Diario Vasco

El PSOE y el PSC eluden la ruptura y aplazan la respuesta a sus disfunciones

vídeo

Javier Fernández y Miquel Iceta en la reunión de Ferraz. / Efe | Vídeo: EP

  • Fernández e Iceta se dan dos meses para que una comisión, aún sin miembros, proponga un nuevo marco de relación

  • El líder catalán afirma que su partido cabe en un PSOE dirigido por Susana Díaz

  • El presidente de la gestora avisa al catalán de que no habrá más cesiones en el ámbito territorial

No habrá un cambio abrupto en las relaciones entre el PSOE y el PSC. El presidente de la gestora, Javier Fernández, y el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, han decidido hoy darse un tiempo para enfriar los ánimos. Crearán una comisión paritaria entre miembros de ambos partidos para analizar con calma qué conviene hacer después del choque producido el mes pasado al calor del de investidura.

De momento, ni hay fecha para el primer encuentro ni se ha elegido siquiera a sus componentes. Lo único que determinaron ambos dirigentes en un encuentro que se prolongó en Ferraz durante una hora y media fue que hay que tratar de encauzar las discrepancias manifiestas tanto en lo orgánico -el PSC antepuso la voluntad de su Consell Nacional a la del Comité Federal del PSOE del que forma parte- como en lo político (la defensa de Cataluña como nación).

Iceta sí dejó claro, en todo caso, que él desea que los militantes de su partido puedan seguir participando en la elección del secretario general del PSOE como hasta ahora. Entre los planteamientos de la gestora, que Fernández no ha querido ratificar, está el de limitar la relación de ambas fuerzas a una alianza electoral similar a la que mantienen en Alemania la CDU y la CSU, lo que significaría que los socialistas catalanes dejarían de tener presencia en los órganos de dirección del PSOE. Y eso indigna a los partidarios de Pedro Sánchez, convencidos de que el propósito último de la dirección provisional es alterar la relación de fuerzas de cara al próximo congreso federal.

El dirigente catalán ha afirmado que no quiere "ni pensar" en que en el diálogo que ahora se abre pueda haber un "interés orgánico" y ha admitido que es necesario limar algunos asuntos. Además, ha añadido que no tiene ningún problema en imaginar al PSC integrado en un PSOE dirigido por Susana Díaz. "El PSC ha demostrado su lealtad a prueba de bomba con todos los secretarios generales del PSOE", ha remarcado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate