Diario Vasco

El otro 'juego' de la política vasca

  • Militantes de varios partidos vascos revelan los videojuegos con los que se divierten y se relajan cuando llegan a casa

Desde que el ficticio dirigente demócrata estadounidense Frank Underwood apareciese jugando a Call Of Duty en la serie 'House Of Cards', varios políticos han declarado su afición al mando de las videoconsolas. Incluso el presidente de EE UU, Barack Obama, admitió que disputaba unas partidas en Titanfall. El caso más cercano fue el de Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, que reveló sus títulos favoritos vía Twitter. Una industria, la de los videojuegos, que todos los partidos coinciden en que hay que potenciar como polo de desarrollo por su pujanza.

En Euskadi tampoco se ocultan los políticos que, como Iñigo Cabieces o Denis Itxaso, usan este pasatiempo para desestresarse. O como Irune Berasaluze, que lo hace para pasar un tiempo con sus hijos. David Lumbreras logró con Pokémon Go comenzar con la vida sana. Otros como Iagoba Itxaso lo tienen inmerso en su ADN como experto 'gamer'. Una variedad de casos que se reflejan en este reportaje.

Irune Berasaluze, exalcaldesa de Mendaro por el PNV: «A veces juego con mis hijos a los bolos en la Wii»

La exalcaldesa de Mendaro por el PNV y directora general de Alokabide, Irune Berasaluze, tiene una relación indirecta con los videojuegos. Para ella no están entre sus principales pasatiempos, pero para sus hijos sí, así que a veces se ve jugando con ellos. Han habilitado el piso superior de su casa como espacio de entretenimiento donde tienen una televisión y varios juegos para las consolas Wii y PlayStation 4. «Mi marido pasa más tiempo con los niños en ese espacio, aunque yo a veces juego al tenis o a los bolos en la Wii», confiesa Berasaluze. No obstante, ambos se ocupan de que no pasen allí «horas muertas».

Han establecido ciertas reglas para regular el tiempo de juego y, afirma, que hasta ahora no han tenido problemas. «Entre semana no pueden jugar, y los fines de semana solo pueden hacerlo durante una hora al día», asegura Berasaluze. Durante las vacaciones suelen tener «más permiso», pero a veces «prefieren salir a la calle con los amigos». La exalcadesa de Mendaro no ve inconvenientes en que disfruten frente a la televisión, siempre y cuando se realice con «criterio y responsabilidad».

Iagoba Itxaso, militante de EH Bildu: «Cuando entró un PC en casa me encariñé con el mundillo»

«Un poco friki». Así se define Iagoba Itxaso, militante vizcaíno de EH Bildu. Un curtido 'gamer' que ha ido evolucionando a lo largo de su vida. Y es que su afición a la tecnología, a la informática y a los videojuegos le ha llevado a organizar y participar en numerosas ocasiones en Euskal Encounter, una reunión multitudinaria que se celebra en Bilbao y donde aficionados y profesionales de la informática buscan intercambiar conocimientos y realizar todo tipo de actividades relacionadas con la informática durante varios días.

Cuando tenía cinco años, los videojuegos empezaron a hacerse comunes en la vida de Iagoba. «Mi hermano trajo un ordenador y poco a poco me fui encariñando con este mundillo», comenta Itxaso. El despertar de su afición fue cuando entró por la puerta de su casa la Atari 2600. Con una de las estrellas de la segunda generación de videoconsolas en sus manos, desarrolló una conexión que le ha llevado a estar ligado a una tienda de 'gaming' y a que sus aficiones giren en torno a los videojuegos. Ahora, a sus 37 años, le cuesta más tener tiempo para entretenerse por su trabajo. Los principales títulos a los que juega últimamente son Pokémon Go e Ingress, que es la base del afamado juego que le precede. De vez en cuando cumple alguna misión en el misterioso mundo de Pandora de Borderlands 2, y piensa comenzar con la tercera parte de la saga de estética futurística Deus Ex: Mankind Divided. No solo lo hace en solitario o en red: con sus amigos suele echar unas carreras a Blur, un simulador de conducción similar a Need For Speed.

Denis Itxaso, diputado foral de Cultura del PSE-EE: «Algunas noches juego al iPad para desestresarme»

El teniente de diputado general de Gipuzkoa y responsable foral de Cultura, el socialista Denis Itxaso, es el otro protagonista de la 'vieja escuela' de los videojuegos, aunque nada comparable a la situación de su compañero de EH Bildu, con el que comparte apellido. Durante su niñez tuvo «algunas maquinitas» de Nintendo con las que jugaba a los clásicos Donkey Kong o Mario Bros. Pero cuando de verdad comenzó su relación con este tipo de entretenimiento fue cuando su padre, en plena adolescencia, le regaló un Sinclair Spectrum 128K, toda una reliquia para los amantes de las videoconsolas. Con ella jugaba a Abadía del Crimen, basado en la novela 'El Nombre de la Rosa', de Umberto Eco. Desarrollado en España, obtuvo mucha fama a nivel internacional. También se divertía con Emylin Hughes International Soccer, de dinámica parecida al simulador de plantillas PC Fútbol, que más tarde jugaría en su ordenador.

En la actualidad, su trabajo en el Gobierno foral no le permite disponer de mucho tiempo libre para jugar, pero alguna noche, sobre todo con el fin de «desestresarse», coge por unos minutos su iPad para gestionar su ciudad en Sim City o defender su poblado en Clash Of Clans. Es consciente de que esta diversión «no es solo cosa de niños». Itxaso considera que la industria del entretenimiento en la actualidad es uno de los sectores creativos -en concreto el de los videojuegos- «que más crecen» y que constituye «un nicho de empleo y negocio» muy relevante sobre el que «convendría» hacer a nivel de Euskadi «una reflexión» para de esta manera «generar talento y contenidos propios». Una opinión similar a la de su compañero de Podemos Iñigo Cabieces.

Iñigo Cabieces, portavoz de Podemos en Tolosa: «Me siento a gusto como Lúcio en Overwatch»

El portavoz de Podemos en Tolosa, Iñigo Cabieces, es un fanático del Overwatch, un videojuego multijugador de los creadores de World Of Warcraft con una dinámica semejante a la de League Of Legends, Call Of Duty o Battlefield. «Cada jugador forma parte de uno de los dos equipos que se enfrentan en la partida y deben ganar al equipo rival eliminando a los adversarios para cumplir la misión de la partida», explica el joven integrante de la formación morada. Entre semana, siempre y cuando puede, suele pasar unas dos o tres horas delante del ordenador para «desestresarse». «Es una forma de liberar mi mente del trabajo, y luego poder volver de nuevo a ello con más ganas», confiesa. Cabieces se siente «a gusto» como 'healer' -curador en inglés-, concretamente con el personaje de Lúcio. Su posición es de las más importantes del juego porque asegura la defensa y la salud de sus compañeros.

A los 13 años, Cabieces comenzó a meterse en el mundo de los videojuegos. Su grupo de amigos del barrio se reunía en el cibercafé para jugar al Counter Strike, popular juego de guerra multijugador ambientado en la lucha entre terroristas y antiterroristas. A lo largo de los años ha ido probando diferentes tipos de videojuegos, pero ahora asegura que prefiere el ordenador porque «es más cómodo y ofrece mayor variedad». Y es todo un aficionado a este universo, sobre todo a los E-Sports. El año pasado disfrutó con la victoria del equipo SK Telecom 1 en el torneo mundial de League Of Legends, el máximo campeonato de los videojuegos. «Los e-sports son una nueva industria potente y que hay que tener en cuenta», asegura Cabieces. Razones no le faltan: del mundo competitivo del LoL, diminutivo del famoso juego online masivo, han salido referentes españoles como los ahora mánagers y ojeadores Enrique Cedeño, xPeke, y Carlos Rodríguez, Ocelote.

David Lumbreras, militante del PP de Gipuzkoa: «Pokémon Go me permite tener un momento de juego»

El furor de la aplicación Pokémon Go ha hecho salir a muchas personas a las calles a buscar monstruos. A ellos se les ha unido David Lumbreras, portavoz de Nuevas Generaciones del PP en Gipuzkoa. Además, desde hace unos meses ha comenzado a hacer vida sana y a cuidarse. Por las mañanas coge su bicicleta y hace un 'tour' desde Amara hasta Peñas de Aia. «Al principio me costó, pero empecé a salir con un amigo y le cogí el gusto», confiesa Lumbreras. También le ha cogido gusto al Pokémon Go. Ha superado ya el nivel 10 y es de los pocos afortunados que ha conseguido un Snorlax, uno de los 'monstruos de bolsillo' más complicados de encontrar. Incluso le sirve como incentivo para coger el hábito de la vida sana. «En la política hay poco tiempo para el ocio y Pokémon Go me permite tener un pequeño momento de entretenimiento, desconectar y además hacer ejercicio», revela Lumbreras. La quedada de San Sebastián entre todos los jugadores de la aplicación le pilló de viaje, pero «me hubiera encantado asistir».

Es frecuente que entre sus amigos realice torneos de FIFA o League Of Legends, por lo que siempre prefiere divertirse en grupo o en videojuegos en línea porque «eso de encerrarme solo en casa no es mi estilo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate