Diario Vasco

Urkullu no logra mayoría absoluta y debe esperar a este jueves para ser investido

vídeo

El lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, expone hoy su proyecto en el pleno de investidura del Parlamento Vasco, al que también se presenta la candidata de EH Bildu, Maddalen Iriarte. / EFE

  • El candidato del PNV engarza el pacto con el PSE con la «cultura de acuerdo» que inició Agirre

  • El lehendakari en funciones ha anunciado que, si es designado, aprobará un Programa Marco de Empleo y Reactivación con una dotación presupuestaria de 8.500 millones de euros hasta 2020

El candidato del PNV, Iñigo Urkullu, no ha conseguido la mayoría absoluta del Parlamento Vasco necesaria para ser designado lehendakari en la primera vuelta y, tal y como estaba previsto, deberá esperar a este jueves para ser elegido por mayoría simple.

En el pleno que ha celebrado este miércoles la Cámara autonómica Urkullu ha logrado el respaldo de los 28 parlamentarios de su grupo y de los 9 del PSE, formación con la que ha firmado un pacto para gobernar en coalición. Con estos apoyos se ha quedado a un escaño de la mayoría absoluta, con lo que no ha sido reelegido en esta primera votación.

Tampoco ha conseguido los apoyos necesarios la candidata de EH Bildu Maddalen Iriarte (EH Bildu), a la que solo ha apoyado su bancada (18 parlamentarios).

En las dos votaciones tanto Elkarrekin Podemos (11 escaños) como el PP (9) no han respaldado a ningún candidato, ya que el reglamento del Parlamento solo contempla la posibilidad de votar a favor o abstenerse pero no de hacerlo en contra.

Como ninguno de los dos candidatos ha obtenido la mayoría absoluta exigida en la primera vuelta, la votación se repetirá este jueves a las 10.00 horas, cuando previsiblemente Urkullu será reelegido como lehendakari de la décima legislatura con la mayoría simple que le otorgan los votos de sus compañeros de grupo y de los socialistas.

«Tender la mano a la colaboración»

Iñigo Urkullu quiere repetir el “honor” de ser lehendakari y ha dedicado su discurso a “tender la mano a la colaboración”, desgranar todas las medidas sectoriales recogidas en su acuerdo “de país” con los socialistas, y a pedir “empatía” política para que esta legislatura se alcancen dos pactos “históricos”, el que promueva la disolución de ETA y asiente una cultura de paz en Euskadi, y el que renueve el autogobierno.

El candidato a lehendakari ha comenzado su discurso, tras la intervención de la candidata de EH Bildu, Maddalen Iriarte, con una reivindicación del acuerdo de coalición alcanzado con los socialistas. Y se ha remontado hasta el primer Gobierno de José Antonio Agirre para relatar la tradición pactista entre ambas fuerzas. “Dota de estabilidad a la acción de gobierno”, ha reconocido, pero no será suficiente. “Va a ser necesario un trabajo permanente de búsqueda de acuerdos” con el resto de fuerzas parlamentarias para sacar adelante los Presupuestos o las 19 leyes que incluirá de inicio en su calendario legislativo.

Urkullu ha remarcado la prioridad de generar empleo, de reducir la tasa de pobreza, aumentar la de natalidad o avanzar hacia la cohesión social. Pero, como acuerdos políticos, ha planteado la “oportunidad” de sacar adelante esta legislatura dos “retos históricos”.

Nuevo pacto estatutario

En primer lugar, convencido de que "ninguna solución es mejor que una solución acordada", ha planteado que sea el Parlamento Vasco, en una reactivada Ponencia de Autogobierno, el que proponga "con el máximo consenso posible" un "nuevo pacto estatutario de futuro" al Estado.

"Es el momento de avanzar en un nuevo marco político de convivencia en Euskadi, que partiendo del consenso en el Parlamento, articule un pacto con el Estado y sea ratificado por la sociedad vasca", ha resumido,

Ha insistido en que "Euskadi es una nación que debe ser reconocida" y que, además, "necesita mecanismos de bilateralidad efectiva que garanticen lo pactado con el Estado".

Así, el lehendakari en funciones ha hecho hincapié en el respeto a los principios "de legalidad y democráticos", y ha mantenido su defensa "de la capacidad de decidir" del País Vasco y de la "obligación de pactar" del Estado.

Por ello, Urkullu ha emplazado a los partidos a "renunciar a ganarse unos a otros en regates en corto" y ha puesto sobre la mesa la necesidad de "buscar un punto de encuentro respetuoso con la pluralidad de sentimientos de pertenencia nacional" de los ciudadanos de Euskadi.

«Paz definitiva»

Por otra parte, en el área de paz y convivencia, Urkullu ha reclamado a ETA que se disuelva y ha reiterado su compromiso con "un final ordenado de la violencia, con las víctimas y con la memoria", al tiempo que ha demandado "altura de miras y empatía" para que "todas las sensibilidades políticas puedan encontrar su lugar en el país".

"Euskadi tiene que alcanzar la paz definitiva", ha reclamado Urkullu, quien ha indicado que, "una vez más, la realidad política y social está sobrepasando a ETA", de la que ha señalado que si no desaparece ya "volverá a frustrar la posibilidad de un final ordenado y definitivo" de la violencia.

Urkullu ha reiterado la disposición del Gobierno Vasco a colaborar para conseguir esos objetivos y ha vuelto a defender "una nueva política penitenciaria acorde a este nuevo tiempo".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate