El PSE se abre a un acuerdo transversal sobre presos si hacen una «autocrítica sincera»

Idoia Mendia./LOBO ALTUNA
Idoia Mendia. / LOBO ALTUNA

Los socialistas quieren fraguar el futuro pacto en la ponencia de Memoria del Parlamento y que incluya a las víctimas y la «disolución» de ETA

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Con el foco puesto en Cataluña, la ponencia de Memoria y Convivencia del Parlamento Vasco desarrolla en los últimos meses su labor en pro de la consolidación de la paz en un clima de discreción. En este contexto, el PSE-EE trata de lograr avances sobre las víctimas de ETA y la política penitenciaria, sin cerrar la puerta a acuerdos transversales extramuros de la Cámara con organizaciones como el Foro Social Permanente. Los socialistas vascos se muestran dispuestos a alcanzar con PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos (el PP no participa en la ponencia) un acuerdo conjunto en favor de una política carcelaria más flexible. No obstante, reclaman a cambio para ello que el colectivo de reclusos realice una «autocrítica más sincera», que la «desmovilización» de ETA suponga su «efectiva disolución» y que en ese amplio pacto se recoja también la reparación, memoria y justicia de las víctimas del terrorismo, según fuentes del PSE-EE.

Los pasos que dé el partido de Idoia Mendia en esta materia tendrán siempre como anclaje el acuerdo del Gobierno Vasco sobre pacificación. Los socialistas quieren llevar a la práctica una política de luces largas sobre presos, con la «legitimidad» que les otorga, desgraciadamente, el hecho de haber sufrido con toda su crudeza el embate de ETA. Cuentan con cierta aquiescencia incluso por parte del PSOE, que en el Congreso tiene como portavoz a la exmagistrada Margarita Robles, una mujer que siempre ha sido muy posibilista en esta materia y que en su día se implicó para denunciar y esclarecer el secuestro, torturas y asesinato de Lasa y Zabala, por ejemplo.

El PSE-EE trabaja con un canal de diálogo fluido en la ponencia de Memoria y Convivencia con todos los grupos participantes, entre ellos EH Bildu. La propia Mendia es la portavoz junto a la parlamentaria Rafaela Romero en este grupo de trabajo. En los últimos meses Mendia se ha caracterizado por exhibir un perfil proactivo a la hora de abordar cuestiones como el fin de la dispersión y alejamiento de los presos de ETA. En el propio acuerdo de gobierno PNV-PSE se recoge la necesidad de crear una propuesta que «favorezca el acercamiento de presos e inste a la transferencia de la competencia de centros penitenciarios» a Euskadi, amén de fijar como objetivo «fundamental» la reinserción de los internos. Paralelamente, la líder socialista ha realizado algunos gestos como reunirse el mes pasado, por vez primera, con Brian Currin, en un encuentro en el que Mendia se mostró sincera con el mediador sudafricano a la hora de exponer sus críticas y recelos.

El partido de Mendia no cierra la puerta a pactos con grupos como el Foro SocialEl anclaje es el acuerdo de gobierno del PNV y cuentan con cierta aquiescencia del PSOE

Los socialistas han dado pasos también para configurar una representación de víctimas plural en la primera ronda de comparecencias en la ponencia, que concluye mañana. El PSE-EE ha propuesto perfiles como el de Josu Elespe, hijo del asesinado concejal de Lasarte-Oria Froilán Elespe, que han combinado la firmeza contra el terrorismo con la apuesta por dar pasos para reconstruir la convivencia en el País Vasco; o la exsenadora guipuzcoana del partido Coral Rodríguez Fouz, que intervendrá mañana y expondrá el caso de su tío, Humberto Fouz, desaparecido en 1973 junto a otros dos jóvenes gallegos que habían cruzado la muga de Iparralde para ver una película, en un crimen sin esclarecer y, en principio, atribuido a ETA.

El PSE-EE está dispuesto a buscar acuerdos transversales con el resto de partidos, incluida la izquierda abertzale, para pedir al Gobierno central otra política penitenciaria y la libertad de los presos gravemente enfermos, incluso a través de mociones parlamentarias. Pero a cambio cree que en el mundo de los reclusos debe haber cambios, cesar «homenajes a la trayectoria de los excarcelados», y el fin de pintadas contra casas del pueblo como las recientes de Sopelana, un aspecto en el que EH Bildu se habría comprometido a trabajar.

Colectivos como el Foro Social Permanente, la asociación de familiares de presos, Etxerat, o la red Sare consideran importante sumar al PSE-EE a esa «mayoría social» por otra política penitenciaria, aunque los socialistas apretarán en sus reivindicaciones, sobre todo en la necesidad de un gesto más profundo de autocrítica por parte del EPPK por los atentados en el pasado, y la «disolución efectiva» de ETA.

El PSE-EE supedita cualquier acuerdo extraparlamentario a fraguar previamente en la Cámara de Vitoria un consenso entre los grupos. Los socialistas mantienen contactos y reuniones de trabajo con el Foro Social, aunque no participan en sus actos, como el de la conmemoración de los seis años de Aiete, en el que sí estuvieron PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

En la última sesión de comparecencias de víctimas en la ponencia, mañana, intervendrán también Andoitz Korta, el hijo del asesinado presidente de Adegi Joxe Mari Korta; Maider García Martín, hija del trabajador asesinado por los GAL Juan Carlos García Goena; y José Luis de la Cuesta, presidente del Consejo Vasco de Participación de las Víctimas del Terrorismo.

Fotos

Vídeos