Diario Vasco
Javier de Andrés.
Javier de Andrés. / EFE

De Andrés invitará a su toma de posesión al lehendakari, que valorará si envía representación

  • La Delegación del Gobierno en Vitoria acogerá el lunes un acto que estará encabezado por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría

La supuesta distensión institucional que se ha producido en las últimas semanas entre los gobiernos vasco y central tendrá un buen termómetro en la toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés, que se celebrará el próximo lunes en Vitoria. La Delegación enviará en los próximos días las invitaciones para dicho acto a los principales representantes de las instituciones vascas, entre los que se encuentra en lugar preferente el lehendakari, Iñigo Urkullu, que valorará entonces si asiste en persona o delega la representación del Gobierno Vasco en algún consejero, según fuentes de Lehendakaritza. También cabe la opción de que ningún representante del Ejecutivo vasco asista a la toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno porque, según consideraron fuentes del gabinete de Urkullu tras conocerse el nombramiento de De Andrés, ese cargo es «un anacronismo que no tiene razón de ser en el actual Estado de las Autonomías». Destacaron también que «el lehendakari es, según el ordenamiento jurídico, el representante ordinario del Estado en Euskadi».

Con esta situación de partida, si el Gobierno Vasco decide enviar una representación de alto nivel a la toma de posesión de De Andrés -que tendrá lugar el lunes a las 11.00 horas en la Delegación del Gobierno en Vitoria-, recogerá el guante ante un nombramiento que se ha interpretado como un gesto de buena voluntad del Ejecutivo de Rajoy hacia las instituciones vascas. Sobre todo, porque el dirigente alavés ha sustituido en el cargo a Carlos Urquijo, un delegado del Gobierno que se convirtió en el azote de los partidos nacionalistas en la anterior legislatura y cuya relación institucional con el Ejecutivo de Urkullu fue prácticamente inexistente.

Si el Gobierno Vasco finalmente está presente en el acto del lunes, sus representantes tendrán la ocasión de coincidir con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que encabezará la toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en Euskadi. Con la remodelación que se ha producido en el último gabinete de Rajoy, las delegaciones autonómicas del Gobierno ya no dependen directamente del Ministerio de Interior, como hasta ahora, sino que su gestión ha sido asumida por el Ministerio de Presidencia y para las Administraciones Territoriales, que ostenta precisamente Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta y el líder del PP vasco, Alfonso Alonso, han sido los principales valedores del relevo de Urquijo por De Andrés, para favorecer un mayor entendimiento con las instituciones vascas.

El nuevo delegado del Gobierno anunció ayer que tiene intención de telefonear al lehendakari próximamente para mantener un primer contacto con el máximo representante del Ejecutivo vasco. Pero antes, de forma protocolaria, enviará a Urkullu la invitación oficial para que asista a su toma de posesión. Fuentes de la Delegación del Gobierno precisaron que estas invitaciones también se harán llegar a otros representantes institucionales vascos, así como a miembros de la judicatura y de distintos ámbitos de la sociedad vasca.

Primera tesitura

Esta será la primera vez que Urkullu se vea en la tesitura de decidir si envía representación institucional a la toma de posesión de un delegado del Gobierno, ya que cuando se produjo el anterior nombramiento, el de Carlos Urquijo en enero de 2012, todavía era lehendakari el socialista Patxi López. En aquella ocasión, el propio López tampoco asistió a la toma de posesión de Urquijo, pero el Gobierno Vasco estuvo representado por los consejeros de Interior, Rodolfo Ares, y Justicia, Idoia Mendia. En representación del Ejecutivo central asistió el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

De Andrés valoraría la presencia del lehendakari o de algún representante del Gobierno Vasco en su toma de posesión, pero tampoco le otorga una importancia capital para el devenir de las relaciones institucionales que se tienen que forjar a partir de ahora. El nuevo delegado del Gobierno, en declaraciones a este periódico, restó también relevancia al posicionamiento del Ejecutivo vasco en contra del cargo que desempeña, cuando afirmó que es «un anacronismo» y recordó que «la representación ordinaria del Estado le corresponde al lehendakari».

De Andrés replicó que «el Gobierno Vasco y el PNV saben perfectamente que la Administración del Estado tiene que tener equipos que desarrollen la actividad del Gobierno central en el ámbito de sus competencias. Esas funciones son necesarias, imprescindibles, y debe ser una persona dependiente directamente del Gobierno de España la que gestione esas funciones». Aclaró que «eso no quita para que el lehendakari sea el máximo representante del Estado en la Comunidad Autónoma Vasca y quien asume también la representatividad del Gobierno Vasco. Pero son dos cosas distintas que requieren equipos diferentes».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate