Diario Vasco

El lehendakari cierra su gobierno, en el que tampoco continuará Toña

Iñigo Urkullu, Josu Erkoreka y Ángel Toña.
Iñigo Urkullu, Josu Erkoreka y Ángel Toña. / EFE
  • Erkoreka, Tapia, Darpón y Beltrán de Heredia siguen, Gatzagaetxebarria renuncia, y Uriarte y Oregi están en el aire

El lehendakari tiene decididos ya los consejeros de su partido para el nuevo Gobierno y así se lo ha comunicado personalmente tanto a los elegidos como a los descartados. A la espera de que Urkullu haga públicos los nombres mañana o el viernes, ha trascendido que el hasta ahora consejero de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña, no repetirá, según fuentes nacionalistas autorizadas. Su salida se suma a la ya anunciada del titular de Hacienda y Finanzas, Ricardo Gatzagaetxebarria, por motivos personales. Del resto, están en el aire la consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, Cristina Uriarte, y la de Transportes, Ana Oregi.

La guipuzcoana Uriarte parecía destinada a abandonar el Ejecutivo, pero en el sprint final parece conservar algunas opciones de repetir. De hecho, según Radio Euskadi, seguiría al frente de Educación mientras la parlamentaria Jone Berriozabal asumiría la cartera de Cultura. Desde Lehendakaritza no descartaron esta posibilidad, aunque le restaron credibilidad. El futuro de Oregi, por su parte, dependerá de si el área de Transportes, desgajada tras la asunción por el PSE-EE de Ordenación Territorial, Vivienda y Medio Ambiente, se mantiene en una consejería o se fusiona con el negociado de Desarrollo Económico y Competitividad que lidera Arantza Tapia, una de las que sí continuará junto a Josu Erkoreka (portavoz y Administraciones Públicas), Jon Darpon (Salud) y Estefanía Beltrán de Heredia (Seguridad).

  • PNV y PSE sellan el pacto que guiará al nuevo Gobierno Vasco

La salida de Toña (Ondarroa, 1952) se había barajado como una de las más factibles en la nueva legislatura. Se trata de un consejero independiente, procedente de la tradición política de Euskadiko Ezkerra, no del PNV. Urkullu le fichó a mediados de la legislatura pasada, en febrero de 2015, para sustituir a Juan María Aburto, que abandonó el puesto para centrarse en la candidatura a alcalde de Bilbao, cargo que lograría en las posteriores elecciones municipales de mayo. El lehendakari ha terminado satisfecho con su gestión, a pesar de que Toña ha tenido que lidiar en estos casi dos años con cuestiones peliagudas como la reforma pendiente del cuestionado servicio de Empleo, Lanbide, o de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

Diálogo social

También ha sufrido desgaste por la falta de entendimiento con los sindicatos ELA y LAB en el diálogo social, algo que le ha apenado personalmente por su trayectoria profesional como mediador sociolaboral. Su sustituto o sustituta heredará una de las carteras claves, centrada exclusivamente en las políticas sociales, ya que Empleo se desgaja y pasa a los socialistas. Esta cartera del PNV asumirá la gestión de Lanbide y de la reforma de la RGI, dos cuestiones claves en la salida de la crisis económica y la mejora de los servicios sociales.

El último fleco que le falta al lehendakari es el de decidir si finalmente configura un Ejecutivo de once o diez carteras. Ello dependerá del destino final del área de Transportes. Ocho o siete departamentos serían para el PNV y tres para los socialistas.

El hombre fuerte en el nuevo Gobierno Vasco será otra vez Erkoreka, con el que Urkullu llegó ayer a mediodía al Parlamento Vasco para la firma del acuerdo PNV-PSE. Como publicó ayer este periódico, el portavoz del Ejecutivo apunta a ser el defensor del autogobierno vasco frente a los conflictos competenciales con el Estado, desde el departamento de Administraciones Públicas. En esa tarea tendrá que vérselas con la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, que tiene previsto, además, acudir el sábado a la jura del lehendakari en Gernika en representación de la administración central del Estado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate