Diario Vasco

«No me siento orgulloso de haber votado no, lo he hecho por convicción»

vídeo

El diputado por Gipukzoa Odón Elorza, ayer en el momento de dar su no a Rajoy en el pleno de investidura en el Congreso. / EFE

  • Elorza no asumió, como estaba previsto, la disciplina de voto y será ahora la dirección del grupo parlamentario la competente sobre una posible sanción

El no de Odón Elorza fue uno de los 15 votos socialistas en contra de la investidura de Mariano Rajoy que finalmente se escucharon ayer en el Congreso de los Diputados. «No me siento orgulloso de haber votado no, lo he hecho por convicción», explicó el diputado por Gipuzkoa al finalizar un pleno que describió como «muy duro, tenso y crispado», no solo por la división con la que llegaba el PSOE a la sesión de investidura, sino también por las intervenciones «provocadoras, intolerables y fuera de lo admisible» de los diputados Gabriel Rufián (ERC) y Oskar Matute (EH Bildu). A juicio de Elorza, ambos diputados han demostrado que son personas a las «que les gusta aprovechar la porquería para removerla y hacer un tipo de política que debería estar prohibida».

Elorza, que dedicó su no en conciencia a su ama, a su tía y a la tradición socialista de su familia, «que nunca hubieran entendido ni aceptado una abstención», no quería ayer ponerse en la tesitura de tener que recibir una sanción por no asumir la disciplina de voto. «No tengo ni idea ni me he planteado esa situación y tampoco tengo miedo a lo que pueda ocurrir. Cuando llegue el momento daré una opinión al respecto, mientras tanto no me sitúo en ese escenario», remarcó.

Desde el patio del Congreso, donde intercambió las primeras impresiones del pleno, explicaba que acababa de ver llorar al menos a diez compañeros socialistas por no haber podido dar su no a Rajoy, «como hubiesen querido». Elorza entiende que tienen cargos orgánicos «de mucha responsabilidad» y un código de comportamiento en el que «se valora mucho, incluso hasta el exceso, ese tipo de normas que el comité federal ha decidido». Comprensivo, comentó que estos compañeros habían vivido una situación contradictoria «porque se han visto plegados a la abstención, aunque su pensamiento y sus convicciones les hubieran llevado a votar no».

El exalcalde de Donostia, que no se considera ni 'pedrista' ni 'sanchista', pero se ha mostrado «leal» al exsecretario general del PSOE, dio por seguro que Pedro Sánchez se presentará a las primarias para intentar volver a liderar el partido. Consideró además «correcto y coherente» que el exsecretario general renunciara a su escaño.

El PSE, por su parte, no hizo ayer ninguna consideración acerca de la posible sanción que pudiera recaer sobre el diputado Elorza por no asumir la disciplina de voto. Fuentes del partido se limitaron a explicar que el partido en Euskadi «no tiene competencia», ya que es un asunto que corresponde dirimir a la dirección del grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados.

«Queremos votar»

El partido en Euskadi sí se pronunció sobre la renuncia de Pedro Sánchez. Idoia Mendia se limitó a decir «los socialistas queremos votar». Lo hizo después de que el exsecretario general del PSOE entregara su acta de diputado y pidiera a la gestora que el lunes ponga fecha, hora y lugar para celebrar el congreso, al que todo apunta que se presentará como candidato para aspirar a liderar el partido. Mendia aludía por tanto al congreso que los socialistas tienen que celebrar para elegir a la nueva dirección y establecer la estrategia a seguir. Los socialistas vascos coinciden con Sánchez y con otros muchos miembros del PSOE en que «es necesario que se convoque, cuanto antes, el congreso federal ordinario», que ya lo prevé una resolución del comité federal, que aseguraba que primero se tenía que conformar el Gobierno de España, para, posteriormente, celebrar el cónclave.

El PSE cree que la militancia socialista tiene que expresarse y no se debe demorar una cita «tan importante» para determinar cuál es el discurso del socialismo español, cuál va a ser su liderazgo y con qué ideas se va a avanzar. Entiende que el congreso es primordial para poder conformar un proyecto de izquierdas «que aspire a gobernar España y a llevar adelante el programa socialista».

Numerosos miembros del PSE expresaron su «respeto» a la decisión adoptada por Sánchez. Lo consideran muy razonable y creen que la explicación del exsecretario general para abandonar el Congreso y presentarse como candidato para liderar, de nuevo, el PSOE «es consecuente con su trayectoria».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate