Diario Vasco

Sortu y EA pactan rebajar el tono contra la Ertzaintza tras las diferencias en EH Bildu

Último acto. Un centenar de seguidores de Sortu se concentraron ayer ante la Ertzainetxea de Hernani.
Último acto. Un centenar de seguidores de Sortu se concentraron ayer ante la Ertzainetxea de Hernani. / MICHELENA
  • La izquierda abertzale niega que equipare a la Policía autonómica con la Guardia Civil, aunque mantiene la necesidad de «esclarecer las torturas» y ataca al Gobierno Vasco

Sortu y Eusko Alkartasuna pactaron ayer rebajar el tono contra la Ertzaintza tras las discrepancias afloradas entre los dos socios de la coalición EH Bildu. El portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, y el líder de EA, Pello Urizar, que había enmarcado en «el pasado» las concentraciones ante comisarías de la Policía vasca para denunciar las torturas, abordaron por la mañana el asunto en el Parlamento Vasco. Tras aclarar los términos, Rodríguez convocó por la tarde una rueda de prensa de urgencia en Donostia en la que precisó que las movilizaciones no han sido solo ante la Ertzaintza sino también ante cuarteles de la Guardia Civil y Policía Nacional, y en la que negó que equiparen a la Policía vasca con estos dos cuerpos. No obstante, Sortu se mantuvo firme en la exigencia de que se «esclarezcan las torturas» de la Ertzain-tza, y esgrimió, informe en mano, el documento del Gobierno Vasco que cifra en 311 los posibles casos.

La mañana fue más ajetreada de lo habitual en el despacho de EH Bildu en la Cámara de Vitoria. La habitual buena sintonía entre los socios de la coalición se había visto alterada por las críticas de EA a los actos de Sortu. Además, la polémica les pilló justo el día en que Rodríguez, Urizar y los responsables de Aralar y Alternatiba habían quedado en el Parlamento para abordar el proceso de refundación de EH Bildu.

Los responsables de Sortu y EA convinieron en la necesidad de rebajar el tono y no centrar el debate en las dos concentraciones ante la Ertzaintza, la del domingo en la comisaría de El Antiguo, con presencia de Rodríguez, y la organizada ayer tarde por Sortu de Hernani contra la Ertzainetxea de la localidad, que se celebró en silencio y sin incidentes, con asistencia de un centenar de personas. La izquierda aber-tzale quería que el foco se pusiera en la necesidad de investigar las denuncias de torturas y reparar a sus víctimas, y estaba viendo que el debate derivaba a una discusión sobre si había que concentrarse o no ante la Policía vasca. EA, por su parte, no se sentía cómoda en una polémica que le interpelaba indirectamente como copartícipe de la gestión de los años en que compartió gobierno con el PNV. La portavoz parlamentaria de EH Bildu, la independiente Maddalen Iriarte, también hizo votos para zanjar la cuestión aunque negó que hubiera «fisuras».

Tras aclarar los términos, ambos socios decidieron rebajar el tono y centrarse en lo que ambos comparten: «la necesidad de que se reconozca la realidad de las torturas y se investiguen». A ello se puso Rodríguez en la comparecencia vespertina en Donostia. El portavoz independentista aclaró que las concentraciones se enmarcaban en el 'día de la tortura', que se recordaba el pasado lunes, día 13, en el aniversario de la muerte en 1981 por torturas de Joxe Arregi, tras ser detenido por la Guardia Civil. El dirigente de Sortu precisó que las distintas concentraciones han sido, no solo contra la Ertzaintza, sino contra todos los cuerpos policiales citados en el informe del Gobierno Vasco, elaborado en colaboración con el forense Paco Etxeberria, que cifra en 311 los casos que afectarían a la Ertzaintza. El mismo domingo hubo una concentración contra el cuartel de la Guardia Civil en Bilbao y esta semana se han repetido actos similares contra el instituto armado en Ordizia o Tolosa, aclaró.

Otro «modelo policial»

También precisó que no buscan equiparar a la Ertzaintza con la Guardia Civil y la Policía Nacional, como le reprochaba EA, aunque sí dejó claro que aunque hubiera habido en la Policía vasca «un solo caso de tortura», ya sería motivo para pedirle responsabilidad. En todo respondió con un 'no' rotundo cuando se le preguntó si la izquierda abertzale «no quiere a la Ertzaintza». «Lo que no queremos es un modelo policial que repita el de la Guardia Civil y la Policía Nacional» si en un futuro logran que estos dos cuerpos se vayan de Euskadi.

En este sentido, cree que el Gobierno Vasco de PNV y PSE-EE ha utilizado la polémica para «proyectar una supuesta división o desavenencia» en EH Bildu, cuando la coalición vive las discrepancias internas «con absoluta naturalidad» y «respeto». Rodríguez se mostró duro con la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, y el portavoz, Josu Erkoreka, por escudarse en la ausencia de sentencias condenatorias contra la Ertzaintza. «Es como decir que Mikel Zabalza no murió ahogado y torturado porque no hubo sentencia», ilustró.

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, terció en el debate al afirmar que «la Ertzaintza no ha tenido casos de tortura», aunque sí ha habido algunos de lesiones, «y ha habido castigos por ello».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate