Diario Vasco

Dos detenidos en Gipuzkoa por yihadismo

La Guardia Civil introduce al detenido en Irun en un coche.
La Guardia Civil introduce al detenido en Irun en un coche. / EFE
  • Tras la captura de un radical del Estado Islámico en Irun, un ciudadano marroquí de 24 años de edad ha sido arrestado esta tarde en la capital guipuzcoana

Tercer golpe de las fuerzas de Seguridad contra el Daesh este miércoles. Tras la captura de un radical del Estado Islámico en Irun y de un yihadista inspirado en el 11-M en Aranjuez, agentes de la Brigada Provincial de Información de la Comisaría Provincial de San Sebastián han arrestado esta tarde en la capital guipuzcoana a un ciudadano marroquí de 24 años de edad que estaba en busca y captura «por su destacada participación en el área de propaganda, apología y adoctrinamiento de la organización terrorista Daesh».

«La actividad del arrestado se desarrollaba fundamentalmente a través de Internet y redes sociales, consistiendo en la publicación de vídeos, soflamas y escritos de apoyo a Daesh. Los círculos y ambientes en los que realizaba su actividad favorecían su labor de captación sobre personas susceptibles de exclusión social», según el Ministerio del Interior.

Previamente, la Guardia Civil había concluido poco después de las tres de la tarde el registro del domicilio en Vitoria del supuesto yihadista detenido en Irún, en la frontera con Francia, cuando regresaba con su camión de Alemania, país en el que mantenía contactos con otras personas radicalizadas. El hombre reside en la capital alavesa, por lo que sobre la una de la tarde ha sido trasladado a esta ciudad para proceder al registro de su vivienda, ubicada en la calle Paraguay.

Mientras la Guardia Civil efectuaba el registro, que se ha prolongado durante unas dos horas, ha llegado al domicilio la mujer del detenido, que ha intentado acceder a su casa, pero los agentes se lo han impedido.

Según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, el detenido en Irún es Allal El Mourabit. El hombre, que se radicalizó fundamentalmente en internet, mantenía también contactos con radicales de Siria y tenía su residencia en Vitoria, aunque viajaba mucho por trabajo. Su arresto se ha producido en el marco de la operación Barrad III, llevada a cabo por la Guardia Civil en el marco de la misma investigación que permitió detener meses atrás a otros dos supuestos terroristas en Pamplona (Navarra) y Calahorra (La Rioja). Al parecer, El Mourabit habría intentado viajar a Siria para enrolarse en las filas del Dáesh.

Aranjuez

Otro operación contra el islamismo radical ha tenido lugar esta misma madrugada en la localidad madrileña de Aranjuez, en esta ocasión dirigida por la Policía Nacional, que ha detenido a un yihadista obsesionado con los atentados del 11-M. Los agentes han descubierto que idolatraba a cuatro de los terroristas que se suicidaron en el piso de Leganés, a los que aspiraba a emular, según han destacado mando de la investigación en la que ha participado también el CNI.

El marroquí arrestado es considerado por la Policía un «peligroso actor solitario», ya que, además de haber hecho el juramento de lealtad al Daesh, no tenía ningún tipo de preocupación por ser descubierto ni por su seguridad, un paso que los expertos consideran muy avanzado en el proceso de radicalización. El yihadista, de hecho, se autoadiestraba en internet para cometer atentados terroristas, aunque no consta que, por el momento, hubiera madurado un plan concreto ni que hubiera conseguido armas ni explosivos.

Mandos del operativo destacaron el hecho de que los atentados de lo trenes de Madrid de 2004 se hayan convertido en referente de miembros del Estado Islámico. Aquella masacre fue cometida por una célula inspirada en Al Qaeda, un grupo que no goza de las simpatías del Daesh.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate