Diario Vasco

ETA pierde la batalla por la devolución de su memoria

Agentes de la policía francesa, tras el registro de la casa de Azkaine donde fue detenido Mikel Irastorza, jefe de ETA
Agentes de la policía francesa, tras el registro de la casa de Azkaine donde fue detenido Mikel Irastorza, jefe de ETA / EFE
  • Francia garantiza a España que entregará el 'archivo histórico' de la banda desde los años 50

  • El material incluye al menos 74 cintas de audio grabadas a distintos dirigentes de la banda terrorista

ETA ha perdido la última batalla que le quedaba por dar: la de recuperar su propia historia. Francia ha garantizado ya al Ministerio del Interior que entre los 40.000 documentos y objetos de la banda terrorista incautados en territorio galo -y que el Gobierno de París está dispuesto a entregar a España en cuanto se sistematice todo el material- estará «íntegramente» el conocido como 'archivo histórico interno' de ETA. O sea, todo el material propio que durante casi 45 años sus dirigentes fueron acumulando a modo de registro.

Interior va a reclamar «todos y cada uno» de los «efectos» que fueron encontrados en el «archivo central» de ETA, que se ubicaba en el zulo que la banda denominaba 'Txori' (pájaro): un sótano lleno de estanterías plagadas de documentos hasta el techo de una casa de la localidad gala de Saint-Pierre-d'Irube.

Los responsables de Interior tienen muy claro qué van a hacer con todo ese material, que «muy probablemente no tenga valor penal», pero sí un «altísimo valor histórico». Van a convertir el 'archivo histórico interno' de ETA en la «joya de la corona» del futuro Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, que se ubicará en la antigua sede del Banco de España en Vitoria y que el Gobierno espera poder abrir en 2018.

Peticiones de devolución

Del valor histórico que tienen esos archivos habla la obsesión de la propia ETA por recuperarlos. Mikel An-tza, durante un juicio en 2012, reclamó que esos documentos y objetos fueran «devueltos» a la banda porque eran de «incalculable valor» para la organización y porque, según el excabecilla de la organización, eran papeles «históricos». Mandos de la lucha antiterrorista revelaron la pasada semana que abogados de miembros de ETA también han hecho peticiones similares en los últimos años para hacerse con los papeles incautados en 2004 y que están custodiados en los sótanos del Tribunal de Grande Instance de París.

Los expertos de Interior que llevan trabajando desde abril en expurgar el listado facilitado por Francia no han tenido acceso físico aún al material del zulo 'Txori', pero tienen ya una idea de lo que allí se contiene. En esos archivos -según mandos de la Guardia Civil- hay papeles que se remontan a los movimientos de ETA fechados en la década de los 50, antes de la fundación formal de la organización el 31 de julio de 1959.

Ese archivo comenzó a ser sistematizado por orden del jefe de ETA José Luis Álvarez Santacristina, 'Txelis', y tras su captura en 1992 siguió siendo actualizado con la ayuda de diversos activistas. Fruto de ese trabajo, la banda consiguió recopilar «decenas de miles de páginas» sobre su historia: boletines internos; manuales sobre armas y explosivos; actas de reuniones; papeles sobre «análisis de coyuntura» en los que los dirigentes fijaban los próximos objetivos; fotografías de activistas, cintas de VHS con cursillos de adiestramiento, grabaciones de interrogatorios de empresarios secuestrados...

Pero, sin duda, lo más destacado es la «historia sonora» que ETA guardaba en el zulo que custodiaba en la casa de Mikel Negrete en Saint-Pierre-d'Irube. En el archivo hay no menos de 74 cintas de casete grabadas por miembros de la dirección de la banda, cuyo contenido exacto se desconoce. El más prolijo sería uno de los fundadores de ETA, Julen Madariaga (en la carátula solo se identifica el nombre «Julen»), quien habría grabado 16 cintas. Pero hay muchos más jefes de ETA que dejaron testimonio oral de sus andanzas en ese archivo: Domingo Iturbe, José Miguel Beñaran, 'Argala', Jokin Gorostidi, Juan José Etxabe...

La Guardia Civil tiene especial interés en conocer el contenido de varias cintas con las iniciales «B.T.» y que los expertos están convencidos de que corresponden a reuniones del 'Biltzar Ttipia', el órgano de dirección de ETA durante los años más duros de la organización.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate