Diario Vasco

'Kantauri', primer etarra que lleva la dispersión al Tribunal de Derechos Humanos

'Kantauri', en un juicio en la Audiencia Nacional.
'Kantauri', en un juicio en la Audiencia Nacional. / EFE
  • El exdirigente de la banda alega una «vulneración del derecho familiar» ante la Corte de Estrasburgo tras agotar las vías legales en España

El caso del exjefe militar de ETA José Javier Arizkuren Ruiz, 'Kantauri' es el primero en llegar al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo en contra de la política de dispersión. Cumple 82 años de condena por tres asesinatos y otras tres tentativas -entre ellas la del Rey Juan Carlos en 1995.

El exdirigente de la banda terrorista, natural de Pamplona, ha pasado por cárceles de Sevilla y Cádiz. Ahora está en Murcia. Su petición de acercamiento a Euskadi, como las cursadas por otros miembros de ETA, ha pasado por Instituciones Penitenciarias, que la rechazó, por el Juzgado de Vigilancia, que se pronunció igual, y por la Audiencia Nacional antes de acudir al Constitucional, que igualmente desestimó sus demandas.

Arizkuren se convierte así en el primer preso de ETA que ha visto denegadas todas las vías judiciales internas y que ha optado por recurrir al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, del que todavía no ha recibido respuesta.

Su abogada, Amaia Izko, sostiene que es un caso de «vulneración del derecho familiar». Ese es el «eje fundamental» de la demanda interpuesta. Se trata de plantear «lo que supone realmente la dispersión para el derecho a las comunicaciones con la familia, qué obstáculo es y cómo ese obstáculo no es legal ni está justificado», ha manifestado a la Cadena Ser. A su juicio, esta política de dispersión «es ilegal porque no tiene apoyo en la legislación española y no está justificado porque esa necesidad en su aplicación para la lucha contra ETA ya no se sostiene».

La letrada ha anunciado por ello que habrá más casos en Estrasburgo por dispersión y ha mostrado su esperanza en el pronunciamiento de este Tribunal debido a que ya «ha mostrado su preocupación en más de una ocasión», algo que «de entrada es alentador».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate