Diario Vasco

video

Miquel Iceta, secretario general del PSC, ayer en Bilbao. / MANU CECILIO

Iceta: «Cataluña acabará votando, pero en un referéndum constitucional pactado»

  • Miquel Iceta, Primer secretario del PSC, «Cuando me preguntan cuál es mi candidato digo que tengo tres y a todos ellos los voy a recibir igual para que se sientan cómodos y acompañados», afirma

Pocos recuerdan que Miquel Iceta hizo sus primeros pinitos en la política en el PSP de Enrique Tierno Galván allá por 1977. Al año siguiente se afilió a las Juventudes Socialistas. Hoy es primer secretario del PSC recién reelegido, no se va a pronunciar públicamente sobre los tres candidatos a las primarias de su partido y considera que que el PSOE puede cometer cualquier error salvo ser como la mujer de Lot, «que se convirtió en estatua de sal por mirar atrás».

-Se acaba de entrevistar con Idoia Mendia. ¿Comparten el criterio sobre el papel que los socialistas deben jugar en territorios como Cataluña y Euskadi?

-Somos partidos distintos, pero compartimos una idea básica como es la defensa del autogobierno en un Estado federal. El PSE, tras su pacto con el PNV, está dando estabilidad y aportando progresismo a un gobierno que tiene entre sus retos profundizar en el autogobierno.

-El nombre de tercera vía, de puentes para el acuerdo, suena bien para una conferencia, pero, ¿cabe esa posibilidad en Cataluña?

-Es el único futuro que nos queda, aunque la duda es si tardaremos mucho o poco en tomar ese camino hacia el acuerdo. Nosotros no defendemos la postura de los independentistas ni el inmovilismo del PP. Lo que hacemos es proponer ideas que pueden servir y que estamos dispuestos a debatir con otros. Tenemos mucho trabajo hecho, incluido un acuerdo de 2013 en Granada para una reforma federal de la Constitución.

-¿No es difícil perderse en la trayectoria del socialismo catalán de los últimos años? Se lo pregunto porque usted llegó a plantear que podría celebrarse un referéndum. ¿Qué fue de aquella idea? ¿En qué cajón se quedó? ¿En uno del PSC o en uno del PSOE?

-Hay un hilo conductor en lo que decimos. Nosotros defendimos un referéndum acordado y los independentistas optaron por un plebiscito unilateral. Sabemos que en algún momento habrá que votar porque el Estatuto que votamos los catalanes fue reformado después por el Tribunal Constitucional. Eso exisge una respuesta y nosotros pensamos que es una reforma de la Constitución. Eso exigirá una consulta en toda España sobre el cambio de la Carta Magna y otra en Cataluña sobre un nuevo acuerdo. La independencia es el último recurso y, por lo tanto, no tiene sentido que la primera pregunta sea si se está de acuerdo con la ruptura.

-En 2012 los delegados catalanes se volcaron con Carme Chacón, que perdió ante Alfredo Pérez Rubalcaba. Ahora parece que los votos están repartidos entre los tres candidatos. Usted prometió que iba a ser neutral durante todo el proceso. ¿Por qué?

-No es verdad que la mayoría fuera tan abrumadora. En las anteriores ganó Edu Madina y no Pedro Sánchez... Hay una tradición en el PSC que es el respeto al votante y a lo que pueda preferir. Cuando me preguntan a ver si tengo un candidato les respondo que tengo tres y mi papel es recibirlos a todos ellos, que se sientan cómodos y acompañados cuando van a Cataluña. Lo que quiero es que el debate sea rico y que a nadie se le olvide que los votos de todos los militantes valen lo mismo, vengan de donde vengan.

-Y yo que le recuerdo bailando para recibir a Pedro Sánchez...

-Los socialistas catalanes siempre hemos apoyado al secretario general. En toda circunstancia, fuera elegido en unas primarias o por los comités, que, por cierto, también tienen legalidad democrática. Y lo vamos a seguir haciendo. Ninguno de los tres candidatos debe tener la mínima duda de que quien sea secretario general tendrá ese apoyo.

-Ya que no tiene intención de romper su promesa le voy a recordar los calificativos con los que definió a los tres candidatos. Dijo que Susana Díaz es avasalladora, Pedro Sánchez un seductor y Patxi López una persona sólida. ¿Qué cualidad le gusta más para un secretario general de su partido?

-Lo voy a contestar con un tópico que además es lógico: un poco de cada uno porque todo tiene su importancia. De todas formas quedan dos meses largos para debatir, para decir qué quieren hacer ellos si están al frente del partido. Los militantes van a tener muchos elementos para opinar.

-Faltan dos meses, es cierto, pero ¿no cree que el domingo Susana Díaz parecía ya la ganadora, incluso la candidata a la presidencia del gobierno?

-Su horizonte debe ser ese, ser presidente, aunque para ello deba ser elegida secretaria general y luego candidata. Pero debemos pensar en ganar.

-Los socialistas alardean de las primarias en público, pero hay dirigentes que, en los despachos cuestionan este método de elección. ¿Tiene vuelta atrás?

-La democracia no puede dar miedo a nadie y un militante de nuestro partido sabe que tiene más poder que el militante de cualquier otro. Estamos en el número uno del ranking y eso ya es irreversible. Otra cosa es que debamos analizar la posibilidad de hacer algunos cambios en el caso del secretario general. Lo que ocurrió en octubre tiene que ver con que cuando se decidió la implantación de las primarias para elegir determinadas figuras no se tuvo en cuenta una situación en la que el comité federal, que también es legítimo, fuera hacia un lado y el secretario general hacia otro.

-La investidura de Rajoy estaba en cuestión... Ustedes, los socialistas catalanes votaron en contra, siguiendo las tesis de Pedro Sánchez.

-Le puedo asegurar que lo que nunca me hubiera imaginado es que una de las crisis más importantes entre el PSOE y el PSC, dentro del propio PSOE, fuera la investidura como presidente de un candidato del PP.

-Rompieron la disciplina de voto en esta cuestión, pero las aguas han vuelto a su cauce y se asegura que usted ha sido el artífice de la reconciliación con la gestora que preside Javier Fernández. También dicen que, dentro del PSC, usted es muy PSOE.

-No imagino a un PSC sin relación federal con el PSOE y tampoco al revés. Es verdad que hubo discrepancias, pero creo que siempre supimos que podríamos superarlo.

-¿De verdad cree que el PSC ha ganado peso político y no ha perdido soberanía?.

-Si el PSC no tuviera una relación federal su proyecto sería menos creíble en Cataluña, pero tiene esa relación y además con el segundo partido de España. El órgano bilateral que hemos creado pretende prevenir discrepancias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate