Diario Vasco

Urkullu y Puigdemont coinciden en que «si la legalidad es un corsé, hay que cambiarla»

video

Urkullu y Puigdemont se saludan ante las cámaras / JON BERNARDEZ

  • El lehendakari y el presidente de la Generalitat se han reunido esta tarde en Barcelona antes de asistir al homenaje a las víctimas de Hipercor

Iñigo Urkullu y Carles Puigdemont han mantenido este lunes por la tarde su primera reunión oficial en el Palacio de la Generalitat de Barcelona. El lehendakari y el president de Cataluña han analizado la situación política en el encuentro de una hora de duración que han mantenido antes de asistir al homenaje a las víctimas del atentado de ETA en el supermercado Hipercor, del que hoy se cumplen 30 años. A pesar de que los caminos emprendidos por las instituciones vascas y catalanas han diferido en los últimos años, ambos dirigentes han coincidido en destacar que "la legalidad no es inmutable". "Si la legalidad se convierte en un corsé que ahoga las aspiraciones democráticas, no sirve para solucionar los problemas de las naciones y los pueblos y es preciso cambiarla y adaptarla", han señalado en una nota conjunta emitida tras la reunión.

El encuentro entre ambos mandatarios "ha permitido abordar con profundidad la situación en ambos países en el Estado y Europa", según indicaba el comunicado conjunto. Tanto el president Puigdemont como el lehendakari Urkullu han compartido diagnóstico ante la crisis institucional y la estrategia para avanzar en el objetivo prioritario del autogobierno de ambas naciones.

Han constatado las dificultades de avanzar ante la "estrategia de quietud" impuesta por el Gobierno español respecto a "las demandas de dos naciones, Catalunya y Euskadi, que quieren decidir su futuro". Ambos presidentes han compartido la reflexión de que "el Estado no puede imponer un determinado modelo territorial. Y que la apelación y el recurso permanente a la legalidad no van a resolver el problema territorial".

Asimismo, Urkullu y Puigdemot han coincidido en la reflexión de que "la legalidad no es inmutable; debe servir para resolver problemas políticos y sociales. Si la legalidad se convierte en un corsé que ahoga las aspiraciones democráticas, no sirve para solucionar los problemas de las naciones y los pueblos y es preciso cambiarla y adaptarla".

Ambos presidentes han acordado mantener una relación periódica para abordar conjuntamente las materias de interés común, así como profundizar en el conocimiento de las realidades propias y en el objetivo compartido de que el Estado "reconozca su realidad plurinacional".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate