Diario Vasco
Borja Sémper.
Borja Sémper. / LUSA

Sémper ve con buenos ojos la fórmula de primarias de Cifuentes para el PP

  • Alfonso Alonso, por contra, respalda el sistema mixto que propugna el sector oficial del partido para elegir al líder nacional

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

El desafío de Cristina Cifuentes a Mariano Rajoy al exigir primarias en el PP ha aterrizado también en Euskadi de la mano de Borja Sémper. El presidente de los populares guipuzcoanos, y portavoz parlamentario de la formación vasca, secundó ayer la propuesta de la presidenta de la Comunidad de Madrid de que los afiliados voten también al líder nacional del partido. Un órdago en toda regla que Cifuentes lanzó al presidente del Gobierno central y que, sin embargo, no alcanza el respaldo de la gran mayoría de las organizaciones regionales, incluida la del PP vasco.

A título personal, Sémper defendió una estructura más «abierta y participativa» de cara al congreso nacional que celebrará el PP los próximos 10, 11 y 12 de febrero. ¿Cómo? A través de la fórmula 'un militante, un voto'. A su juicio, «tiene sentido» que sea la propia militancia de la formación quien elija en última instancia al presidente del partido. «Los estatutos del PP deben reflejar un partido que da voz a sus militantes, como lo hace ahora, pero quizá ensanchando más esa posibilidad», manifestó el dirigente popular.

Sémper dio un paso más allá y ratificó la propuesta de la presidenta de la Comunidad de Madrid de que sean las bases del PP quienes tengan la última palabra en la elección de su máximo líder; una fórmula que Sémper respalda porque, según sus propias palabras, él fue designado mediante esta fórmula en dos ocasiones como presidente del partido en Gipuzkoa. «La verdad, la música me suena bien», aseguró.

No obstante, el portavoz parlamentario rechazó que la propuesta de Cifuentes sea un pulso a Mariano Rajoy. En su opinión, es una oportunidad para «abrir el debate» en el próximo cónclave. «Cifuentes tiene muy buena sintonía con Rajoy», zanjó.

El PP vasco, con Maillo

Cristina Cifuentes, en contraposición al proceso que defiende el sector oficial del PP, apuesta por unas primarias puras. Sin embargo, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, planteará en el congreso de febrero el sistema mixto -bautizado como «segunda vuelta»- con el que aspira a elegir a los próximos dirigentes de la formación.

Esta receta para elegir líder consta de dos fases. En una primera vuelta serán los propios afiliados quienes decidan mediante su voto al candidato más adecuado para tomar las riendas del PP. Los protagonistas de la segunda votación, sin embargo, serán los compromisarios -elegidos por la misma militancia-, que designarán al presidente entre aquellos aspirantes que logren obtener al menos el 10% de los sufragios. La presidenta de la Comunidad de Madrid, por su parte, defiende que sean también los militantes quienes voten en la segunda ocasión.

Desde el PP vasco, con Alfonso Alonso a la cabeza, ven con buenos ojos el sistema mixto que propone Maillo porque conjuga la participación de las bases con un sistema de representación que simbolizan los compromisarios. Además, explican las mismas fuentes, si uno de los aspirantes logra más del 50% de los votos emitidos por los afiliados, éste se convertirá en candidato único de cara al congreso nacional, por lo que un aspirante a presidir el PP podrá ser designado directamente por las bases al ser ratificado en la segunda vuelta por los compromisarios.

En la misma línea que el PP vasco, la propuesta de 'un militante, un voto' cosechó un rechazo casi general entre las organizaciones territoriales del partido, según informa Ramón Gorriarán. No obstante, ha servido de rampa de lanzamiento con la vista puesta en la sucesión de Mariano Rajoy a su promotora, Cristina Cifuentes. La presidenta de la Comunidad de Madrid negó que la enmienda que presentará en el congreso de su partido sea «un reto» a Mariano Rajoy, y quien quiera hacer esa lectura, subrayó, solo tiene «ganas de enredar». Pero no es menos cierto que el nombre de Cifuentes adquirió un protagonismo que no tenía en el debate interno de los populares.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate