El abogado de Ibon Iparragirre pide su traslado «cuanto antes» al centro Aita Menni

Concentración de Kalera kalera! en favor de los presos enfermos-. /MICHELENA
Concentración de Kalera kalera! en favor de los presos enfermos-. / MICHELENA

Estudia dos vías jurídicas para lograr la excarcelación «rápida» del preso que sufre sida en fase terminal

Iñaki Goioaga, abogado del preso de ETA gravemente enfermo Ibon Iparragirre, ha pedido su traslado "cuanto antes y en condiciones dignas" desde la cárcel de Alcalá Meco al centro de Aita Menni de Arrasate, pese a discrepar de la decisión del Juez de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro de mantenerle en segundo grado y rechazar su libertad condicional. El letrado analiza dos vías jurídicas posibles para lograr la "rápida" excarcelación del recluso, que sufre sida en fase terminal y problemas neurológicos.

Goioaga ha comparecido este miércoles en una rueda de prensa convocada en Bilbao por la Asociación de Presos de ETA, Etxerat, en la que han estado presentes los representantes de este colectivo Patricia Velez y Urtzi Errazkin, acompañados de la madre de Iparragirre, Angelita Burgoa, y del hermano del preso, Gotzon.

Todos ellos han afirmado que la decisión de trasladar al recluso al centro Aita Menni, en lugar de excarcelarle, es "producto del chantaje de la Fiscalía y la Secretaría de Instituciones Penitenciarias", y han asegurado que harán "todo lo posible" para "que esté en casa". Recurrir el auto del juez supondría en todo caso, su mantenimiento en Alcalá Meco en situación de salud "crítica" en la que se encuentra Ibon Iparragirre.

Por ello, Iñaki Goioaga, que no renuncia a lograr su libertad condicional, estudia "dos vías jurídicas, una la de la revisión de grado que se tiene que hacer cada seis meses y que en el propio auto se establece, y la otra, la suspensión de la condena en el tribunal sentenciador". En estos momentos, analiza cuál de las dos puede ser "la vía más rápida y más eficaz".

Mientras tanto, pedirán a Castro que el traslado a Arrasate se materialice "cuanto antes" porque la resolución judicial no establece ninguna fecha, y en "unas condiciones que sean dignas, con garantías de que se va a hacer rápidamente y que no se va a hacer un recorrido por diferentes cárceles como suele ser habitual en cantidad de ocasiones". "Y si puede ser acompañado, mejor", ha apuntado.

El abogado ha lamentado que a Iparragirre no se le haya aplicado el artículo 104.4 del reglamento penitenciario, que establece que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

En este sentido, cree que "un escándalo" que el auto hable de "la presunta peligrosidad" del preso, "cuando él ya ha estado en libertad condicional durante un tiempo". Además, ha recordado que "la situación política ha cambiado a todos los niveles" porque ETA "ha abandonado la lucha armada y ha entregado las armas".

También lamenta que la resolución judicial hable del hecho de que el preso "tome o no retrovirales, cuando ya en la fase en la que se encuentra es intrascendente" que ingiera estos medicamentos, tal como "lo atestiguan los médicos forenses de la Audiencia Nacional y el perito del Colegio de Médicos" porque "no va a variar la gravedad ni la irreversibilidad de la enfermedad, y mucho menos todas las consecuencias neurológicas que puede tener en esta fase del sida".

Legalidad

A su juicio, estos argumentos suponen "una excusa" para no conceder a Ibon Iparragirre la libertad condicional y ha denunciado que, de esta forma, "se vulnera la legalidad". "Para algunos la legalidad es un chicle que se extiende o se encoge según los intereses políticos de un momento determinado y eso es inaceptable. No se puede buscar una rentabilidad política con el sufrimiento de ninguna persona y menos por parte de un Estado que se dice de Derecho y garantista", ha apuntado.

Para el letrado, su permanencia en segundo grado "supone un acto, desde el punto de vista jurídico, de aplicación de un trato cruel e inhumano que está proscrito en la propia Ley". "Ibon Iparragirre no tiene tiempo. Hay que sacarle de la situación en la que se encuentra porque cualquier enfermedad oportunista puede llevarle a la muerte", ha destacado.

Por su parte, Patricia Velez y Urtzi Errazkin han leído un texto en el que Etxerat reclama que se permita a Iparragirre "abandonar la cárcel para estar junto a los suyos y ser tratado de su enfermedad con garantías y respeto", ya que está en un estado "límite" y algunas de las consecuencias de su deterioro "son irreversibles".

"Resulta evidente que la situación de Ibon Iparragirre requiere de una mejora con extrema urgencia y, por esa razón, pese a la denuncia pública que realizamos del papel jugado por la Fiscalía y la Secretaría de Instituciones Penitenciarias, estamos obligados a asumir su traslado al centro Aita Menni", han afirmado.

Tras agradecer "a la sociedad vasca y los agentes políticos y sociales e instituciones que han realizado gestiones dirigidas a lograr la suspensión de condena", les ha emplazado a "seguir trabajando y a implicarse en mejorar la situación" del recluso. Además, han recordado que, en estos momentos, otros 21 presos tienen enfermedades graves y continúan en prisión. "Es imprescindible que salgan de la cárcel. Los queremos vivos y en casa", han concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos