Abogados de presos ven un precedente en el acercamiento de un recluso de ETA en Francia

Un juez avala el traslado de Zuhaitz Errasti a la prisión más próxima a Baiona, en un nuevo gesto de las autoridades galas esta semana

JORGE SAINZ SAN SEBASTIÁN.

Primero fue la libertad condicional del considerado por España último número uno de ETA, Mikel Irastorza. Y ahora, el acercamiento a Mont-de-Marsan, la cárcel más próxima a Iparralde, del preso Zuhaitz Errasti, al avalar un juez su petición por razones familiares. Dos gestos de las autoridades de Francia, en pleno debate en las cárceles sobre las vías legales a explorar y cuando la organización armada estudia su disolución. Los abogados de reclusos observan en la decisión de un juez del Tribunal Administrativo de París un «precedente» que puede ayudar en la batalla contra la dispersión.

Errasti, natural de Aretxabaleta y detenido en Francia en 2009 acusado de «integrar el aparato logístico militar de ETA», fue condenado a ocho años de prisión y estaba en el penal de Tarascon, a 750 kilómetros de Euskadi. El martes llegó al centro penitenciario de las Landas, ubicado a algo más de cien kilómetros de Baiona. No es el primer recluso en Francia que es acercado a este penal -en julio de 2014 fueron trasladados Oier Ardanaz y Alex Akarregi-, pero sí es la primera vez que se acepta una de las demandas impulsadas en el marco del cambio de estrategia de los presos. Y además el juez atiende las razones familiares esgrimidas, como el hecho de tener hijos o acreditar problemas de salud en el entorno familiar más cercano.

La abogada de Errasti, Maritxu Paulus Basurco, destacó ayer en ETB que este acercamiento «no es una decisión más» sino un «precedente». Desde la asociación de familiares de presos, Etxerat, también se congratularon por el acercamiento.

Esta medida coincide con la aplicación de la libertad condicional, a la espera de juicio, del presunto dirigente de ETA Xabier Irastorza, en un hecho inédito. La izquierda abertzale considera «significativos» estos movimientos en contraste con la actitud del Gobierno español. En el caso de Irastorza, el juez de París apeló al nuevo contexto político creado tras el desarme de ETA. También en abril, la Justicia gala dejó en libertad al preso Oier Gómez Mielgo, gravemente enfermo.

Recelo de Covite

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, no ve con buenos ojos estos movimientos. A su parecer, la justicia francesa podría estar «cediendo ante el chantaje de ETA», por ejemplo, tras la decisión «sorprendente» de poner en libertad condicional a Irastorza. En un comunicado, Covite afirmó basar sus sospechas en el auto de libertad en el que el magistrado de París menciona el «nuevo contexto político» creado tras el «desarme» de ETA como argumento para decretar la excarcelación. Para el colectivo de víctimas, es «muy grave que la justicia francesa ceda al chantaje de ETA y utilice sus falacias como argumento de peso para aplicar la ley». Asimismo, consideraron «inadmisible» que la justicia gala «dé por bueno un desarme que se ha demostrado que fue una farsa y que se utilice como motivo para liberar a un dirigente de una organización terrorista».

Covite sí se felicitó por la anulación judicial de un acto en el inicio de las fiestas de Ikaztegieta, ayer tarde, que según el juez iba a homenajear a los presos de ETA y que finalmente no se celebró.

Fotos

Vídeos