Diario Vasco

El PP vasco quiere influir para lograr inversiones para el TAV y la industria

Alfonso Alonso, Borja Sémper, Mariano Rajoy y Javier Maroto pasean por el centro de Donostia en la última campaña electoral.
Alfonso Alonso, Borja Sémper, Mariano Rajoy y Javier Maroto pasean por el centro de Donostia en la última campaña electoral. / LOBO ALTUNA
  • Confía en que la segunda legislatura de Rajoy sea la de la culminación de la 'Y vasca' y que la salida de la crisis refuerce otras apuestas económicas

Los partidos abertzales con representación en el Congreso reprocharon a Mariano Rajoy que no dedicara «ni una palabra» a Euskadi en su discurso de investidura, aunque los compañeros vascos del nuevo presidente del Gobierno responden que «el compromiso de Rajoy con Euskadi está fuera de toda duda» y se preparan para influir lo más posible en el próximo Ejecutivo. Sobre todo, fijan su mirada en las inversiones que se producirán en los próximos años en el tren de alta velocidad -si la legislatura se completa podría ser la de la culminación de la 'Y vasca' antes de 2020- y en política industrial, «un sector muy sensible para Euskadi». Donde no prevén grandes cambios es en la posición mantenida por Rajoy en los últimos años en torno a cuestiones como la política penitenciaria o el derecho a decidir.

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, fue ministro de Sanidad en el Gobierno de Rajoy hasta hace apenas dos meses. Asegura que ese factor, «más que capacidad de influencia, me da una capacidad de entender cómo funciona un Ejecutivo y de qué forma se puede favorecer la colaboración con él». Aclara que, en estos momentos, su prioridad es «fortalecer el proyecto del PP vasco en Euskadi», aunque reconoce que una relación fluida en el Gobierno puede contribuir a ese objetivo, porque aumentaría la «utilidad» de los populares vascos. Apunta también que, a pesar de lo que digan PNV y EH Bildu, «Rajoy sí habló de Euskadi en la investidura y recalcó su compromiso con la defensa del Concierto Económico, lo cual es una muy buena noticia para los vascos».

Alonso considera que «esta legislatura tiene que ser de diálogo, porque las mayorías habrá que construirlas cada día», y recuerda que «en el Parlamento Vasco tampoco hay mayorías absolutas, por lo que tendrá que haber la misma disposición a dialogar». Señala que no plantea «un cambio de cromos entre parlamentos», sino que «haya una misma actitud de diálogo entre los partidos en Vitoria o en Madrid. Si el PNV está dispuesto a hablar con todos en el Parlamento, no entendería que no lo hiciera en el Congreso, por ejemplo, cuando haya que negociar los presupuestos».

En el capítulo de las inversiones que el Gobierno central podría destinar a Euskadi en esta legislatura, Alonso asegura que «en los años más difíciles de la crisis ha habido un esfuerzo inversor importante, con más de 2.000 millones de euros destinados al desarrollo de la 'Y vasca' en la anterior legislatura». El líder de los populares vascos considera que el TAV seguirá siendo «la prioridad», aunque destaca también que «espero que el Gobierno pueda seguir apostando por la política industrial, porque Euskadi es especialmente sensible al desarrollo de la industria». Para que todas estas inversiones se concreten, «será importante que se mantenga la constante de crecimiento económico de los últimos meses», señala Alonso.

Capacidad de interlocución

El portavoz parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, también espera que el nuevo Gobierno de Rajoy «continúe con la senda de reformas que permitan seguir creciendo económicamente y, con ello, seguir creando empleo. Ahora el gran reto es mejorar la calidad del empleo que se crea». Sémper afirma que «el PP vasco confía en ser un partido influyente en las decisiones que puedan a afectar a Euskadi. Las principales serán las económicas y laborales, como en el resto de España, pero también habrá cuestiones importantes en materia de inversión sobre las que el PP vasco debe influir por su capacidad de interlocución con el Gobierno».

El dirigente guipuzcoano señala que, con el inicio de la recuperación económica, «estamos en un estadio diferente. Hace cinco años estábamos en el pozo de la crisis económica y la función del Gobierno de Rajoy fue sacar al país de ese pozo. Ahora que empezamos a recuperarnos de una manera sostenida, se podrán abordar cuestiones que podían estar en un segundo plano. Y ahí incluyo cualquier cuestión que pueda afectar a Euskadi».

Sobre la posibilidad de que un hipotético entendimiento entre el PP y el PNV en el Congreso pudiera desbloquear cuestiones vascas, Sémper advierte: «Si la agenda del PNV es economía, empleo e inversión, habrá posibilidades de entendimiento con el Gobierno. Si el PNV se centra en presos o nuevo estatus político, habrá más dificultades». Sobre todo, confía en que los gobiernos central y vasco actúen en la próxima legislatura con «lealtad institucional» para que se reduzcan los conflictos competenciales entre ambos.

Por su parte, el presidente del PP de Bizkaia y portavoz económico de los populares en el Parlamento, Antón Damborenea, afirma que «la mejor forma de que el Gobierno contribuya al desarrollo vasco es que siga aplicando una políticas que mejoren la economía y el empleo». Apunta que, «aunque a veces se quiere ocultar o no se reconozca, el Gobierno invirtió más de 2.000 millones en el TAV la pasada legislatura. Es la mayor inversión que se ha hecho nunca en Euskadi y será difícil de igualar en esta legislatura, pero estaremos encima para tratar de que los plazos se cumplan».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate