Diario Vasco

«En Euskadi se ha sufrido una victimización mayor por el señalamiento y la falta de apoyo»

  • La psicóloga Teresa Díaz Bada, hija de un asesinado por ETA, aprecia «un plus de fortaleza» en los afectados por atentados en el País Vasco

Teresa Díaz Bada asistió ayer a la jornada de reflexión en el Palacio Miramar en su doble condición de psicóloga clínica e hija de una víctima de ETA, el superintendente de la Ertzaintza Carlos Díaz Arcocha, asesinado en Arkaute el 7 de marzo de 1985. Desde su conocimiento profesional explicó que el daño psicológico ha sido igual para todas las víctimas, pero que en el caso de los afectados en el País Vasco han sufrido «una victimización mayor» por el señalamiento después del atentado, por la estigmatización y la falta de apoyo social, especialmente en atentados de ETA.

Expuso que para que una víctima del terrorismo se recupere necesita un apoyo familiar, social y la intención decidida de la víctima, desde el punto de vista psicológico, de recuperar su vida. Díaz Bada consideró que las víctimas del terrorismo del País Vasco tienen un «plus de fortaleza» porque «se han encontrado muy solas y deshumanizadas, y han tenido que salir adelante sin apoyo social».

La hija del superintendente de la Ertzaintza asesinado constató que las víctimas han comenzado a ser «visibles» no hace tantos años. Se refirió a la huella del desamparo social y la deshumanización que ha podido ver en muchos afectados por atentados, algunos de las cuales ha podido tratar profesionalmente. Recordó el caso de la hija de un asesinado que le contó que cuando regresó a clase, dos semanas después de quedarse sin padre, «a uno de los profesores no se le ocurrió otra cosa que decirle, con absoluta falta de humanidad, 'te va a ser muy difícil aprobar la asignatura'».

Destacó que el testimonio de las víctimas es muy importante porque solo ellas van a poder explicar cómo su victimización «va mucho más allá del primer sufrimiento, ese que se apodera del afectado en el momento del atentado y en los días inmediatos». Teresa Díaz Bada también quiso reparar en la necesidad del respeto, la empatía y de un lenguaje adecuado hacia la víctima.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate