Diario Vasco

La izquierda abertzale se abre al diálogo institucional con la cúpula judicial vasca

Ibarra charla con Goirizelaia y la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un seminario sobre Justicia y convivencia.
Ibarra charla con Goirizelaia y la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un seminario sobre Justicia y convivencia. / TELEPRESS
  • Arzuaga y Goirizelaia aceptaron la invitación del presidente del Tribunal Superior, con el que mantuvieron una primera cita en noviembre

. Algo se ha movido, sin alharacas pero significativamente, en las relaciones entre nulas y conflictivas que ha mantenido durante décadas la izquierda abertzale con la cúpula de la Judicatura vasca como poder del Estado. El pasado 24 de octubre, EH Bildu envió por primera vez una delegación oficial a un acto de fuerte calado simbólico como la apertura del Año Judicial, la ceremonia que cada doce meses convierte el Palacio de Justicia de Bilbao en punto de encuentro de magistrados, fiscales, abogados y dirigentes institucionales y partidarios. La coalición estuvo representada en el festejo por la vicepresidenta primera de la Mesa de la Cámara vasca, Eva Blanco, y dos parlamentarios con un peso político específico: Julen Arzuaga, miembro entre otras de la comisión de Derechos Humanos, y la letrada Jone Goirizelaia. El gesto se vio apuntalado apenas dos semanas después, cuando ambos se reunieron en su despacho con el presidente del Tribunal Superior, Juan Luis Ibarra, para intercambiar impresiones con él sobre cuestiones que afectan a la Administración de Justicia en la recién inaugurada legislatura vasca.

Fue Ibarra quien aprovechó las salutaciones en el Año Judicial para invitar a los representantes de EH Bildu a mantener un encuentro si consideraban que podía resultarles útil en su labor parlamentaria. La celebración de la cita marca en sí misma un punto de inflexión en la profunda y duradera distancia abierta entre la izquierda abertzale y la Magistratura en Euskadi. Pocos políticos han pisado tanto los tribunales como los abogados históricamente vinculados al MLNV, bien por ejercer tareas de defensa de los presos de ETA o bien por ser ellos mismos enjuiciados en algunos casos por vinculación con la violencia. El universo judicial acaba dando pie a relaciones singulares que probablemente no tendrían lugar en otros ámbitos de la vida pública: ha sido habitual contemplar a Iñigo Iruin o a la propia Goirizelaia moverse con naturalidad profesional por los pasillos, por ejemplo, de la Audiencia Nacional. Pero el contacto personal con quienes operan en la Administración judicial nunca había llegado a derivar en una vía de diálogo institucional entre la dirección política y parlamentaria de la izquierda abertzale y la cúpula de la Magistratura, que en el País Vasco se encarna en el Tribunal Superior. Arzuaga admitió en la apertura del Año Judicial que ahora sí se dan las condiciones para que «los nudos» del pasado se puedan romper.

La herida de Lidón

Esta normalización de relaciones no habría sido posible sin el cese definitivo del terrorismo etarra. El cuestionamiento por parte de la izquierda abertzale de los jueces como instrumentos del Estado ajenos y opuestos a la realidad vasca y sucesivas campañas de hostigamiento contra los togados ensancharon la brecha que ya existía entre ambos mundos, en tanto que la Justicia perseguía los delitos cometidos por ETA y su entorno político y sociológico. La herida sangró como nunca con el asesinato de José María Lidón hace 15 años. Los terroristas consumaron su amenaza sobre la Judicatura vasca, la única de toda Europa que tuvo que ejercer desde entonces protegida por guardaespaldas.

La presencia formal de EH Bildu en la apertura del curso judicial y su despacho posterior con el presidente del Tribunal Superior inicia un camino de deshielo. Y lo hace a través del diálogo, enmarcado en la actividad institucional, de dos veteranos profesionales del Derecho, con posiciones muy lejanas durante años, como Juan Luis Ibarra y Jone Goirizelaia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate