Diario Vasco
Diez peticiones al lehendakari

Diez peticiones al lehendakari

  • Representantes de diferentes ámbitos de la sociedad vasca trasladan sus anhelos ante una nueva legislatura que volverá a tener a Urkullu como timonel

Iñigo Urkullu será investido esta semana como lehendakari y comenzará su segunda legislatura al frente del Gobierno Vasco con el reto de asentar los objetivos con los que comenzó su primer mandato: fortalecer la recuperación económica y los servicios sociales, avanzar en el autogobierno y consolidar la paz y la convivencia. Para bajar más a lo concreto, este periódico ha consultado a diez representantes de la sociedad vasca, de diferentes ámbitos, para conocer sus inquietudes y anhelos con respecto a la labor que deben desempeñar las instituciones vascas. Usted, ¿qué le pediría al lehendakari?

Garbiñe Biurrun, Presidenta de la Sala de lo Social del TSJPV: «Ni un paso atrás en derechos sociales»

Garbiñe Biurrun tuvo opciones de aspirar a la Lehendakaritza porque su nombre sonó durante meses como posible candidata de Podemos, pero finalmente la magistrada optó por continuar con su trabajo al frente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior vasco. Desde esa esfera judicial alejada de la política, pero con incidencia en el día a día de los ciudadanos, Biurrun confía en que «el Gobierno Vasco dé pasos en las prioridades que se ha marcado de consolidar la paz y la convivencia, el avance en los derechos sociales de todas las personas y el replanteamiento del autogobierno en lo que se refiere al derecho a decidir. No sólo que dé pasos, sino que lo haga contando con el mayor número de fuerzas políticas, para que los acuerdos sean lo más transversales posibles». En el ámbito social, Biurrun cree que el nuevo Ejecutivo debería esforzarse en «responder a las necesidades de todas las personas, con vías tan válidas como la RGI. No se puede dar ni un paso atrás en los derechos sociales». Con respecto a los laborales, cree que «el reto de la negociación colectiva es muy importante y ésta debería ser inclusiva, por lo que no se puede dejar fuera a la mayoría sindical vasca. También sería conveniente que la Administración vasca deje de acudir de una manera tan sistemática al recurso de los contratos temporales». En el ámbito de la Justicia, Biurrun ve dos grandes áreas donde se puede mejorar: «El refuerzo del turno de oficio y la informatización de la administración de Justicia».

Pello Guibelalde, Presidente de Adegi: «Políticas que favorezcan la actividad económica»

El presidente de la Asociación de Empresas de Gipuzkoa confía en que el próximo Gobierno Vasco impulse «políticas que favorezcan la actividad económica y empresarial, la inversión, el crecimiento y la creación de empleo». Guibelalde considera que «las empresas son un bien para toda la sociedad que debemos cuidar» y recuerda que «el 85% de los las personas que trabajan lo hace en el sector privado», por lo que cree que hay que mantener «la línea de lo hecho hasta ahora» y seguir «favoreciendo que las empresas sigan creando riqueza social y empleo». Para ello, el presidente de Adegi reclama «políticas para retener y atraer talento, para incorporar personas técnicamente cualificadas a las empresas, que deben ser proyectos compartidos basados en la confianza». Asimismo, señala que es necesario «un impulso renovado a la ciencia, la tecnología, la I+D+i, la formación dual (universitaria y en FP) y el apoyo a nuevos proyectos empresariales». Todo ello acompañado de «una fiscalidad competitiva».

Txiki Muñoz, Secretario general de ELA: «No venda una sociedad idílica cuando es injusta»

El secretario general del sindicato con mayor representación en Euskadi adopta un tono reivindicativo para advertir al lehendakari que «ELA no va a desempeñar un papel dócil en una mesa de diálogo social pensada para dormir al sindicalismo». Muñoz recuerda a Urkullu que «su Gobierno acordó el pasado julio con Confebask que la patronal pueda elegir a quien quiera para imponer sus intereses en los convenios», ante lo que replica: «Lehendakari, un Gobierno democrático debería respetar la voluntad de los y las trabajadoras vascas y la autonomía del sindicato». Además, ELA denuncia que «en nuestro país las desigualdades sociales aumentan y el empleo nuevo es miserable, con salarios de 4 euros a la hora y jornadas interminables... La CAPV puede reducir así el paro y ser, como Estados Unidos, el país más desigual del mundo. No queremos eso y exigimos acción política para evitarlo». Muñoz también reclama cambios en fiscalidad, «donde ustedes han desfiscalizado las rentas altas, empresariales y de capital. El Impuesto de Sociedades está lleno de agujeros para que, sobre todo las grandes empresas, no paguen impuestos». En su opinión, «nos venden una sociedad idílica que cada vez es más injusta». El secretario general de ELA también se posiciona sobre el autogobierno y denuncia que «estamos en franca involución, pero su Gobierno no concluye que este modelo está agotado. En España no hay nadie para avanzar en eso que llaman 'bilateralidad'. Hemos querido hablar con usted de estas y otras cosas y por dos veces se ha negado a ello. Ojalá también eso cambie».

Marian Romero, Víctima de ETA, viuda de Isaías Carrasco: «Aún queda mucho por hacer en la convivencia»

Marian Romero es la viuda de Isaías Carrasco, el exconcejal socialista de Arrasate que fue asesinado por ETA en 2008, en uno de los últimos atentados cometidos por la organización armada en Gipuzkoa. Lo primero que esta víctima le pide al lehendakari es que «no meta a todas las víctimas en el mismo saco. Cualquier víctima ha padecido un sufrimiento y merece ser reconocida, pero no todas somos iguales. Lo que no puede ser es que yo en mi pueblo siga percibiendo mayor apoyo social a los presos de ETA que a las víctimas que esa banda ha provocado, o que esos mensajes lleguen incluso a las instituciones». Aclara que no pide «un reconocimiento especial» para las víctimas del terrorismo, pero sí que haya un respaldo claro de las instituciones. «Yo he participado en encuentros con víctimas de diferentes violencias y me parece una buena iniciativa para ser capaz de ponerte en el lugar del otro y entenderle, pero esa empatía no corresponde solo a las víctimas. Aún se perciben zonas de odio en la sociedad vasca, por lo que creo que queda mucho por hacer para fomentar una convivencia más sana. Y creo que las instituciones pueden contribuir en ese camino».

Ramón Saizarbitoria, Escritor: «Confío en una legislatura tranquila, sin sobresaltos»

Una vez que han quedado atrás décadas de violencia en Euskadi, Ramón Saizarbitoria espera «que nos dejen disfrutar un poco de esta paz» y que la legislatura «sea tranquila, sin sobresaltos». En este sentido, asegura que la figura de Urkullu le inspira cierta confianza «porque parece una persona razonable y me tranquiliza la línea que ha mantenido hasta ahora en sus aspiraciones de desarrollarnos como nación. Es importante que un gobernante no cree problemas o enfrentamientos y que permita que vayamos avanzando como país desde el desarrollo de las instituciones. Como suelo decir, una Osakidetza que funciona bien nos hace más nación que cualquier otra actividad político-militar». En la faceta económica, el escritor apunta que «en el Gobierno, como en casa de cada cual, se podría ahorrar más en lo superfluo y gastar más y mejor en lo básico». Una posibilidad que extiende al ámbito cultural, donde considera que gran parte de la promoción de las instituciones «está muy ligada a lo industrial: las acciones culturales se justifican en función de si generan empleo o añaden algo al PIB. Creo que habría que esforzarse más en promocionar lo puramente cultural». Pone el ejemplo de Donostia 2016, «donde hay actividades que podrían hacerse con mayor normalidad, sin tanta alharaca y tanto ruido, como aquel espectáculo inaugural que superó el medio millón de euros y no gustó a casi nadie». Por último, Saizarbitoria también anima al lehendakari a «profundizar en la cultura de la evaluación permanente de las instituciones y organismos públicos dependientes, como ETB».

Judith Jáuregui, Pianista: «Le animo a impulsar la música en la educación»

La pianista donostiarra Judith Jáuregui centra sus peticiones al próximo lehendakari en la faceta que mejor conoce, la música. «Sobre todo, le animaría a impulsar la música en la educación, que es una competencia que corresponde al Gobierno Vasco. La música debería ser una asignatura incluida en el plan de estudios, pero no como optativa o como las clases de flauta de toda la vida, sino que se introduzca a los niños en la música desde pequeños. La música, el arte, la cultura en general te hace más sensible, por lo que abrir esas puertas desde la infancia nos convertiría en una sociedad más sensible, más respetuosa y más civilizada». Jáuregui también pide que desde las instituciones vascas «haya un mayor apoyo a la cultura en general. Por ejemplo, sería bonito que hubiera una red de apoyo a los artistas vascos que salimos al exterior para que escritores, bailarines, músicos, cantantes, pintores... pudiéramos relacionarnos de una manera más sencilla, porque también vendemos la imagen de Euskadi en el extranjero».

David de Jorge, Cocinero y presentador: «Que guise este marmitako con calma y mano firme»

El cocinero, divulgador gastronómico y presentador David de Jorge traslada sus propuestas al lehendakari con su habitual sentido del humor. «Le pediría que guise nuestro particular marmitako político con calma pero con mano firme y muchas dosis de sesera». También le recomienda «que ponga especial mimo en las políticas sociales, la educación y la sanidad, que son los pilares de toda sociedad justa y libre que se precie». En lo que se refiere al mundo de la gastronomía y la restauración, que tanto peso tiene en la idiosincrasia vasca, el presentador de 'Robin Food, atracón a mano armada' considera que serían bienvenidas «todas las políticas de ayuda que incentiven la salida al mercado laboral de la gente joven y que cuiden de la supervivencia de nuestro patrimonio gastronómico». De Jorge realiza un último apunte en relación a las infraestructuras: «Necesitamos el AVE para conectarnos con el mundo. Ojalá lo veamos pronto».

Teresa Calo, Actriz: «Más sensibilidad hacia la cultura»

La actriz teatral Teresa Calo reclama al lehendakari que las instituciones vascas muestren «algo más de sensibilidad hacia la cultura, porque a veces percibo cierto desconocimiento o falta de interés de nuestros gobernantes en relación a este mundo». Señala que «a mí me encanta la gastronomía, pero no todo es cocina en Euskadi y a veces lo parece». Calo cree que las actividades culturales que se desarrollan «muchas veces se deben más al esfuerzo de la gente que participa en ellas que al respaldo institucional que se ofrece. Sólo pido un poco más de sensibilidad: no es tanto gastar más dinero como apoyar iniciativas y dar facilidades».

Koldo Aulestia, Presidente de Afagi (familiares de enfermos de Alzheimer): «Hay que prepararse para una sociedad envejecida»

Koldo Aulestia pone voz a las miles de familias vascas que conviven a diario con una enfermedad degenerativa como el Alzheimer. Entre sus peticiones al lehendakari, destaca como primordial que «se elabore un censo real de las personas afectadas por la demencia en Euskadi, porque ahora mismo no contamos con cifras contrastadas. Se estima que la mitad de los enfermos podrían no estar diagnosticados todavía, por lo que los números reales podrían poner los pelos de punta». A continuación, desde Afagi «creemos necesario desarrollar un Plan Alzheimer de Euskadi que vaya encaminado a abordar integralmente lo que supone la demencia, porque nuestra asociación atiende todos los tipos de demencia, no solo el Alzheimer, que es mayoritario». En su opinión, «debemos preparar una sociedad de futuro que estará envejecida y en la que habrá menos jóvenes para cuidar de los mayores». Aulestia explica que «cuando hablamos de una atención integral nos referimos a servicios socio-sanitarios de calidad, a formación de cuidadores tanto profesionales como no profesionales, a investigación sanitaria... No podemos contentarnos con lo que tenemos, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Y la gran responsabilidad es de la administración».

Javier Galparsoro Presidente de CEAR en Euskadi (ayuda al refugiado): «Debemos favorecer una convivencia intercultural»

La Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi elaboró una serie de peticiones a las instituciones vascas antes de la campaña de las autonómicas, por lo que su presidente, Javier Galparsoro, se basa en ellas para trasladar sus reclamaciones al lehendakari. «Hay una serie de medidas urgentes que el Gobierno Vasco podría adoptar para garantizar los derechos de las personas refugiadas que llegan a Euskadi. Entre ellas, que puedan acceder a los servicios públicos independientemente de su origen y de su vía de entrada. Por ejemplo, teniendo acceso a una vivienda pública, a las prestaciones sociales que les puedan corresponder, a la formación o a los servicios de salud mental, porque muchos solicitantes de asilo escapan de auténticos infiernos». Además de esas ayudas directas, Galparsoro también ve positivo «que se promueva la convivencia intercultural para fomentar una acogida integral de las personas refugiadas. Muchas veces tiramos de expresiones muy bonitas como 'ongi etorri, errefuxiatuak' en momentos puntuales de conflictos como el de Siria, pero debería haber una mayor sensibilización social para favorecer la convivencia con estas personas. Por ejemplo, acabando con rumores falsos sobre su peligrosidad. El pueblo vasco fue refugiado hace no tanto tiempo y no podemos caer en la amnesia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate