Diario Vasco

El plan de presos del Gobierno Vasco prevé un alejamiento máximo de 250 kilómetros

  • El Ejecutivo de Urkullu plantea suavizar la política penitenciaria «dentro de la legalidad»

  • Propondrá al Gobierno central que los reclusos de ETA puedan acercarse a diez cárceles próximas a Euskadi, una medida que desliga del desarme

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

A la espera de que ETA confirme su desarme definitivo el próximo 8 de abril, como han anunciado los intermediarios sociales del grupo de Luhuso, el Gobierno Vasco trabaja ya en un nuevo plan de presos, que ha hecho llegar al Ejecutivo de central, con el objetivo de promover un cambio en la política penitenciaria que acelere también la disolución de ETA. El plan, que se enmarca «dentro de la legalidad», contempla que el alejamiento de los reclusos tenga un límite máximo de 250 kilómetros con respecto a Euskadi, lo que llevaría implícito el acercamiento de más de dos centenares de presos, según ha podido saber este periódico. El Gobierno central, que es el que tiene la competencia sobre política penitenciaria, dispone ya de este documento, aunque por el momento no ha dado ninguna respuesta al Ejecutivo vasco. Tampoco parece que el actual contexto, con ETA a punto de consumar su desarme, sea el más propicio para que Rajoy realice movimientos en esta materia. Al menos a corto plazo.

El Gobierno Vasco quiere desligar este plan de presos del anuncio que realizaron el viernes los intermediarios sociales de Iparralde sobre el inminente desarme de ETA, entre otras cosas porque su elaboración es anterior a esa revelación. Fuentes del Ejecutivo de Urkullu consideran, no obstante, que suavizar la actual política penitenciaria podría contribuir decisivamente a que la banda avance hacia su disolución, después de acometer el desarme. Esa disolución, añadida a la entrega de armas, es también lo que Rajoy ha exigido a ETA en los últimos días, por lo que el Gobierno Vasco confía en que el Ejecutivo de Madrid no se cierre en banda a modificar la política penitenciaria una vez que se confirme el desarme.

La gestión de los tiempos será importante en este asunto, ya que Rajoy ha dejado claro que el desarme de ETA se llevará a cabo «sin ningún tipo de contrapartida», por lo que difícilmente tomará alguna decisión en los próximos meses que pueda interpretarse como un gesto hacia la banda o sus presos. El Gobierno Vasco es consciente de estas dificultades y ayer aclaró que sus reivindicaciones no se plantean en ningún caso como una «transacción» por el desarme de ETA, sino que son dos cuestiones «independientes», en palabras de Josu Erkoreka, portavoz del Ejecutivo de coalición PNV-PSE.

Erkoreka, que en una entrevista en Radio Euskadi no hizo mención al plan de presos elaborado por el Gobierno Vasco, sí explicó que la postura del gabinete de Urkullu en relación a la política penitenciaria «será la misma antes y después de la operación de desarme» porque «tiene relación con la legalidad, el humanismo y la oportunidad de imprimir una estrategia diferente para hacer posible un fin ordenado de la violencia».

Aclaró que, «cuando hablamos de un desarme sin contrapartidas ni condiciones, es evidente que no se puede exigir nada a cambio». Pero añadió que eso no anula que «quien considere que debe hacer otros planteamientos y otras reivindicaciones tenga pleno derecho a seguir haciéndolas». Erkoreka insistió en que no pedirán cambios en materia penitenciara en términos de «te doy algo para que me des, como si fuera una transacción», por lo que indicó que «todo lo que tenga que ver con la política penitenciaria tendrá su tratamiento propio».

Reclusos enfermos

Las líneas maestras del plan de presos que ha redactado el Gobierno Vasco son el «respeto a la legalidad» vigente -por lo que no habría que acometer ningún cambio normativo- y una reducción del alejamiento que se aplica en la actualidad a los reclusos de ETA. Para aminorar esta constante de la política penitenciaria de las últimas décadas, que el Ejecutivo de Urkullu considera que hay que superar tras el final de la violencia y el desarme de la banda, el plan propone el acercamiento de los 264 presos de ETA que actualmente cumplen condena en cárceles españolas a diez cárceles que no disten más de 250 kilómetros de Euskadi. Ahí se incluirían también centros penitenciarios como el alavés de Zaballa, que tendría espacio para incrementar su número de reclusos.

Otra cuestión sobre la que incide el plan del Gobierno Vasco es la situación de los presos gravemente enfermos, que cifra en una decena. Para estos reclusos se contempla una flexibilización de la política penitenciaria para que puedan ser tratados de su enfermedad en unas condiciones dignas o incluso que puedan recuperar la libertad.

El Gobierno de Rajoy no se ha pronunciado estos días sobre la política penitenciaria, más allá de incidir en que no habrá contrapartidas de ningún tipo al desarme de ETA, aunque el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, aseguró que no se pueden relacionar ambas cuestiones porque, «al final, se volvería a dar vueltas a de qué manera se obtiene cualquier precio político», una noria en la que el Ejecutivo de Rajoy no tiene ninguna intención de subirse. Alonso advirtió que «esa estrategia nunca ha funcionado» para debilitar a ETA, por lo que descartó que el Gobierno central vaya a entrar en ella a estas alturas.

Alejamiento o dispersión

EH Bildu, mientras, podría ver con buenos ojos cualquier iniciativa destinada a acabar con el alejamiento de los presos. Iñigo Iruin, abogado e histórico dirigente de la izquierda abertzale, defendió la semana pasada «ir abandonando el término dispersión para centrarnos en el alejamiento», en relación a una sentencia del Tribunal de Estrasburgo contraria al acercamiento a Euskadi de un recluso de ETA. Por su parte, Arnaldo Otegi, portavoz de EH Bildu, dijo ayer que «no espera nada de Madrid» en este tema porque «tratará de mantener su posición de sabotaje y provocación», aunque aseguró que «el escenario cambiará» tras el desarme. También dijo desconocer «hasta qué punto tratará de influir el PNV para provocar cambios».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate