Diario Vasco

El Gobierno Vasco renueva su solidaridad con las víctimas y llama a la reflexión critica del pasado «que no debe repetirse»

El Gobierno Vasco renueva su solidaridad con las víctimas y llama a la reflexión critica del pasado «que no debe repetirse»
  • El lehendakari insta a reconocer "la injusticia" padecida y propone un diálogo plural "de cara al futuro"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha expresado la voluntad de su gobierno de renovar su solidaridad con las víctimas y ha llamado a hacer una reflexión crítica del pasado "que no debe repetirse". Asimismo, ha instado a reconocer "la injusticia" padecida y ha propuesto un diálogo plural "de cara al futuro".

Urkullu ha presidido esta tarde en el bilbaíno parque de Doña Casilda el acto convocado, con motivo del Día de la Memoria, por el Gobierno vasco, y que ha contado con la presencia de casi todos los partidos políticos de la Cámara vasca (excepto el PP), consejeros del Gobierno vasco, diputados forales, asociaciones, sindicatos y agentes sociales, así como 40 víctimas de distintos tipos de violencia.

También han acudido el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, el Fiscal Superior del País Vasco, Juan Calparsoro, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, y el presidente de la Asociación de Municipios Vascos-Eudel, Imanol Landa, entre otros.

En su intervención, que ha estado precedida por un espectáculo de música, danza y poesía, Urkullu ha recordado que el Día de la Memoria se inscribe en la política pública de memoria que las instituciones comparten con la ciudadanía.

"El Día de la Memoria simboliza y concentra en una jornada el esfuerzo por compartir y expresar la solidaridad hacia todas las víctimas, reconociendo que el sufrimiento que se les causó nunca debió producirse; el compromiso con los derechos de verdad, justicia y reparación; la oposición frontal a la reedición de toda expresión de terrorismo o violencia sufrida en el pasado fundamentada en el rechazo a la vulneración de los derechos humanos o su justificación", ha manifestado.

En esta línea, ha señalado que el Día de la Memoria "abrimos nuestros dos brazos: a las víctimas, para recordar y reconocer la injusticia que padecieron y renovar nuestra solidaridad; y a la sociedad, para promover una reflexión crítica sobre un pasado que no debe repetirse y proponer un diálogo plural de cara al futuro".

Según ha indicado, la política pública de memoria pone en común un "análisis crítico sobre el pasado con una voluntad constructiva de convivencia en el presente y el futuro". "Su marco de referencia es el compromiso con el pluralismo, los principios democráticos y los derechos humanos. Este compromiso sirve para promover las transformaciones sociales, también para asentar la cohesión y la convivencia", ha añadido.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo vasco ha aseverado que "la memoria es recordar aquello que no debe repetirse y aquello que merece ser recordado porque tiene un valor pedagógico como modelo o ejemplo". "Hacer memoria crítica del pasado es recordar el sufrimiento y la injusticia padecida. Es actualizar aquello que merece ser destacado por su valor positivo", ha resaltado.

Este es el caso, según ha precisado, de todas aquellas personas que se comprometieron con la paz, la convivencia y la democracia. "Personas que, en las circunstancias más adversas, pugnaron por defender los valores democráticos. Lo hicieron con paciencia y perseverancia. La inmensa mayoría de estas personas expresaron su compromiso desde el anonimato, sin ningún tipo de reconocimiento o protagonismo", ha indicado.

Para el lehendakari, fueron personas "visionarias que, entre las tinieblas de la violencia, asumieron el valor del compromiso". "Entendieron que su deber era defender la paz, la justicia, la libertad y la democracia precisamente con esas mismas armas de la paz, la justicia, la libertad y la democracia", ha añadido.

En este punto, ha considerado que "hoy no podemos dejar de mirar al Mediterráneo, a la realidad de las guerras, las personas refugiadas y las migraciones". "Desde el Mediterráneo escuchamos un grito desesperado de las entrañas de la humanidad y la condición humana", ha advertido.

Por ello, ha manifestado que "este Día de recuerdo y homenaje a las víctimas nos comprometemos también con las necesidades emergentes de la paz, la convivencia y los derechos humanos", y ha instado a seguir trabajando, dando continuidad al "ejemplo de las personas anónimas comprometidas con la paz, trabajando juntos por el reconocimiento, los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación".

"Este es el mejor homenaje que podemos tributar a las personas anónimas que trabajaron por la paz en Euskadi a quienes recordamos y queremos honrar. Su ejemplo, la experiencia de nuestra historia, nuestra memoria, debe ser herramienta de solidaridad activa y efectiva en la actualidad", ha concluido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate