Diario Vasco

López y Madina no se ven como candidatos de consenso

El paso al frente que dio Pedro Sánchez el sábado al avanzar su intención de presentarse a las primarias para volver a liderar el PSOE ha frenado en seco el rumor que se había extendido en las últimas semanas, sobre todo en Madrid, de que la única solución para solucionar la división interna que atraviesa el partido era apostar por un candidato de consenso que pilotase el futuro inmediato del socialismo. Cuando se deslizaban algunos nombres, era frecuente que en los mentideros salieran las opciones de dos socialistas vascos, Patxi López y Eduardo Madina. Ambos protagonistas habían tratado de quitarse de encima el cartel de posibles candidatos hasta el sábado, pero el anuncio de Sánchez les hizo desmarcarse de una forma aún más clara.

«Ni se me pasa por la cabeza», zanjó López en una conversación informal con los periodistas en el Congreso. Una contundencia similar a la empleada por Eduardo Madina cuando dijo que «segundas partes nunca fueron buenas». El diputado vizcaíno, que ha obtenido su escaño por Madrid, fue precisamente quien se enfrentó a Sánchez hace dos años en la pugna por la secretaría general, de la que salió derrotado. La casualidad quiso que tanto López como Madina se sentaran cerca de Sánchez -uno al lado y el otro detrás- cuando el ex secretario general dimitió de su cargo y fue relegado a la cuarta fila del Congreso. Un escaño que apenas ha tenido tiempo de calentar.

La decisión de Sánchez no sólo complica que uno de sus fieles, Patxi López, pueda erigirse en alternativa, sino que también parece cerrar el paso a otro veterano socialista, Josep Borrell, que en la última semana se había dejado querer por las bases. Borrell, que fue secretario general del PSOE durante un año entre 1998 y 1999, aseguró que colocarle entre los aspirantes es algo «fruto de la imaginación y que nada tiene que ver con la realidad».

Sin otros rivales a la vista, todas las miradas siguen apuntando a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que prolonga la incógnita de si se batirá en duelo con Sánchez. En caso de que Díaz no diera el paso, nadie duda de que la corriente que lidera la gestora trataría de buscar un candidato alternativo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate