Diario Vasco

PNV y PSE acuerdan dejar el derecho a decidir fuera de la acción diaria del Gobierno Vasco

  • Respetarán la postura de cada uno sobre el futuro Estatus y tratarán de buscar el consenso en la ponencia parlamentaria de autogobierno

PNV y PSE intensifican sus contactos para cerrar antes del lunes su acuerdo para el Gobierno Vasco. El principal escollo, la cuestión del autogobierno y el derecho a decidir, está prácticamente zanjada. Ambos partidos pactarán que cada uno defienda libremente su posición en la ponencia de autogobierno y dejarán este espinoso asunto fuera de lo que es la «actividad diaria de Gobierno», según fuentes solventes conocedoras de la negociación. La intención de peneuvistas y socialistas es poder lograr un acuerdo sobre el futuro Estatus político vasco a medida que la comisión de trabajo creada al efecto en la Cámara vaya avanzando.

PNV y PSE-EE prevén celebrar una última reunión negociadora a lo largo de este fin de semana para intentar culminar un acuerdo que está cerca y debería ser ratificado el lunes tanto por la asamblea nacional jeltzale como por el comité nacional de los socialistas vascos. Ambos órganos están convocados ya para ese día, por lo que se entiende que la foto de escenificación del acuerdo entre Andoni Ortuzar e Idoia Mendia se produciría el martes, la víspera del inicio de la sesión de investidura del lehendakari, Iñigo Urkullu, que arranca el miércoles día 23 en la Cámara vasca.

Lograr un acuerdo que respete los márgenes de actuación de cada socio en la cuestión del derecho a decidir va a ser la clave para llevar a buen puerto la negociación. Ambas formaciones defienden posiciones distintas. El PNV defiende un nuevo Estatus pactado bilateralmente con el Estado y refrendado por la ciudadanía vasca, mientras el PSE-EE rechaza hablar de bilateralidades desde la «soberanía» de Euskadi.

Así las cosas, ambas formaciones apuestan por aparcar la cuestión y «respetar las posiciones» para facilitar un pacto de Gobierno que daría estabilidad a Urkullu, aunque le falte un escaño para la mayoría absoluta, y permitiría a los socialistas marcar su impronta en las futuras políticas del Ejecutivo de Vitoria. «Ni el PSE puede forzar al PNV a renunciar al derecho a decidir ni el PNV puede obligar al PSE a asumir sus postulados en este tema», resumen los medios consultados, que rechazan, en todo caso, definir esta salida como «discrepancias pactadas». No obstante, que el derecho a decidir quede fuera de la acción diaria del previsible gobierno de coalición no impedirá que este asunto sea candente en la nueva legislatura. El lehendakari y su partido seguirán buscando, en el marco de la ponencia de autogobierno, acercar posturas a medida que avance el mandato.

De hecho, EH Bildu, el otro partido que ha participado en el baile negociador hasta que se quedo fuera el pasado lunes, ya anuncia que apretará al PNV con el tema de la soberanía a lo largo de los próximos meses, bajo el argumento de que con la entrada de Elkarrekin Podemos en la Cámara hay una amplia mayoría en favor de una consulta sobre el futuro marco político.

Resto de flecos

Los peneuvistas, en palabras ayer de su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, creen que su partido se puede «encontrar» con el PSE-EE en torno a cuestiones que defiende «una gran mayoría» de la sociedad vasca. Entre ellas enumeró las reivindicaciones de más autogobierno, el reconocimiento de Euskadi como nación y la bilateralidad «por encima de líneas de sentimiento de pertenencia nacional».

Por lo demás, PNV y PSE-EE tienen pendiente cerrar también flecos en el resto de cuestiones, entre ellas las troncales relacionadas con aspectos económicos y fiscales, amén de la paz y convivencia. No obstante, las delegaciones guardan silencio sobre los detalles, para preservar la discreción que está caracterizando a este proceso. Ambos partidos confían en lograr un entendimiento y limar en cuestión de horas estos últimos matices, que han sido menos problemáticos que lo relacionado con el derecho a decidir. A lo largo de esta semana ha habido contactos, en distintos formatos, entre las dos mesas negociadoras para avanzar en el pacto, que tendrán continuidad durante este fin de semana, que no será de descanso para los negociadores.

Registro de candidaturas

En paralelo, PNV y EH Bildu registrarán este viernes a primera hora en el Parlamento Vasco las candidaturas de Iñigo Urkullu y Maddalen Iriarte a lehendakari, respectivamente. Lo harán casi sobre la campana, ya que a las 9.30 horas acaba el plazo. El portavoz parlamentario jeltzale, Joseba Egibar, será el encargado de tramitar la candidatura de Urkullu, según anunció ayer el PNV. Las parlamentarias de EH Bildu Miren Larrion y Jasone Agirre harán lo propio con su compañera de filas Iriarte. Serán los dos únicos aspirantes, una vez que Elkarrekin Podemos renunció a presentar un nombre. En el caso de Iriarte, EH Bildu tiene en principio intención de mantener su candidatura hasta el final, es decir someterla a votación aunque se escenifique su derrota.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate