Diario Vasco

Urkullu exige a la ONU que la paz sea «un derecho humano universal»

video

Urkullu, tras plantar un retoño del Árbol de Gernika junto al campo de concentración de Auschwitz / Irekia

  • El lehendakari ha plantado esta mañana un retoño del Árbol de Gernika junto al campo de concentración de Auschwitz

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reclamado este jueves a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que trabaje para que "la paz sea un derecho humano universal” en respuesta a las voces de guerra que vuelven a sonar en el ámbito internacional. En su último día de viaje oficial al campo de concentración de Auschwitz (Polonia), Urkullu ha participado en el acto de simbólico de la plantación de un retoño del Árbol de Gernika en el parque Zasole, a pocos metros del campo de exterminio nazi. La plantación de este árbol supone, según el lehendakari, "compartir el compromiso de convivencia en el futuro".

En el acto que se ha celebrado al mediodía en el parque Zasole han participado también la presidenta de las Juntas de Bizkaia, Ana Otadui; el alcalde de Oswiecim (localidad en la que se sitúa el campo de Auschwitz), Janusz Chwierut; y el presidente de la asociación APTCE, Enrique Villamor. Junto a ellos han estado representantes del Gobierno Vasco, de las Juntas Generales de Bizkaia, representantes del Museo Auschwitz-Birkenau, así como alrededor de 500 jóvenes vascos y polacos.

El lehendakari ha explicado que Auschwitz y Gernika, representan "un grito desgarrador" que perdura en el tiempo y que se mantiene de generación en generación. Ante los ojos de jóvenes de ambos pueblos y frente a la guerra y la violencia, ha destacado que "plantamos este árbol de Gernika en esta tierra de Auschwitz, afirmando nuestro compromiso y sembrando la esperanza en un mundo mejor, un mundo respetuoso con la vida, la dignidad y los derechos humanos de todas las personas".

En su discurso tras plantar el retoño, Urkullu ha hecho referencia a las diferentes voces de guerra que suenan en el ámbito internacional. En este sentido, ha "reclamado y exigido" a la ONU "la paz como derecho humano universal". "Desde la experiencia de sufrimiento vivida en el pasado, la silueta del árbol de Gernika simboliza la necesidad humana de paz, justicia y convivencia", ha apuntado.

Acto simbólico

A lo largo de la celebración del acto, se han escuchado los himnos de Europa, de la ciudad de Oswiecim y el de Euskadi. También ha sonado la música de Gernikako Arbola y dos dantzaris han bailado el 'Agurra' a las autoridades. Dos jóvenes (una chica euskaldun y un chico polaco) han regado el árbol para que pueda dar fruto. Finalmente, el alcalde de la localidad ha entregado al lehendakari una caja con tierra de Oswiecim como símbolo de hermanamiento entre pueblos.

Desde hace unos años, retoños del árbol de Gernika están repartidos por todo el mundo. Crecen como símbolo de libertad y anhelo de paz desde Nairobi a Nueva York, desde Buenos Aires al campo de concentración francés de Gurs y desde hoy, también en Auschwitz.

En el contexto del 80 aniversario del bombardeo de Gernika, y como muestra del compromiso inequívoco con la paz de la sociedad vasca, las Juntas Generales de Bizkaia han puesto en marcha una iniciativa que goza del apoyo del Gobierno Vasco y consiste en plantar retoños del Árbol de Gernika en espacios que simbolizan el anhelo de paz.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate