Diario Vasco

El Parlamento navarro estudia si convoca a Barkos para analizar la agresión de Alsasua

Unas dos mil personas marcharon el pasado sábado contra la Guardia Civil y los «montajes políticos».
Unas dos mil personas marcharon el pasado sábado contra la Guardia Civil y los «montajes políticos». / EFE
  • PP y UPN reclaman a la presidenta foral que condene la agresión y que rompa el pacto de gobierno con EH Bildu si no lo hace también

La Mesa y la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra decidirán durante las sesiones de esta mañana si citan o no a la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, para que opine sobre la agresión que sufrieron dos guardias civiles en Alsasua y facilite información sobre el avance de la investigación policial.

En diferentes escritos presentados en la Cámara por el PP y UPN, también se solicita la comparecencia de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, para que aclare si la reacción de EH Bildu ante el incidente -no lo ha condenado expresamente- va a afectar al pacto que sostiene el Ejecutivo.

Las discrepancias políticas en Navarra vienen repitiéndose desde que se conociera la agresión de Alsasua hace dos domingos. Dos agentes que se encontraban fuera de servicio fueron identificados e increpados de madrugada en un bar de la localidad en el que disfrutaban de una noche de fiesta con sus parejas. Al salir del local, varios radicales les dieron una paliza que dejó a uno de los funcionarios con un tobillo y el labio roto, y al otro y las dos mujeres, con contusiones leves. Reunido de urgencia el pasado lunes, el Parlamento foral no fue capaz de consensuar una declaración institucional de condena.

Aparecieron dos textos. Por un lado, UPN, PP y PSN fueron más contundentes -«han sido agredidos por el simple hecho de ser agentes»-, y por el otro Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra se limitaron a «condenar los hechos» y mostrar su «solidaridad con los heridos». Ninguna alusión al instituto armado. EH Bildu no secundó ninguno, ya que considera que «hay versiones contrapuestas» y que el altercado fue «una pelea como las de cualquier fin de semana». Más que eso, Sortu, integrante de la coalición soberanista, convocó el pasado sábado una manifestación en Alsasua contra la Guardia Civil y los «montajes policiales» que arrancó entre insultos a varias víctimas del terrorismo que irrumpieron en una céntrica plaza de la localidad para «defender la labor del instituto armado». «Es repugnante y deleznable», lamentó el presidente de la gestora del PP navarro, Pablo Zalba.

«No caben medias tintas»

La presidenta del Gobierno foral sólo se ha pronunciado públicamente en una ocasión sobre la paliza a los guardias civiles durante la última semana. Visitó a los agentes heridos a las pocas horas de la agresión y sus únicas declaraciones respecto al tema las hizo el pasado lunes a preguntas de los periodistas tras un acto en San Sebastián. «Hemos sido firmes y contundentes», aseguró Barkos, «lo hemos condenado y hemos asumido la investigación sobre lo ocurrido».

También fue cuestionada por la postura de EH Bildu, su socio de gobierno, pero no respondió. Paralelamente, la consejera navarra de Interior, María José Beamount, pedía prudencia al considerar que hay «versiones contradictorias de los hechos». «Aquí no caben medias tintas ni justificaciones veladas», lamentó posteriormente Pablo Zalba antes de reclamar a Uxue Barkos que «suelte lastre». «Si EH Bildu no condena estos actos violentos, no debe permanecer ni un minuto más en el Ejecutivo foral».

La reflexión de si se cita finalmente o no a la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, llega después de un fin de semana agitado en la localidad navarra. El sábado, una manifestación organizada por Sortu y otros colectivos cercanos a la izquierda abertzale, e integrada por unas dos mil personas marcharon en contra de la Guardia Civil al grito de «perros», «fascistas», «asquerosos», «iros a España». Sin escolta ni presencia policial, los miembros de Covite irrumpieron entre silbidos y gritos de «alde hemendik» portando carteles en los que se leían las consignas 'Odio fuera', 'Aquí sobran los violentos', y 'Guardia Civil, seguid aquí'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate