Diario Vasco
Sonia Ramos, en su despacho en la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.
Sonia Ramos, en su despacho en la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo.

«Las víctimas del terrorismo tienen una reivindicación común, que no se les olvide»

  • Sonia Ramos - Directora general de Apoyo a las Víctimas, La responsable del apoyo a los afectados por el terrorismo anuncia que el Centro Memorial que se construye en Vitoria se podrá inaugurar en otoño de 2017

Sonia Ramos, directora general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo del Ministerio de Interior, participa esta mañana en el Palacio Miramar en la jornada 'Las víctimas como testigos del terror', organizada por la Fundación Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo y el Instituto de Historia Social Valentín de Foronda. Ramos hablará de la importancia de la memoria y de «cómo podemos contribuir desde las instituciones y la sociedad a que se preserve».

-¿Cuáles son los principales logros de la Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo desde que llegó al cargo en 2012?

-Los programas de atención a las víctimas de una manera integral. Me siento especialmente satisfecha del convenio firmado con el Colegio de Psicólogos porque las víctimas y las asociaciones venían demandando una atención psicológica que fuese de calidad. Hemos formado una red nacional de más de 230 psicólogos. Ya en los últimos atentados yihadistas, con víctimas españolas en París o Bruselas, hemos derivado esa atención al colegio. Lo mismo ha ocurrido en casos de víctimas de ETA antiguas que tenían secuelas psicológicas. Además, desde 2012 se han abonado indemnizaciones a las víctimas por más de 130 millones de euros. Y seguiremos trabajando, sobre todo, en asentar una memoria sólida que sea relatada desde el punto de vista del testimonio de la víctima.

-¿Cuándo prevé que finalice la construcción del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo?

-Se espera que la sede en Vitoria se pueda inaugurar en otoño de 2017. De momento, existe ya la fundación que dirige Florencio Domínguez, que trabaja de manera intensa.

-¿Cuál va a ser el objetivo central del Memorial?

-Va a tener un proyecto museológico importante con el asesoramiento de expertos del Ministerio de Cultura y habrá una exposición permanente acorde con los objetivos de preservación de la memoria. En la labor archivística, se están recibiendo donaciones de fondos documentales de las propias víctimas y de las asociaciones. También es muy importante la documentación que la juez francesa Le Vert ha cedido a España y que parte de ella, la que no se necesite en la Audiencia Nacional, se va a ceder al centro memorial. A esto hay que añadir el convenio con el instituto Valentín de Foronda para realizar un gran proyecto de investigación sobre el terrorismo de ETA y sus víctimas.

-¿Cuál debe ser el papel de las víctimas en este centro?

-Va a ser una colaboración constante en la cesión de documentos y en la elaboración de testimonios, y en los próximos meses está previsto que se configure un comité asesor de víctimas que colaborará en la gestión diaria. Desde un primer momento, hemos tenido claro que el centro es para las víctimas. Lo primero que hizo el ministro fue enviar una carta a las asociaciones para que hiciesen sus aportaciones y para ello hemos mantenido todo este tiempo un buzón de correo electrónico.

-¿Cómo se van a recabar los testimonios?

-Antes de hacer grabaciones nuevas, se ha empezado a tener contacto con personas y entidades que tienen recopilados los testimonios, para reunir primero lo que ya está hecho. De hecho, se han recibido ya varias decenas de testimonios de víctimas. La idea es tener un banco de memoria en el centro que pueda tener entorno a 150 grabaciones.

-¿Está decidido quién formará el comité asesor?

-Por el momento no. Las víctimas están representadas en el patronato por la presidenta de la Fundación de Víctimas, Mari Mar Blanco, y otra afectada, Conchita Martín.

-Se va a incluir a los heridos en el banco de la memoria. ¿Cómo se acometerá esta tarea?

-La fundación ha puesto en marcha una investigación sobre los heridos en atentados, para lo que tendrá la colaboración del Ministerio. Es una tarea ingente, pero somos conscientes de la importancia de la iniciativa porque las asociaciones nos piden frecuentemente que no nos olvidemos de los heridos

-¿De cuántas personas se estaría hablando?

-Más de 10.000 personas.

-La ley contempla también que los amenazados tendrán un «trato honorífico». ¿Qué se está haciendo en ese terreno?

-La ley hacía un reconocimiento de los amenazados de manera genérica y, en el reglamento de 2013, lo concretamos. Además del necesario reconocimiento honorífico que se ya se ha traducido en una condecoración, la insignia, arbitramos una serie de ayudas para paliar los perjuicios que la víctima y su familia había sufrido. Era una deuda pendiente. Hasta el momento hemos hecho prácticamente un centenar de reconocimientos, hay algunos más en trámite y se han abonado también ayudas.

-¿Qué papel deben tener en el futuro de convivencia los afectados por el terrorismo?

-Una de las mayores reivindicaciones, común a todas, es que no se les olvide y que la construcción del relato se fundamente en una historia que sea contada desde su perspectiva, ya que desde determinados ámbitos se ha pretendido diluir su recuerdo con otros conceptos que no tienen cabida en el verdadero derecho a la memoria, dignidad, justicia y verdad que recoge la ley.

-Con el fin de ETA, del que se acaban de cumplir cinco años, ¿teme que una parte de la sociedad trate de pasar página demasiado rápido?

-La sociedad actual reconoce a las víctimas y las protege, no creo que haya olvido. La preocupación y reivindicación de las víctimas es de cara al futuro. Pensemos en las nuevas generaciones que no la han vivido. Esta mañana he estado en unas jornadas que organizaban la Universidad Francisco de Vitoria y la AVT, y muchos de los alumnos que estaban allí no saben quién es Miguel Ángel Blanco... Si nosotros pretendemos que esa memoria no sea transitoria e impregne la sociedad del futuro tenemos que hacerlo con los jóvenes.

-¿En su trato con las víctimas detecta que aún hay muchas heridas abiertas?

-Observamos un mayor dolor en las víctimas de los atentados antiguos porque la concienciación social acerca del terrorismo y sus consecuencias no se vivió en un primer momento como ahora.

-¿Cómo ve que expresos acudan a homenajes a víctimas de ETA?

-Todo lo que sea pedir perdón y arrepentirse de lo sucedido es un avance, aunque hasta el momento no lo han hecho muchos. De todos modos, nosotros seguimos exigiendo que ETA desaparezca.

-¿Cómo es su relación con el Gobierno Vasco en materia de paz y convivencia?

-A lo largo de toda la legislatura hemos mantenido relaciones de normalidad con el Gobierno Vasco, con la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos.

-¿Mantiene contacto también con Jonan Fernández?

-Mantengo contacto con Monika Hernando.

-¿Ha visitado el Instituto de la Memoria, Gogora?

-No.

-¿Tiene pendiente esa visita?

-No lo descarto.

-¿Ayuda a la convivencia que se investigue como delito de terrorismo los hechos ocurridos en Alsasua? ¿Cree que se pudo cometer ese delito?

-La Fiscalía ha visto indicios de que pudiera ser un delito de terrorismo y así se lo ha trasladado a la juez que ha iniciado una investigación.

-¿Usted cree que hoy se da una campaña de acoso contra las fuerzas de seguridad del Estado o es un hecho aislado?

-Creo que ya no me corresponde valorarlo a mí. Lo que hemos visto en Alsasua ha ofendido mucho a las víctimas del terrorismo y lo comprendo y estoy de su parte.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate