Diario Vasco

El centrista Etchegaray, alcalde de Baiona, se perfila para liderar la Mancomunidad de Iparralde

  • Sería elegido presidente el día 23 por los 233 miembros de la primera institución política vascofrancesa, que echó a andar el pasado día 1

El alcalde de Baiona, el centrista Jean-René Etchegaray, se perfila como el presidente de la nueva Mancomunidad Única de Iparralde, en vigor desde el día 1 y convertida en la primera institución propia del País Vasco francés. Etchegaray sería elegido el lunes día 23 en la capital labortana. El regidor bayonés ha sido uno de los políticos que más se ha implicado en el largo proceso para que las diez mancomunidades vascofrancesas se unieran y formaran la Communauté Pays Basque-Euskal Herri Elkargoa. Asimismo, recientemente se ha posicionado contra las detenciones de la Policía francesa y la Guardia Civil de los cinco vascofranceses que pretendían ayudar al desarme de ETA.

Con el inicio de 2017, la Mancomunidad de Iparralde va cogiendo forma una vez que ha comenzado a funcionar. El País Vasco francés se convierte así en una entidad política, aunque sin llegar al nivel de una comunidad autónoma, pero con competencias como desarrollo económico, transportes, vivienda, medio ambiente o la gestión de los residuos. Etchegaray también pretende que la política lingüística, en este caso la promoción del euskera, pueda impulsarse también a través del nuevo organismo, que seguirá integrado en el departamento de Pirineos Atlánticos y la gran región de Nueva Aquitania. Etchegaray (Briscous, 1952) es miembro del partido centrista Union des Démocrates et Indépendants (UDI) y es doctor en Derecho Público. Es presidente también del Consejo de Electos del País Vasco francés y dirige la principal ciudad de Iparralde.

El día 23, los 233 miembros de la asamblea de la nueva institución deben elegir al presidente de consenso, presumiblemente Etchegaray. También tendrán que nombrar a los 69 representantes de la Comisión Permanente y los 25 de la Comisión Ejecutiva, órgano principal de gestión de las competencias. La asamblea debe aprobar en abril, asimismo, el presupuesto, de unos 200 millones de euros.

La Mancomunidad de Iparralde puede jugar un papel importante en el impulso al desarme de ETA. En los documentos de la banda conocidos tras la detención en Luhuso de los cinco ciudadanos que querían inutilizar armas, se resaltaba la necesidad de cobertura política de las instituciones vascas. Se citaba al Gobierno Vasco, al Ejecutivo de Navarra y también a la Mancomunidad de Iparralde. En este caso, además, se ha constatado la existencia al otro lado de la muga de un amplio y plural apoyo a la demanda de que el Gobierno de Francia colabore con ETA en la entrega y destrucción de arsenales.

La creación de la mancomunidad viene avalada por el apoyo de un 70% de ayuntamientos, que representan al 66% de los alrededor de 300.000 habitantes, tal y como exigía París.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate