Diario Vasco
Joseba Egibar.
Joseba Egibar.

PNV y PSE tratarán de apuntalar esta semana las bases de un pacto estable

  • Podrían volver a reunirse mañana para compendiar los documentos que se han cruzado los últimos días y perfilar un primer acuerdo programático

Una vez superado el puente del primero de noviembre, PNV y PSE afrontan desde hoy el final de una semana «importante» para avanzar en los posibles acuerdos de gobernabilidad en Euskadi. Los portavoces parlamentarios de ambos partidos, Joseba Egibar y José Antonio Pastor, coincidieron el pasado sábado en definir de esa forma la semana en la que nos encontramos, con lo que dejaron entrever que se pueden producir avances considerables en los próximos días. Durante este puente no se han producido contactos directos entre ambas formaciones, pero las correspondientes delegaciones en la negociación han continuado con el contraste de programas y documentos. Es probable que mañana mantengan un nuevo encuentro, justo dos semanas después del anterior, para testar cara a cara las posibilidades de acuerdo y empezar a apuntalar un texto común sobre el que trabajar, después, un posible pacto de gobernabilidad.

El pleno de investidura del lehendakari no se celebrará antes de la segunda quincena de este mes, así que jeltzales y socialistas se han propuesto negociar sin prisa un acuerdo de legislatura que, a estas alturas, todos los partidos del Parlamento dan por seguro. Con la opción de un pacto de gobernabilidad entre el PNV y EH Bildu casi descartada por las diferencias que ambos grupos dijeron mantener en su modelo de política social, todos los caminos llevan a que la estabilidad que propugna Iñigo Urkullu se materialice en algún tipo de acuerdo con los socialistas vascos. La suma de PNV y PSE en la Cámara vasca se queda a un escaño de la mayoría absoluta, por lo que la estabilidad del nuevo Ejecutivo no sería plena, pero se le acercaría bastante.

Tras la reunión que mantuvieron hace dos semanas jeltzales y socialistas se ha producido un notable «intercambio de documentos», según fuentes cercanas a la negociación, que esta semana podría empezar a plasmarse en un documento marco de consenso entre ambas formaciones. Ese acuerdo programático sería algo así como los cimientos sobre los que después se debería construir una futura entente de gobierno. Sin lo uno sería imposible intentar lo otro. Si las previsiones se cumplen y en los próximos días se empieza a apuntalar el primero, habría posibilidad de empezar a hablar de las fórmulas de gobierno a partir de la próxima semana. A no ser que se produzca un giro en las negociaciones, la opción más plausible sigue siendo apostar por un gobierno de coalición que incluya a PNV y PSE.

Las delegaciones de ambos partidos -Josu Erkoreka, Joseba Egibar, Koldo Mediavilla y Txus Peña representan al PNV, mientras Miguel Ángel Morales, Begoña Gil y José Antonio Pastor negocian en nombre del PSE- han trabajado en la última semana sobre un acuerdo marco que se dividiría en cuatro bloques: reactivación económica y empleo; protección social; pacificación y convivencia; y futuro del autogobierno. Pero hasta ahora se han dedicado a contrastar las propuestas de cada partido y analizar posibles puntos de encuentro, por lo que ahora llegará el turno de la negociación pura y dura, una etapa que no se presenta como un camino de rosas.

Hasta ahora todos los encuentros importantes de la negociación entre partidos se han celebrado en jueves -el 17 de octubre PNV y PSE mantuvieron su primera reunión de la segunda ronda de contactos y, una semana después, fue el turno de los jeltzales y EH Bildu-, por lo que todo apunta a que mañana volverá a ser el día elegido para este segundo encuentro entre peneuvistas y socialistas, aunque los encuentros se están llevando a cabo con cierta discreción y los partidos no revelan sus planes de antemano.

Si en ese próximo encuentro se cierran acuerdos en materias concretas y se empieza a acordar un texto común sobre el «para qué» del próximo gobierno, las próximas reuniones ya podrían destinarse al «cómo» se concreta esa fórmula de gobernabilidad. Si se elige un ejecutivo de coalición, sería el momento de abordar el reparto de carteras, por ejemplo. Pero para llegar a ese estadio aún hay que quemar unas cuantas etapas.

Respuesta a EH Bildu

En paralelo a esta negociación con los socialistas, con quienes el PNV no ha comprometido ningún tipo de «exclusividad» hasta el momento, los jeltzales procederán a contestar en los próximos días al documento que les entregó EH Bildu en su última reunión del 24 de octubre. En él se reflejan las prioridades socioeconómicas, de pacificación y autogobierno de la coalición soberanista, que no ha descartado la posibilidad de llegar a «acuerdos de país» con el PNV incluso en el caso de que alcance un pacto de gobernabilidad con el PSE.

La idea de EH Bildu es llevar a cabo una «oposición constructiva» y, en su reunión, los dos partidos abertzales reconocieron puntos de encuentro en materias como la pacificación y el autogobierno, al tiempo que constataron mayores distancias en políticas sociales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate