Diario Vasco

PNV y PSE, un gobierno compartido 18 años después

Idoia Mendia e Iñigo Urkullu posan sonrientes antes de reunirse en el Parlamento en octubre del año pasado.
Idoia Mendia e Iñigo Urkullu posan sonrientes antes de reunirse en el Parlamento en octubre del año pasado. / BLANCA CASTILLO
  • La coalición refuerza la estabilidad de Urkullu y proporciona visibilidad al PSE

  • Los socialistas contarán con tres consejerías en el nuevo Gobierno: Vivienda, Trabajo y Turismo

PNV y PSE terminaron de escribir ayer la crónica de un pacto anunciado al hacer público que han cerrado un acuerdo de coalición para el próximo Gobierno Vasco. 18 años después de que la última colaboración entre jeltzales y socialistas se quebrara, Euskadi recupera una coalición que propició grandes avances institucionales en la década de los 90. Con este acuerdo, que deberá ser confirmado hoy por los órganos de dirección de ambos partidos y se rubricará mañana en el Parlamento, Iñigo Urkullu refuerza la estabilidad de su próximo Ejecutivo, que se queda a un escaño de la mayoría absoluta en la Cámara, al tiempo que los socialistas logran una visibilidad que corrían el riesgo de perder esta legislatura.

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, ha conseguido en el arreón final de las negociaciones que a su partido le correspondan tres de las diez consejerías que tendrá el nuevo Gobierno, que ampliará en dos el número de carteras en las que está dividido el gabinete actual. Esos tres representantes en el consejo de gobierno -que se harán cargo de las carteras de Vivienda, Trabajo y Turismo- pueden interpretarse como un éxito para los socialistas, que en muchos momentos de este mes de negociaciones pensaron que se tendrían que conformar con dos consejerías, la propuesta inicial del PNV. Pero finalmente se ha impuesto la tesis del PSE de que una representación proporcional por número de escaños (28 de los jeltzales por 9 de los socialistas) debía otorgarles un tercio de las consejerías. Es decir, en un Ejecutivo con diez carteras, tres debían ser para los socialistas.

Desde que el pasado viernes las comisiones negociadoras de ambos partidos cerraron el acuerdo programático sobre el que se sustenta la coalición, Mendia se puso a los mandos de la negociación final con el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, y el propio lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu. Había que tratar la estructura del nuevo Gobierno y el reparto de carteras. Fue ella la que, desde su experiencia gubernamental como consejera de Justicia en el Ejecutivo de Patxi López, consiguió aflojar la postura inicial del PNV y arañó una consejería adicional a las dos que se esperaban.

Una de cal y otra de arena

Como contrapartida, y a la espera de que en las próximas horas se concrete la división exacta de los departamentos del Gobierno, todo indica que las tres consejerías que recaerán en el PSE no serán, ni mucho menos, las de mayor peso específico del gabinete. Fuentes conocedoras de las negociaciones indicaron ayer a este periódico que aún hay algunos flecos por cerrar, como la denominación oficial de las consejerías, pero avanzaron que los socialistas se harán cargo de tres carteras que no diferirán demasiado de estas materias: una primera englobaría Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda; la segunda fusionaría Trabajo y Justicia; y la tercera, de nueva creación, incluiría Comercio, Turismo y Consumo.

Algunas cuestiones, sin embargo, están por concretar. Por ejemplo, dónde se encuadra la gestión de Lanbide y de la Renta de Garantía de Ingresos, un bloque que podría ser desgajado de la consejería de Trabajo para quedar bajo el control del PNV en una cartera específica de Políticas Sociales.

A pesar de la entrada del PSE, el PNV apenas perderá presencia en el nuevo Gobierno, que aumentará su estructura para llevarla a las diez consejerías más Lehendakaritza. Los jeltzales sólo perderán una cartera -pasarán de tener ocho a siete-, aunque Urkullu realizará varios cambios adicionales en el Ejecutivo. Fuentes gubernamentales señalaban ayer que sólo la mitad de los actuales consejeros, cuatro, tienen garantizada su permanencia en el nuevo Ejecutivo, por lo que se podrían producir hasta cuatro salidas. Entre los fijos para seguir se encuentran Josu Erkoreka (Administración Pública), Aran-tza Tapia (Desarrollo Económico), Jon Darpón (Salud) y Estefanía Beltrán de Heredia (Seguridad). Se da casi por segura la marcha de Ricardo Gatzagaetxebarria (Hacienda y Finanzas) y Ángel Toña (Empleo y Políticas Sociales), mientras que Ana Oregi (Medio Ambiente y Política Territorial) y Cristina Uriarte (Educación y Cultura) tienen opciones de salir del Ejecutivo.

Desde el PSE, mientras, ayer no dieron muchas pistas sobre las personas que podrían ocupar las tres consejerías que les corresponden. Fuentes cercanas a Idoia Mendia señalaron que será esta mañana cuando la líder socialista se ponga en contacto con las personas que tiene en mente, para poder llevar su decisión al comité nacional del PSE que debe refrendar el acuerdo por la tarde. Algunas fuentes apuntaban ayer a que el reparto de las tres carteras podría hacerse con criterios territoriales -una para Gipuzkoa, Araba y Bizkaia-, y es seguro que habrá por lo menos una mujer. Entre los nombres que suenan están José Antonio Pastor, Susana Corcuera, Begoña Gil, Iñaki Arriola o Ernesto Gasto.

Algunas características del próximo Ejecutivo que trascendieron ayer es que será paritario, por lo que, como el actual, contará con el mismo número de consejeros que de consejeras. También se confirmó que no se recuperará la figura del vicelehendakari que los socialistas ostentaron en anteriores gobiernos de coalición con el PNV.

Mañana, la firma

Las máximos dirigentes del PNV y el PSE terminaron de perfilar la estructura del Gobierno el sábado por la noche y ayer al mediodía emitieron sendos comunicados en los que hicieron público el acuerdo. Hoy será el turno de los órganos internos de los partidos. La asamblea nacional del PNV y el comité nacional del PSE se reunirán esta tarde para ratificar el «preacuerdo programático y de estructura de gobierno» que anunciaron los partidos. Si estas ratificaciones se convierten en un trámite, como se espera, hoy mismo se podría hacer público el acuerdo programático, que ya ha sido plasmado en un documento que ronda las 50 páginas.

Mañana, víspera de la primera jornada del pleno de investidura, tendrá lugar la firma solemne del acuerdo de coalición en el Parlamento Vasco, con la participación del lehendakari Urkullu, Ortuzar y Mendia. Una rúbrica que convertirá el pleno de investidura del miércoles y jueves en un paseo de rosas para Urkullu, ya que tendrá asegurada su designación gracias a los 37 escaños que suman PNV y PSE, aunque deberá esperar a la mayoría simple que se requiere en la segunda jornada. La otra aspirante a lehendakari, Maddalen Iriarte (EH Bildu), no tiene opciones reales de superar en votos a Urkullu.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate