Diario Vasco

Sortu propone a las bases que Otegi, Rodríguez, Zabaleta y Jacinto encabecen la dirección

  • La propuesta oficial, en su mayoría copada por dirigentes de las nuevas generaciones de la izquierda abertzale, debe ratificarla la militancia

Los cuatro condenados de Bateragune en libertad, Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Miren Zabaleta y Sonia Jacinto, encabezan la propuesta oficial de Sortu para la nueva dirección que deben elegir las bases durante este mes, según fuentes independentistas. La formación de la izquierda abertzale busca así renovar la ejecutiva del partido con un nuevo equipo de nueve personas copado en su mayoría por dirigentes de las últimas añadas más Otegi, el principal icono de este sector y que actuará como elemento cohesionador.

Este equipo nacional de dirección presentará su candidatura hoy, último día de plazo, para reclamar el respaldo de la militancia en las primarias que se celebrarán desde este sábado hasta el día 26. La nueva ejecutiva se completará en el cónclave final del 21 de enero con los dirigentes elegidos en listas abiertas y el resto del Consejo Nacional, en el marco del novedoso y amplio proceso de refundación.

La propuesta oficial de Sortu para liderar el partido en los próximos años confía su rumbo a los dirigentes que han pilotado en estos últimos cuatro meses la preparación del proceso de refundación. Destacan los cuatro condenados en su día por el caso Bateragune -el quinto, el sindicalista Rafa Díez Usabiaga, sigue preso-, que en 2009 lideraron el histórico cambio estratégico de la izquierda abertzale hacia vías solo políticas pero acabaron encarcelados. Ahora, una vez en libertad, aspiran a pilotar la nueva etapa que quiere abrir el partido de la izquierda abertzale.

A la espera de lo que decida la militancia, Arkaitz Rodríguez aparece como hombre clave en la nueva dirección. Este donostiarra de 37 años ha ejercido en los últimos meses de portavoz provisional de Sortu y es uno de los militantes con más proyección del independentismo vasco. Junto a él estará Otegi. En principio, el papel del político de Elgoibar está más encaminado a ser un elemento de unión entre las nuevas generaciones y la vieja guardia, que abandona los cargos directivos. La principal labor de Otegi seguirá consistiendo en ser portavoz e imagen de EH Bildu, aunque desde fuera del Parlamento Vasco, pero sin abandonar la dirección de Sortu, de la que hasta ahora ha sido secretario general. Otras dos dirigentes con peso político en la nueva dirección serán la navarra Miren Zabaleta, joven valor e hija del excoordinador de Aralar e histórico fundador de HB Patxi Zabaleta, y la guipuzcoana Sonia Jacinto, coetánea de Rodríguez.

Los otros cinco integrantes del equipo nacional de dirección saldrán de entre el resto de integrantes del comité de transición, con muchas opciones para el vizcaíno Pello Otxandiano. Gorka Elejabarrieta, Gotzon Elizburu, Enkarna Cordón, Jone Etxeberria, Unai González Azua, Oiakue Azpiri, Haimar Ijurko, Eneko Aldana y Kizkitza Gil de San Vicente son el resto de nombres con opciones. Además de la propuesta de dirección, en el acto de hoy en San Sebastián se presentará también a los candidatos oficiales por cada territorio.

Salida de históricos

Quienes no estarán en esta dirección son dirigentes históricos de la izquierda abertzale como Pernando Barrena, hasta ahora portavoz, Rufi Etxeberria o Joseba Permach. Algunos de ellos, no obstante, podrían formar parte del definitivo Consejo Nacional, que se elegirá al final del proceso, el 21 de enero. Los propios interesados deben decidir primero si se presentan y para qué labor interna, y luego lograr el refrendo de las bases. Junto a la elección de la nueva dirección, los militantes inscritos en el proceso también se pronunciarán sobre la ponencia Zohardia que debe guiar los pasos de la formación independentista en los próximos años. El equipo encabezado por Otegi, Rodríguez, Zabaleta y Jacinto hace también suyo este documento estratégico presentado el pasado 9 de octubre.

La ponencia propone desarrollar un proceso soberanista para la independencia de la mano de los sectores sociales, políticos y sindicales vascos. El reto es conseguir una «república vasca» para 2026, de tipo «confederal», que abarcaría a la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra e Iparralde, respetando «los ritmos» de cada realidad administrativa. En el caso de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, Sortu llama a aprovechar la actual mayoría parlamentaria a favor del derecho a decidir para configurar dinámicas que lo materialicen. En materia organizativa, la formación propone abrirse a la sociedad y crear un partido «movimiento» de «abajo a arriba».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate