Diario Vasco

El PNV se prepara para una nueva fase en la relación con el Gobierno

  • Los jeltzales confían en que la minoría de Rajoy abra «el juego» pero afirman que cambiará el «paradigma» de las negociaciones

El estreno de un Gobierno de Mariano Rajoy sin el parapeto de la mayoría absoluta puede abrir una nueva fase en la relación de los populares con el PNV. Así lo esperan por lo menos los jeltzales que confían en que sus cinco votos en el Congreso sirvan para «jugar algún partido» que reporte alguna victoria para Euskadi, aunque advierten de que no han disipado aún sus recelos respecto a los populares y avisan de que las negociaciones no transcurrirán con «el mismo paradigma» utilizado en anteriores legislaturas, como la última de Rodríguez Zapatero. El del voto a cambio de alguna transferencia.

El PNV llevaba esperando este momento, el de un Gobierno en minoría, desde hace cuatro años, cuando vio truncadas sus expectativas de seguir desarrollando la «agenda vasca» con un Rajoy blindado a la negociación que se ha negado a abordar ninguno de los ejes prioritarios planteados por los jeltzales. Nada en paz y convivencia, unos cuantos conflictos competenciales en materia de autogobierno -el último ayer a cuenta de una ley especialmente sensible, la de abusos policiales-, y choques en cuestión educativa o retrasos en la inversión del TAV. Ese es el resumen que han ido haciendo los nacionalistas del último mandato de Rajoy.

Tras la investidura de este sábado, en la que el PNV negará el apoyo al candidato popular, los jeltzales instan al PP a cambiar «su tono» y su actitud respecto a sus reivindicaciones y hacer gala de esa «generosidad» que Rajoy ha asumido ya que tendrá que practicar no solo con el PNV, sino con todos los grupos si quiere sacar adelante alguna iniciativa parlamentaria, entre ellas, los Presupuestos de 2017.

«Las buenas palabras que pueda tener el PP las tiene que transformar en hechos», advirtió, no obstante, Aitor Esteban en una entrevista en Radio Euskadi, donde exigió «otro talante y otra forma de comunicarse». Los jeltzales creen que un primer síntoma de si Rajoy está por la labor de establecer una nueva fase de diálogo será la configuración de su Ejecutivo, en el que el PNV ha reprobado por ejemplo la presencia del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.

Nombramientos

La colisión a la hora de gestionar la política, sobre todo en materia de desarme y penitenciaria, después del final de ETA, y algunas controvertidas declaraciones y actuaciones del ministro en funciones han extinguido la confianza en el titular de Interior, sobre cuya continuidad Rajoy aún no ha desvelado nada.

Además de esta materia, en la que el PNV espera avanzar con la transferencia, por ejemplo, de Prisiones, como el lehendakari reclamó de nuevo el lunes; los jeltzales observan «con pasión» -reconoció el senador Jokin Bildarratz- la posibilidad de encarar otros asuntos como el de la actualización del autogobierno, prioritario para ellos, la renovación del Cupo o la culminación del TAV.

El discurso que esta tarde pronunciará Rajoy en el Congreso servirá también de declaración de intenciones para los jeltzales. Si en él aparece alguna mención a Euskadi o a las materias que el PNV tiene escritas en la «agenda vasca» que ha presentado en varias ocasiones al ahora presidente en funciones, percibirán un primer gesto de cambio. Si no, como ocurrió en su primer discurso, volverán a reprochar que no ven ningún cambio de actitud.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate