Diario Vasco

Erkoreka, hombre fuerte de Urkullu

La mano derecha de Urkullu
  • Además de repetir como portavoz, ocupará la cartera de Gobernanza Pública y Autogobierno

Josu Erkoreka Gervasio, un peso pesado del PNV y hombre fuerte del gabinete de Iñigo Urkullu, volverá a ejercer la portavocía vasca desde la que durante cuatro años ha denunciado sin descanso el centralismo "agresivo e invasivo" del Gobierno de Mariano Rajoy.

Además de repetir como portavoz, ocupará la cartera de Gobernanza Pública y Autogobierno, la nueva denominación de un departamento del que se desgaja Justicia, que pasará a manos de la consejera socialista María Jesús Carmen San José, que asume también Trabajo.

La importancia que otorga el nuevo gabinete de Iñigo Urkullu a desarrollar el autogobierno vasco en esta legislatura queda en evidencia al pasar a manos de Erkoreka, que será el encargado de impulsar la aspiración de alcanzar un "nuevo pacto estatutario de futuro" con el Estado, que sea aprobado primero por el Parlamento autonómico y ratificado después por la sociedad vasca, como anunció ayer el lehendakari.

Erkoreka, casado y con dos hijos, nació en la localidad vizcaína de Bermeo el 3 de julio de 1960. Es doctor en Derecho y tiene una dilatada carrera política desde que en el año 2000 fuera elegido por primera vez diputado al Congreso por el PNV, grupo del que fue portavoz durante tres legislaturas.

Fue uno de los parlamentarios más apreciados por los medios de comunicación y uno de los portavoces que mejor relación tuvo con los otros grupos del Congreso. De hecho fue galardonado por los periodistas como diputado revelación, como azote del Gobierno y como mejor orador.

Su nombre salió en los medios comunicación en varias ocasiones en las quinielas como posible candidato del PNV a lehendakari y causó sorpresa su nombramiento en la pasada legislatura como portavoz del Gobierno de Urkullu y consejero de Administración Pública y Justicia.

Su labor ha sido premiada y será de nuevo la voz del Gobierno Vasco, aunque a partir de ahora también de los consejeros socialistas. Precisamente Erkoreka ha sido uno de los integrantes de la delegación del PNV que ha negociado con el PSE el acuerdo de coalición.

Sus ruedas de prensa tras los consejos de gobierno se han caracterizado por su talante amable ante la prensa pero también ha destacado por expresar su indignación por los continuos recursos del Gobierno central a legislaciones vascas, más de 30 litigios entre ambas administraciones, que ha considerado un "ataque" al autogobierno vasco y al Estatuto de Gernika. Incluso ha llegado a decir que una "recentralización del Estado" así no se había visto "ni en el franquismo".

Sobre las relaciones entre ambos gobiernos a partir de ahora, Erkoreka ha opinado que la voluntad de acuerdo expresada por Rajoy aún "está por ver" y ha dicho que si realmente ésa es su intención tendrá que negociar la "agenda vasca".

Erkoreka también tenía experiencia en la administración ya que fue letrado de la Viceconsejería de Régimen Jurídico del Gobierno Vasco y director del Instituto Vasco de Administración Pública desde 1995 hasta 2000.

Por lo tanto, cuando hace cuatro años accedió a la cartera de Administración Pública y Justicia ya conocía el entramado interno del Gobierno Vasco a la perfección.

Como ejemplos más destacados al frente de esta Consejería, Erkoreka ha impulsado un plan de igualdad en la administración y un código ético y de buena conducta para los altos cargos. También ha sido el promotor de la Ley Municipal vasca, la única comunidad autónoma que carecía de esta legislación, y ha reforzado la asistencia jurídica gratuita para personas en situación de vulnerabilidad.

Pero se ha quedado en el tintero otra ley de su competencia, el proyecto de Transparencia, Participación Ciudadana y Buen Gobierno del Sector Público Vasco.

Con un blog en el que no escribe desde enero de 2014 y con 7.755 seguidores en su cuenta de la red social Twitter, Erkoreka escribió junto a Iñaki Anasagasti el libro "Dos familias vascas: Areilza y Aznar", en el que se relata la historia de Manuel Aznar, abuelo del expresidente José María Aznar.

No le quedará más remedio que continuar con su actividad política en lugar de convertirse en un tenor de ópera, la profesión que le hubiera gustado ejercer si no hubiera sido político. EFE

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate