El PNV se abre a modular su pacto fiscal con el PSE para que el PP dé vía libre al Presupuesto

El popular Antón Damborena y Pedro Azpiazu, minutos antes de cerrar el acuerdo presupuestario de 2017. / JESÚS ANDRADE
El popular Antón Damborena y Pedro Azpiazu, minutos antes de cerrar el acuerdo presupuestario de 2017. / JESÚS ANDRADE

El diputado general de Álava, dispuesto a «flexibilizar» la reforma fiscal en el territorio. Los populares confían en una «concesión política» de los jeltzales capaces de atraer a sus socios del Gobierno Vasco

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

El PNV abrió ayer la puerta a una posible modulación de la reforma fiscal, pactada con el PSE, para así atender a las exigencias del PP y alcanzar un acuerdo para sacar adelante los Presupuesto vascos de 2018.

El partido liderado por Alfonso Alonso ha venido reclamando en las últimas semanas una rebaja del tipo nominal del Impuesto de Sociedades del 28% actual a, al menos, el 25% que está instaurado en el Estado para ofrecer como contrapartida su apoyo a las Cuentas de Iñigo Urkullu, que necesitan conseguir el respaldo, o al menos la abstención, de alguno de los grupos de la oposición. Y aunque el PNV haya mostrado ciertas reticencias a modificar su acuerdo con el PSE en materia fiscal, ayer el diputado general de Álava, el jeltzale Ramiro González, se mostró dispuesto a actuar con «flexibilidad» y a «incorporar propuestas» de la oposición a la reforma fiscal, cuya aprobación, en el caso del territorio alavés y a diferencia de Gipuzkoa y Bizkaia, requiere, sí o sí, de la incorporación de otro partido al acuerdo. «Solo de ese modo, con flexibilidad y voluntad real de diálogo, conseguiremos ampliar el acuerdo», aseguró el máximo responsable de la Diputación alavesa.

Según ha podido saber este periódico por fuentes solventes, la necesidad de un acuerdo a tres en Álava sitúa el marco de la negociación en las Juntas Generales alavesas para, una vez alcanzado un hipotético acuerdo en este territorio, poder armonizar los impuestos en el resto del País Vasco. Además, las mismas fuentes aseguran que el PNV ya contempla la opción de que el PSE dé marcha atrás en su, hasta ahora, inamovible postura para rebajar la presión fiscal sobre las grandes empresas de Euskadi. Otra de las demandas que ha exigido el PP. Y es que Alonso mantiene su presión al PNV para que sea capaz de convencer a los socialistas de la necesidad de modificar la reforma fiscal si quiere contar, como ya lo hizo el Gobierno Vasco en los Presupuestos de este año, con el apoyo de los populares.

Se contempla la vía de rebajar el Impuesto de Sociedades de manera escalonada

Desde el PP también mantienen que el PNV «comparte» su exigencia y confían en una «concesión política» por parte del los jeltzales que sea capaz de atraer a sus socios del Gobierno autonómico. «Cada vez vemos más factible el acuerdo», sostienen los populares, que al mismo tiempo demandan un mejor tratamiento a las familias en el IRPF.

En cualquier caso, y según fuentes conocedoras de la negociación, para hacer realidad una modificación de la reforma fiscal se barajan varias posibilidades. Entre ellas, una bajada gradual, escalonada, del Impuesto de Sociedades en los próximos años, como ya lo planteó la patronal Confebask y que no llegó a buen puerto. Otra vía sería rebajar el eventual porcentaje que pagan las empresas en uno o dos puntos desde el actual 28%.

Fuentes oficiales del EBB precisaron, no obstante, que el PNV «siempre» ha estado dispuesto a rebajar la presión fiscal y que, por este motivo, la llave la tiene el PSE. «Cualquier cambio que se haga tiene que ser aceptado por los socialistas», mantienen. Desde el PSE, sin embargo, rehusan hacer declaraciones sobre la posibilidad, o no, de materializar una modificación de la reforma fiscal hasta que el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, dé cuentas a los socialistas sobre las reuniones que ha mantenido con los grupos de la oposición para tratar de recabar apoyos de cara a los Presupuestos.

Condición «inasumible»

El PP, en cualquier caso, se erigió ayer en el grupo mejor colocado para facilitar las Cuentas vascas después de que Azpiazu cerrase la ronda de contactos con EH Bildu, a pesar de que la coalición abertzale no renunciase a seguir negociando con el Gobierno de Urkullu.

Según el PNV, la entente liderada por Arnaldo Otegi trasladó una «dificultad extrema» a llegar a un acuerdo presupuestario si el PNV mantiene pactos «con los del 155». Una postura que ya exteriorizó EH Bildu el miércoles tras su reunión con ELA. Desde el PNV consideran una condición «inasumible» en tanto en cuanto, precisan, Azpiazu representa tanto al PNV como al PSE. Además, consideran que EH Bildu «ni siquiera hizo el esfuerzo de aparentar que quiere negociar». El Gobierno Vasco, eso sí, mantendrá una segunda reunión tanto con el PP como con Elkarrekin Podemos. Un segundo encuentro con EH Bildu, precisan, estaría en manos de los abertzales.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos