Diario Vasco
Eulogio Paz preside la asociación 11-M desde el pasado junio.
Eulogio Paz preside la asociación 11-M desde el pasado junio.

Eulogio Paz (Presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo):«Aún falta reconocer el 11-M como atentado del terrorismo islamista, sin olvidos ni ninguneos»

  • «Mi hijo Daniel se manifestó contra la guerra de Irak y los terroristas islamistas le asesinaron», recuerda Eulogio Paz, presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo

Eulogio Paz Fernández preside desde el pasado 18 de junio la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo. Su hijo Daniel Paz Manjón murió asesinado en el cuarto vagón del tren que estalló en la estación de El Pozo, en Madrid, a las 7.38 horas del 11 de marzo de 2004. Paz releva a su exesposa, Pilar Manjón, al frente de este colectivo de víctimas -lo componen 1.870 socios, 1.355 de ellos de número (heridos o familiares de asesinados) y 515 son socios solidarios- que desde hace doce largos años trabaja para atender a muchos de los familiares de las 192 personas que fueron asesinadas y 1.500 heridas por el terrorismo islamista aquella trágica mañana. Hoy todavía piden el reconocimiento expreso del 11-M como atentado del terrorismo islamista «sin olvidos, sin ninguneos y sin rodeos por parte de las instituciones».

-¿Qué retos se marca desde su cargo de presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo?

-El reto principal es continuar las actuaciones, actividades y tareas que hasta ahora ha venido realizando la asociación, tanto en la atención a los socios como en la presencia, visibilidad y notoriedad de la asociación en la sociedad.

-¿Qué reclaman hoy lo asociados? ¿Cuáles son sus urgencias doce años después de aquella tragedia que costó la vida a 192 personas y dejó heridas de diversa consideración a otras 1.500?

-Mejores y más ayudas por parte de las diferentes administraciones en los diferentes campos de atención integral y actuación que lleva a cabo la asociación. También, el reconocimiento expreso del 11-M como atentado del terrorismo islamista, sin olvidos, sin ninguneos, sin ocultamientos y sin rodeos por parte de las diferentes organizaciones e instituciones.

-Muchas víctimas siguen necesitando ayuda psicológica.

-Sí. En el año 2015 en la asociación se han impartido cerca de 900 sesiones de terapia.

-¿Están cubiertas todas las necesidades, incluso las médicas?

-En el año 2015 la asociación ha realizado 99 ayudas médicas. Todas las necesidades no están cubiertas suficientemente. El Ministerio de Interior ofrece una ayuda sanitaria por las secuelas sufridas en el atentado y que vengan recogidas en sentencia. Pero hay muchos casos en los que pasados los años han aparecido secuelas nuevas, para las que el Ministerio no da cobertura. Un ejemplo son las víctimas que con el tiempo han necesitado ponerse audífonos. En otros casos, las secuelas psicológicas y o físicas les han llevado a tomar bastante medicación que les ha afectado de manera negativa en su salud dental, u otras dolencias con el consiguiente aumento de los gastos en tratamiento dental, farmacia, fisioterapia... Es en estos casos en los que la asociación ofrece ayudas médicas.

-¿Se sienten arropados por las instituciones?

-La historia de la asociación está marcada porque desde sus inicios, dirigentes del PP y organismos e instituciones de su órbita no vieron con buenos ojos el nacimiento de nuestra asociación. Hubieran preferido que no existiésemos. Con el paso del tiempo, la fuerza de los hechos probados y el incremento del terrorismo islamista, a muchos de ellos no les ha quedado más remedio que variar la percepción que tenían de nuestra asociación. Pero no hay que olvidar que también para muchos de ellos somos un estorbo, una molestia, por haber insistido desde el principio por nuestra parte en la autoría yihadista del 11-M, contraria a sus teorías conspirativas.

-La imagen de Pilar Manjón, su exesposa, es la referencia más conocida de la asociación 11-M. La suya como padre de Daniel Paz, una de las víctimas del tren que estalló en la estación de El Pozo, ha sido más reservada. ¿Por qué ha decidido ahora asumir esta tarea?

-Para nada estaba en mis planes ser presidente de la asociación. Al no presentarse Pilar para el nuevo periodo, un grupo de socios me propuso presentarme. Dije que no, argumentando que iba a parecer que la asociación era un asunto familiar: primero la madre de Daniel, después el padre. Tras un tiempo de reflexión y la insistencia de los que me pedían que me presentase, también pensé que ese argumento no podía servir como excusa para no dar un paso adelante.

-Decía Pilar Manjón que a lo largo de estos años el mejor valor de la asociación ha sido la unidad y el haber logrado permanecer alejados de ideologías políticas o religiosas. ¿Lo comparte, siguen igual de unidos?

-Lo comparto. Las ideologías y las prácticas políticas o religiosas son cambiantes, y los problemas existentes también. Por eso la unidad no es un hecho fijo, sino que hay que construirla a diario, independientemente de las afinidades que cada uno pueda tener. El 11 de marzo de 2004, cuando se buscaba entre los hierros de los trenes y se atendía a las víctimas y a los heridos no se buscaba en sus bolsillos el tipo de carnet político, ideológico o religioso que pudieran tener.

-¿Cómo se siente usted anímicamente como víctima, doce años después de la muerte de su hijo Daniel?

-No me considero «víctima» en el sentido más profundo de la palabra. En ese sentido profundo, las auténticas víctimas son los asesinados y los heridos. Es por eso que no puedo decir que me encuentre mal; creo que estoy demasiado bien en comparación de otros, que están muertos o heridos.

-A usted y a su familia les rompieron la vida, pero ¿ha conseguido rehacerla a pesar del dolor?

-Once días después de ser asesinado Daniel, volví al trabajo. Después del horario laboral me interesé por conocer el mayor número de datos posibles sobre los atentados. Comencé a escribir cartas. Después, en el 2006, escribí el libro 11-M Palabras para Daniel y cartas al director. En el 2007 escribí 11-M Cartas al director. Después hice el Blog 11-M Cartas al director http://11mcartasaldirector.blogspot.com.es, desde donde sigo manifestando mis opiniones. Vivo y hago muchas de las cosas que hacía antes de que Daniel fuese asesinado. Otras son nuevas: escribir los dos libros, hacer el blog, ser ahora presidente de la asociación. Cosas que nunca hubiera querido hacer o ser, que no quieres hacer o ser, pero que hay que hacerlas.

-¿Se puede superar un golpe así?

-No es cuestión de superarlo, de saltarlo, de dejarlo atrás. Creo que se trata de vivir con él. Las vivencias están informadas por el golpe y en la cotidianeidad subyace el golpe.

-¿Se sigue preguntando por qué ocurrió aquella tragedia?

-No. Hay suficientes hechos probados indicadores de por qué ocurrió.

-¿Qué pensó al conocer lo ocurrido en el atentado del pasado verano en Niza o lo sucedido en Bruselas o París..., algo que parecía impensable hasta hace nada?

-Antes que pensar lo que sientes es tristeza. Después piensas en la barbarie del terrorismo islamista que asesina a personas inocentes. Personas que incluso están en contra de las guerras. Daniel se manifestó contra la guerra de Irak y los terroristas islamistas le asesinaron. Es lo que tienen los fanatismos de todo tipo, hacen realidad lo impensable.

-¿Afectados por otros atentados les han pedido algún tipo de ayuda, consulta o simplemente les ha llamado en busca de consuelo?

-Sí, nos han pedido asesoramiento y ayuda. Somos la acusación popular del atentado contra el restaurante 'El Descanso' reivindicado por la Yihad. Pero además hemos abierto la Asociación a todos los atentados producidos en el extranjero con víctimas españolas, el de la Embajada de España en Guatemala, el de Bolonia, el de la Casa De España de Casablanca (Marruecos), Bogotá (Colombia) el de Sharm El Seij (Egipto), el de Yemen, el de Paris y el de Bruselas. Todas estas víctimas son de las del 40% de la Ley Integral. También tenemos socios de atentados de Grapo o de ETA: el atentado de Vallecas (Madrid), dos atentados de Pamplona, el de la plaza de Ramales (Madrid), el de la calle José Silva (Madrid), y hemos sido parte en el juicio del atentado de la T4.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate