Diario Vasco

El Parlamento navarro no logra consensuar un texto tras el fin de ETA

  • La Cámara foral, sin embargo, aprueba dos iniciativas presentadas por la presidenta de la institución y por los grupos de la oposición

La Junta de Portavoces del Parlamento foral de Navarra no logró consensuar ayer una declaración institucional con motivo del quinto aniversario del fin de la violencia de ETA y, en su lugar, aprobó dos iniciativas, presentadas por la presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez (Podemos), y por los grupos de la oposición.

La iniciativa de Aznárez supuso la retirada de la propuesta de declaración que había presentado Geroa Bai en solitario, en aras, según subrayaron, de lograr el mayor consenso. Sin embargo, el texto no logró aunar el apoyo mayoritario ya que regionalistas y populares votaron en contra. Además, sus portavoces, al igual que la portavoz del PSN, María Chivite, reprocharon a los impulsores su nula voluntad de consenso, ya que no les habían hecho llegar el texto.

Con los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E salió adelante la declaración propuesta por Aznárez en la que el Parlamento muestra su satisfacción por un futuro de convivencia en el recuerdo y homenaje a todas las víctimas, y afirma su compromiso por un futuro donde las ideas políticas puedan defenderse en libertad y en el respeto a los principios democráticos y en el que ETA culmine su desarme.

El texto de los grupos de la oposición (UPN, PSN y PPN) fue aprobado con la abstención de Geroa Bai y EH Bildu en todos sus puntos y el apoyo de Podemos e I-E en unos y la abstención en otros. Con la abstención de Geroa Bai y EH Bildu se acordó condenar los asesinatos, heridos, secuestros y extorsiones cometidos por ETA durante 40 años; mostrar solidaridad con las víctimas e instar a aplicar la Ley de Víctimas del Terrorismo de Navarra e implantar en los centros educativos un programa que relate lo ocurrido.

Podemos se unió a la abstención en el punto que se exige a ETA que se disuelva, que entregue «incondicionalmente» las armas, que reconozca el daño causado y que pida perdón a las víctimas, mientras que las cuatro formaciones que sustentan al Ejecutivo se abstuvieron en el reconocimiento del «gran trabajo» de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como de Francia, en la lucha contra ETA.

Carlos García Adanero (UPN) sostuvo que la propuesta de la presidenta tenía como único objetivo que la pudiera «votar Bildu», y que en ella se buscaba decir que «aquí no ha habido vencedores, ni vencidos, que hay un conflicto». El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, señaló que su texto recogía muchos de los puntos incluidos en la iniciativa de UPN, PSN y PPN, por lo que se abstuvo. Por su parte, Adolfo Araiz (EH Bildu) valoró la iniciativa de la presidenta, cuyo contenido le pareció «positivo», mientras que el otro texto le pareció un «discurso viejo y caduco».

La portavoz de Podemos, Laura Pérez, justificó su abstención en dos puntos aludiendo a cuestiones de matiz, mientras que la socialista María Chivite explicó que se sumó a la declaración de la presidenta a pesar de considerarla insuficiente por no recoger explícitamente ni la exigencia de disolución unilateral de la banda ni el perdón por el daño causado. La portavoz del PPN, Ana Beltrán, aseguró que no iban a respaldar un texto que tiene como objetivo «dulcificar la realidad». En su opinión, la declaración es «farisea, tibia y a medias tintas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate