Diario Vasco

El PSE no compromete su apoyo expreso a una posible candidatura de Pedro Sánchez

  • Eguiguren sugiere la necesidad de rescatar el entendimiento entre socialistas vascos y andaluces

  • Defienden que el PSOE debe volcarse en trabajar para construir un proyecto, más allá de quién lo lidere

Los socialistas vascos no comprometen su apoyo expreso a una posible candidatura de Pedro Sánchez si se presentara finalmente a unas primarias para volver a ocupar la secretaría general del PSOE. El PSE-EE, que dio su apoyo mayoritario al exlíder en las primarias de 2014, oficialmente se limita a apuntar ahora que aún no hay ningún candidato a nada y que, además, como ha ocurrido en otras primarias, la dirección del PSE no tomará ninguna posición.

Su postura oficial se enmarca en defender que se trabaje para construir un proyecto, más allá de quién lo lidere. La secretaria general del PSE-EE, de hecho, mantiene que la gestora socialista debe conjugar cómo hacer un congreso cuanto antes y hacerlo «en condiciones». Cree que el PSOE tiene que tener un proyecto de partido y de país «para ofrecer al conjunto de España» desde el afán por convivir juntos, como país plural dentro del actual marco constitucional. Después, defiende, vendrá el debate sobre quién encabece o lidere ese proyecto.

El papel de la gestora del PSOE lo enmarca en la tarea de convocar un congreso, como lo mandatan los estatutos del partido, es decir, cuando dimite el secretario general o la mitad más uno de los miembros de la Ejecutiva federal. Esa cita entienden que debe ser un congreso ordinario en el que se elabore una ponencia política, tras la que vendrán las primarias.

En medio del debate sobre los liderazgos, Jesús Eguiguren sugiere la necesidad de rescatar la relación entre socialistas vascos y andaluces. El expresidente del partido en Euskadi lo verbalizó así hace poco más de una semana ante el comité nacional del PSE-EE, convocado para validar el acuerdo de gobierno de coalición con el PNV. Su pensamiento es que no cabe un PSOE sin un entendimiento entre la federación vasca y la andaluza, la más numerosa del partido. Sus palabras, pronunciadas ante los cargos internos del partido en Euskadi, se refieren a la necesidad de recuperar una relación entre ambas federaciones, que en estos momentos se puede decir que se mantiene, a secas y con indisimulada frialdad.

En este escenario, si hay alguien que podría intermediar para retomar esa conexión histórica entre el PSE y el PSOE andaluz son personas como el exlehendakari Patxi López u otros socialistas vascos que conocen a la presidenta andaluza, Susana Díaz, de sus tiempos en las juventudes del partido, como el propio secretario de Organización del PSE, Miguel Ángel Morales, o el alcalde de Portugalete, Mikel Torres, entre otros.

Preguntado por las relaciones del PSE con el socialismo andaluz, el exlehendakari aseguraba recientemente a este periódico que «en el PSOE siempre ha habido una muy buena relación norte-sur» y que, de hecho, esperaba que la siga habiendo, a pesar de la delicada situación vivida desde el comité federal del pasado 1 de octubre que acabó con la dimisión del secretario general del PSOE.

Tres días después de aquellas palabras de Eguiguren, casualmente, el líder del PSC, Miquel Iceta, mantenía un encuentro de deshielo con la presidenta andaluza con la intención de engrasar las relaciones resquebrajadas también en Cataluña tras ignorar el partido la decisión del comité federal del PSOE y negarse a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy. Tanto Iceta como la líder vasca, Idoia Mendia, se incluían entre los barones contrarios a las maniobras que terminaron derrocando a Pedro Sánchez y de las que ya pocos dudan que la andaluza fue cerebro y ejecutora. Y con ambos, Susana Díaz ha tenido gestos los últimos días.

Elogios al pacto

En el caso de Mendia, volcada en las últimas semanas en tejer el acuerdo de coalición con el PNV, no hay, de momento, programado ningún encuentro oficial o extraoficial con la presidenta de la Junta de Andalucía, en tanto que 'lideresa' del partido en la federación más numerosa. Como señal de entendimiento, la líder andaluza se ha volcado en destacar las bondades del pacto PNV-PSE. Esa actitud, sin embargo, ha causado cierta sorpresa en algunos socialistas vascos que recordaban ayer el cruce de reproches que hace un año intercambiaron ambas líderes por el cuestionamiento del Concierto Económico y del Cupo, al reclamar Díaz «modular» el pacto vasco porque, según dijo, «supone un desequilibrio». En un tono conciliador, la presidenta andaluza ha elogiado estos días el pacto de coalición, calificándolo de «razonable» y ha llegado a asegurar que «abre una puerta» para la búsqueda de soluciones al problema territorial de España.

Los socialistas vascos reconocen que hasta ahora han tenido perspectivas diferentes sobre cuáles eran las soluciones que necesita el PSOE en los últimos meses. Pero, a su vez, aseguran que no van a estar siempre «mirando al pasado».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate