Diario Vasco

Urkullu diseña un gabinete más amplio que mantendrá a sus pesos fuertes

Primer consejo de gobierno del presente curso el pasado agosto en el Palacio Miramar, la última foto de grupo del actual Ejecutivo.
Primer consejo de gobierno del presente curso el pasado agosto en el Palacio Miramar, la última foto de grupo del actual Ejecutivo. / UNANUE
  • Después de liderar el equipo más reducido de la democracia, Urkullu prepara el octavo Gobierno Vasco de coalición, el cuarto del PNV con los socialistas

Es el secreto mejor guardado. El lehendakari tiene ya diseñada la estructura del futuro Gobierno Vasco, aunque el dibujo final dependerá de las negociaciones que el PNV está ultimando este fin de semana con el PSE, y cuyo desenlace se espera para hoy o mañana. Fuentes conocedoras de los contactos apuntan a que el acuerdo de gobierno entre ambas formaciones y la estructura del Ejecutivo se conocerán al mismo tiempo, por lo que la incógnita se resolverá en cuestión de horas. Por el momento, las únicas pistas que se han conocido de ese futuro gabinete invitan a pensar que será más amplio que el actual, que cuenta con ocho consejeros y el lehendakari, y que mantendrá a los considerados pesos fuertes del equipo Urkullu. Los escasos datos que se han conocido de la negociación entre jeltzales y socialistas apuntan a un Ejecutivo con alrededor de diez carteras, las ocho actuales más las dos que le corresponderían al PSE, después de que algunos departamentos con una mayor carga de trabajo dividan sus funciones.

Hace cuatro años, cuando el lehendakari diseñó a su antojo su primer equipo de gobierno, sus integrantes no se conocieron hasta la víspera de la jura en Gernika -que esta vez será el sábado 26-, y los consejeros -aseguran las diferentes fuentes consultadas- no supieron de sus compañeros de gabinete hasta el final. Josu Erkoreka, mano derecha de Urkullu, se jactaba entonces, en una charla informal con periodistas, de que no había aparecido en ninguna quiniela publicada en los medios. Pero ahora, el portavoz y consejero de Justicia y Administración Pública sí aparece como uno de los inamovibles. Erkoreka es un hombre de la absoluta confianza del lehendakari, es su sombra en todos los debates de control al Gobierno en el Parlamento Vasco, y pocos cuestionan que, una vez llegado a Euskadi desde el Congreso y con plaza de parlamentario vasco por primera vez, vuelva a ocupar una cartera en el próximo Ejecutivo. Si él es uno de los hombres fuertes del equipo Urkullu, la mujer fuerte sería Arantza Tapia, encargada de la amplia cartera económica e industrial de Euskadi. La importancia estratégica que el lehendakari da a su cometido le sitúa como otro de los nombres fijos del futuro gabinete. Aunque quizás la exigida reestructuración de las carteras por la incorporación de los socialistas reformule las materias incluidas hasta ahora en su departamento, que incluye innovación, internacionalización, política industrial y energética, sociedad de la información, comercio, turismo, sector primario e investigación agraria.

Junto a ellos Jon Darpón, consejero de Salud, tampoco tiene excesivos reproches para no continuar en el cargo. A partir de ahí, la rumorología y/o la experiencia acumulada en cuatro años habla de sillones que sí podrían moverse como el del consejero de Empleo y Políticas Sociales Angel Toña, que sustituyó a Juan María Aburto a mitad de legislatura. El de Cristina Uriarte, al frente de Educación y Cultura, por ser además una de las consejerías que podría caer en manos de los socialistas, unida o disgregada. O el de Ana Oregi, responsable de Transportes, si también el PSE se hace con un departamento que le serviría para completar la red de gestión institucional al frente del TAV o del Metro de Donostialdea, al contar ya por ejemplo con ese área en la Diputación de Gipuzkoa, de Bizkaia y de Araba.

Otro consejero que podría estar viviendo sus últimos días en el cargo es el responsable de Hacienda y Finanzas, Ricardo Gatzagaetxebarria, que podría dar un paso atrás por motivos personales. Sólo una petición expresa del lehendakari Urkullu a su mayor experto en datos macroeconómicos podría hacer que reconsiderase su decisión inicial.

Esta será la cuarta coalición de gobierno que comparten jeltzales y socialistas. La última, también con EA, acabó en 1998, un año antes del fin de aquella quinta legislatura por el acercamiento del PNV a HB que condujo dos meses después, en septiembre, al Pacto de Lizarra. En todas esas ententes, el reparto de carteras ha sido variopinto. La única que no asumió nunca el PSE fue Interior, que ahora, reconvertida en Seguridad, volverá a quedar probablemente en manos jeltzales. Habrá que ver si en las de Estefanía Beltrán de Heredia.

El reparto de áreas dentro de cada departamento que haya ideado Urkullu será clave para determinar qué consejeros o consejeras adquieren mayor o menor peso en el Ejecutivo. Pero parece poco probable que, dada la distancia electoral entre el PNV y el PSE, Urkullu vaya a recuperar la figura de la vicelehendakaritza que Patxi López suprimió por primera vez y que el actual lehendakari no recuperó en su primer mandato.

Suenan Pastor y Corcuera

El equipo que ha conducido a Euskadi en los últimos cuatro años ha sido el más reducido, al menos en cuanto a departamentos, de la historia democrática. El más numeroso, con 17 carteras incluido al lehendakari José Antonio Ardanza y a los vicelehendakaris Jon Azua y el asesinado Fernando Buesa, se estableció en la IV legislatura, de coalición también con los socialistas. Entonces, estos fueron responsables de siete de esos departamentos y el PNV de diez. Pero la representación del PSE en la Cámara en 1991 no tenía nada que ver con la actual. Entonces fueron segunda fuerza con 16 escaños, y ahora ha caído a la cuarta posición con 9.

Entre los candidatos socialistas a ocupar un asiento en el consejo de Gobierno, las quinielas sitúan también dos nombres, el del portavoz parlamentario José Antonio Pastor y el de la guipuzcoana Susana Corcuera. La fotografía de todo el gabinete aún no tiene fecha de convocatoria. Dependerá de las negociaciones que se van a prolongar hasta el último minuto, y del calendario que quiera manejar el lehendakari durante la próxima semana, en la que se completará después de dos meses desde las elecciones, el acuerdo de gobierno, la investidura, la jura del lehendakari y el nuevo gabinete del Gobierno Vasco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate