Diario Vasco

El PSOE aprueba el calendario propuesto por la Gestora con cinco votos en contra

vídeo

El presidente del Principado y de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, en el Comité. / Efe | Vídeo: EP

  • Fernández pide lealtad al partido socialista y llama a abandonar el «ombliguismo»

  • El partido socialista celebrará primarias en mayo y el Congreso Federal será los días 17 y 18 de junio

  • Susana Díaz apuesta por que el partido salga de su próximo Congreso «desacomplejado» y con un proyecto «ganador», pero no ha querido adelantar si se presentará a las primarias

El Comité Federal del PSOE ha aprobado con sólo cinco votos en contra la propuesta de la Gestora de que el 39 Congreso del partido se celebre los próximos 17 y 18 de junio, lo que lleva las primarias para elegir nuevo secretario general al mes de mayo. Así lo han indicado fuentes socialistas que han explicado que finalmente no se ha votado por un defecto de forma la propuesta del que fuera portavoz de Izquierda Socialista y aspirante a secretario general, José Antonio Pérez Tapias, de que las primarias se celebraran el 6 de marzo y el Congreso el 7, 8 y 9 de abril.

Pérez Tapias ha calificado de "arbitraria" y "antidemocrática" la decisión de la dirección del Comité Federal de vetar la votación de su propuesta por una interpretación "abusiva" de los estatutos del PSOE. La fecha del 39 Congreso Federal aprobada hoy -17 y 18 de junio- implica la celebración de elecciones primarias para elegir nuevo secretario general en mayo, así como un Comité Federal extraordinario a finales de marzo o principios de abril para convocar formalmente ese proceso.

Horas antes de la votación el presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, ha defendido que los meses que transcurran hasta el 39 Congreso del partido son necesarios para hacer una "reflexión" sobre el proyecto socialista y ha apelado a la "lealtad" de todos sus compañeros: "Si hacemos oposición unidos, gobernaremos unidos". Fernández no ha escatimado adjetivos para definir la "dura y áspera pugna política" que ha vivido y vive el partido.

El también presidente de Asturias ha lamentado que los ciudadanos se alejan del PSOE por el "ombliguismo" del PSOE, con "preocupación y enfado", y ha subrayado que lo quieren es que intenten "de verdad, no de manera impostada, sanar esa herida" que han creado "en la conciencia colectiva del partido". Por eso, se ha dirigido a los futuros candidatos al 39 Congreso, que se medirán en primarias en mayo, para pedirles "respeto entre ellos, a los procedimientos y al partido".

Hay que aceptar las decisiones

Fernández ha insistido en la lealtad, primero al partido, lo que supone "aceptar las decisiones que toman sus órganos de representación" de manera "democrática". Así, ha vuelto a defender la abstención ante el PP pensando en el interés del país y ha recalcado que cuando las "lealtades" ante las que se debe el PSOE -el partido, los votantes y el país- "entran en conflicto", siempre hay que poner "al país por encima de lo demás".

El presidente de la Gestora ha vuelto a defender que la abstención era "la menos mala" de las soluciones y ha lamentado que "no todo el mundo" le reconoció "el derecho a ser escuchado y la libertad a expresar" su posición. "Hubo quien construyó una atmósfera de intimidación, de un antagonismo ritualizado primario, agresivo, sobre todo en las redes sociales", ha denunciado, si bien ha subrayado que su ánimo este sábado no es el de la queja.

De esta manera, Fernández ha sido muy duro contra quienes se han presentado como los "guardianes de las esencias" esta crisis, presumiendo "pureza ideológica". Pero además, en lo que se puede entender también como una crítica al anterior secretario general, Pedro Sánchez, y sus defensores, ha subrayado que él no está seguro de "tener siempre la razón" ni cree que "representa a la totalidad ni tiene el monopolio de las buenas intenciones" ni se adjudica la exclusiva representación de "la parte sana del partido". Tampoco ha ahorrado autocrítica al señalar que después de las elecciones del 26 de junio todos los dirigentes sabían "lo que había que hacer", es decir, dejar gobernar el PP, pero no cómo "ganar el congreso" después de tomar esa decisión.

A partir de aquí, se ha mostrado convencido de que el PSOE puede recuperar su fuerza, porque es "el único" partido que hoy tiene "un planteamiento alternativo a la derecha liberal, el nacionalismo identitario y el populismo". Y ha defendido que puede hacerlo desde la oposición, un lugar donde "no hay victorias que celebrar, ni cargos que repartir", sino "trabajo, esfuerzo y tesón". "Pero yo os digo que si la hacemos unidos, si hoy hacemos oposición unidos, mañana gobernaremos unidos", ha afirmado.

Llegar a acuerdos a derecha e izquierda

Para esta tarea, ha situado el acuerdo como el objetivo político y ha avisado de que la "incapacidad" para pactar "se paga siempre y a un precio muy alto", porque implica la "degradación de las instituciones". Y ha defendido que en ocasiones será bueno llegar a acuerdo con el Gobierno y, en otras, con el resto de partidos de la oposición y frente al PP.

Fernández ha subrayado que lo difícil no es hacer oposición, sino hacer de la oposición un espacio político que les haga "verosímiles" ante los ciudadanos como futuro partido de gobierno. Y, para ello, ha defendido que el PSOE no puede olvidar su historia, de dónde viene, ni dejar de "reconocer" a sus dirigentes que "hicieron posible la idea ilustrada de la España moderna", y ha insistido en que tiene ahora que reflexionar para ofrecer respuestas a los ciudadanos.

De esta manera, ha respondido a quienes defienden que no es necesario un nuevo debate político, porque el PSOE ya lo hizo en la Conferencia Política de noviembre de 2103, subrayando que en estos tres años han pasado muchas cosas en España. Entonces, ha dicho, España no crecía al 3%, ni había emergido Podemos a la "izquierda" del PSOE, ni la crisis con Cataluña tenía la gravedad de ahora ni había ocurrido el Brexit. Por eso, ha defendido que llevar el Congreso a junio no es "dilatar" el proceso y "olvidar" lo ocurrido en los últimos meses. Se trata ha dicho, de hacer "un debate profundo" en lugar de otro "de brocha gorda".

El discurso de Fernández, que ha hablado sin papeles en el atril, ha sido seguido con mucha atención. Algunos miembros de Comité Federal tomaban notas de su intervención, que ha sido aplaudida en varias ocasiones, aunque no por todos. En las primeras filas se ha podido ver con gesto serio a la presidenta de Baleares, Francina Armengol, y las líderes del PSOE en Madrid, Sara Hernández, y Euskadi, Idoia Mendia, tres de las dirigentes que defienden que el Congreso debe ser en abril.

Un partidario de celebración de primarias en Ferraz.

Un partidario de celebración de primarias en Ferraz. / Efe

Precisamente ha sido Armengol la más crítica de todos. Considera que es "un error" que el Congreso del PSOE sea a mediados de junio y ha pedido que se pueda discutir con serenidad y votar sobre "las dos formas de entender el PSOE" y los "dos proyectos" dentro del partido. Mantiene que la Gestora que dirige el partido tiene que ser "interina" y que su "única función es convocar el Congreso lo más rápido posible" porque, a su juicio, "es lo que pide la militancia a voces".

Susana Díaz apuesta por un PSOE sin "complejos"

Todo lo contrario que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha apostado por que el PSOE salga de su próximo Congreso del mes de junio "desacomplejado" y con un proyecto "ganador" que no se resigne a ser el primer partido de la izquierda y sea de nuevo alternativa al Gobierno del PP. Lo que no ha querido es adelantar si se presentará a las primarias para liderar el PSOE: "Esto no se trata de mí. Siempre estaré donde digan mis compañeros y compañeras. Hoy no estamos en eso". Díaz, eso sí, ha aplaudido el discurso "formidable y brillante" en esta reunión del presidente de la Gestora. "Muchos nos hemos identificado con sus palabras, en la necesidad de que el PSOE sea más PSOE que nunca", ha remarcado Díaz.

La líder de los socialistas andaluces considera que el Congreso de junio debe ser un "punto de inflexión" para el partido en el que se abandonen las "derrotas electorales" gracias a un proyecto "integrador, "desacomplejado" y "ganador". "El PSOE no está para ser el primero de la izquierda ni para condicionar las políticas de la derecha", ha alertado Díaz quien, sin embargo, sí ha valorado la posición política de su partido en el Congreso de los Diputados que ha permitido la subida del salario mínimo o "tumbar" las reválidas.

Ha insistido en que por su parte no es momento de hablar de su posible candidatura para sustituir a Pedro Sánchez en la Secretaría General del partido. "Cuando llegue el momento de esas candidaturas todas las personas que lo deseen tendrán la libertad de presentarse", ha remarcado Díaz, que ha reiterado que en este momento no va a entrar en ese debate, al tiempo que ha dejado claro que lo que hagan los demás es "irrelevante" para ella. Por eso ha restado importancia a esa ronda de visitas que va a realizar por invitación de algunas federaciones del PSOE y que ha enmarcado en un trabajo habitual como dirigente de los socialistas andaluces. "No hay más, no le saquen más punta al lápiz, que no hay más", ha bromeado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate