abstención de EH Bildu sobre el Cupo crea malestar en un sector de EA

Diversos militantes criticaron en la asamblea del día 22 que se asumieran las «tesis de Sortu» y recuerdan que el partido ha sido fiel defensor de esta figura

ANA VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

La votación en el Congreso de los Diputados de la actualización del Cupo pactado entre el PP y los dos socios del Gobierno Vasco, PNV y PSOE, salió adelante con la abstención de EH Bildu. La postura de la coalición abertzale provocó reacciones de sorpresa y de crítica, no solo en la formación jeltzale, sino incluso en el seno de EA, uno de los socios de EH Bildu. Así al menos se escenificó por parte de algunos militantes en la asamblea nacional de EA del pasado 22 de noviembre, según personas presentes en la reunión.

Ayer mismo y a preguntas de este periódico, el secretario general de EA, Pello Urizar, reconoció que en su partido, empezando por su fundador, Carlos Garaikoetxea, siempre han sido unos fieles defensores del Cupo y del propio Concierto, aunque recordó también que en este último caso, siempre lo han considerado como un medio imprescindible, pero no como un fin en sí mismo.

Urizar dijo también que no se produjeron problemas internos cuando se aceptó asumir la abstención, algo que también defendieron fuentes de la propia coalición. Pero otras voces de la formación de Urizar, por el contrario, hablaron ayer de resquemores y malestar cuando en la asamblea nacional de la pasada semana se anunció que no se votaría a favor. Personas que estuvieron presentes en el cónclave del día 22, en vísperas de la votación en Madrid, resaltaron «la extrañeza» de componentes de la asamblea. «La pregunta más común fue para saber por qué se había llegado a tomar esa decisión y si, más allá de los problemas de forma a los que se referían, lo que se había impuesto era la tesis mayoritaria de Sortu sin mayor crítica».

Según estas personas, las explicaciones oficiales no resultaron muy convincentes e insistieron en su extrañeza porque no apoyar una de las claves en el devenir político de EA como es el Cupo, resulta incomprensible. «¿Que no hubo controversia? No podía haberla porque vinieron a la asamblea con los hechos consumados», agregan.

Surgen sin embargo algunas incógnitas. ¿El voto de EH Bildu hubiera sido el mismo si el Cupo hubiera estado en peligro de no salir adelante? Pello Urizar insiste en que lo que se pretendió con la abstención fue expresar la crítica a la gestión y no cuestionar la figura del Cupo. Reiteró que, más allá de las reticencias o suspicacias que se hayan podido generar, son las formas las que no han gustado en EA. «Se mezclan conceptos, sobre todo lo hace el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, pero lo que es cierto es que según nuestros cálculos, cada diputación deberá pagar un 40% más al Cupo y que los 1.400 millones que nos van a dar no es más que una devolución del dinero que se nos debía y, además, sin intereses», dice el líder de EA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos