Diario Vasco

Egibar considera que «las bases de la izquierda abertzale» no entenderían un pacto con el PNV

Egibar considera que «las bases de la izquierda abertzale» no  entenderían un pacto con el PNV
  • El portavoz jeltzale asegura que esa «mochila» de EH Bildu hace casi imposible que se produzca un acuerdo para la gobernabilidad

El portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, Joseba Egibar, consideró ayer que un pacto de gobierno entre los jeltzales y EH Bildu es todavía muy complicado porque «todo el mundo tiene sus mochilas, y que de la noche a la mañana la izquierda abertzale esté gobernando con el PNV sería difícil de entender por sus bases. En una tertulia de los portavoces parlamentarios en Radio Euskadi, Egibar y el socialista José Antonio Pastor coincidieron en que la semana que viene será «muy importante, aunque no definitiva» para «conocer el alcance de los acuerdos» para el futuro Gobierno Vasco.

El PNV mantiene abiertas las conversaciones con socialistas y EH Bildu, centradas en cuatro materias: política económica, defensa de las políticas sociales, autogobierno y convivencia. Aunque las reuniones se están manteniendo en paralelo, todas las señales que emiten los tres partidos que intervienen en ellas confluyen en que lo más probable es que acabe fructificando un acuerdo entre jeltzales y socialistas. Como comentaba un dirigente del PNV a este periódico en los últimos días, aunque el PNV y EH Bildu han acercado posturas en algunas materias, «cuando las dos traineras se acercan demasiado, siempre acaban chocando los remos», por lo que un acuerdo estable en estos momentos parece una quimera.

Según Egibar, «en estas primeras reuniones estamos en el para qué, luego definiremos el cómo y con quién. Todavía no está decidido nada, si acuerdos de coalición, pacto de legislatura o puntuales, aunque el PNV quiere los máximos acuerdos».

Al portavoz del PNV le replicó el parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno, quien comentó que «Egibar tiende a poner una mochila muy grande a la espalda de EH Bildu, pero no ve mochila en la del PSE. Nosotros abogamos por acuerdos de país. Cuando dice que nosotros no tenemos una alternativa seria, que se lo pregunten a Gorka Urtaran», alcalde de Vitoria del PNV, que fue tercera fuerza en las elecciones, gracias al apoyo de EH Bildu, segunda fuerza.

Uno de los motivos de fricción entre PNV y EH Bildu, además de las discrepancias que han hecho públicas en políticas sociales, es la paz y la convivencia. Egibar afirmó que también en este capítulo hay que llegar a un entendimiento para compartir un futuro político, aunque añadió que «sabemos lo que está pesando la estrategia de violencia de ETA».

Urruzuno comentó que en este punto «si se va a dar algún acuerdo, tendrá que ser entre PNV y EH Bildu. Si luego se suman PSE o Podemos, mejor, pero el eje central se tendrá que configurar entre el PNV y EH Bildu».

Por parte del otro partido implicado en las negociaciones para formar gobierno, el portavoz socialista, José Antonio Pastor, advirtió al PNV de que no podrá «pactar los días pares con unos y los impares con otros. Hay un espacio importante de entendimiento en las cuatro materias con el PNV, y es este partido el que tiene que tomar una decisión, pero pretender poner huevos en dos cestas es un poco difícil».

Las cosas de comer

Pastor insistió en la idea de que «nosotros vamos a poner todo de nuestra parte si hay posibilidades de acuerdo, pero no se puede pretender que nosotros acompañemos al PNV para las cosas de comer y para las otras se busque un socio distinto», en este caso EH Bildu.

En el resto de grupos, Lander Martínez (Elkarrekin Podemos) confirmó que su formación «será oposición, aunque estaremos abiertos a pactos puntuales». De la misma forma, el popular Borja Sémper también se situó «en la oposición». «Habrá un gobierno de coalición PNV-PSE», vaticinó, lo que «garantiza la comodidad absoluta del PNV, porque el PSE va a quedar diluido».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate